Laura López Reverón sueña ahora con obtener destino en su tierra, en Canarias. En la imagen, ayer, cuando el Rey le entregó su despacho de teniente de la Guardia Civil
Laura López Reverón sueña ahora con obtener destino en su tierra, en Canarias. En la imagen, ayer, cuando el Rey le entregó su despacho de teniente de la Guardia Civil - Fabián Simón
Interior

Una joven tinerfeña de 23 años hace historia en la Guardia Civil por sus notas

Se ha convertido en la primera mujer que obtiene despacho de teniente de la Benemérita con el número 1 de su promoción

ZaragozaActualizado:

Se llama Laura López Reverón, tiene 23 años, es tinerfeña y acaba de hacer historia en la Guardia Civil tras haberse convertido en la primera mujer que obtiene despacho de teniente de la Benemérita con el número 1 de su promoción. Un mérito que se multiplica si se tiene en cuenta que las mujeres son minoría en las aulas de la Academia General. En su caso, en la Escala Superior de Oficiales de la Guardia Civil, en esta promoción solo eran ocho mujeres, frente a 60 hombres.

Ayer recibió su despacho de oficial de manos del Rey. Y lo recibió con condecoración incluida, la Cruz del Mérito Militar con Distintivo Blanco, precisamente por sus espectaculares notas. Felipe VI se lo entregó en el emblemático patio de la Academia General Militar de Zaragoza, engalanado, como cada año para estas fechas, con el fin de despedir a la nueva hornada de oficiales del Ejército de Tierra y de la Guardia Civil.

A López Reverón, su pasión por la Guardia Civil y por el mundo castrense le viene de familia. Una saga en la que no le faltan parientes dedicados al servicio público en las Fuerzas Armadas y en la Benemérita.

En la ceremonia podía ocultar su emoción por la meta alcanzada. Ni su entusiasmo por haber recibido su despacho de teniente de manos del Rey, que presidió el solemne acto en la Academia General junto a Doña Letizia.

La sobresaliente brillantez de su expediente académico contrasta con la sencillez con la que ayer atendía a los periodistas que se arremolinaban ante ella en busca de declaraciones. Más que hablar de ella, prefería hablar de sus compañeros, de los lazos de amistad y apoyo mutuo trabados en el esforzado día a día de sus años de formación. Y dedicaba también palabras a aquellos que deseen dedicarse profesionalmente a la carrera militar, a los que anima a luchar por perseguir ese sueño.

Ahora, tras los años de estudio y de preparación para el mando, a esta joven oficial le espera el servicio activo en las filas de la Guardia Civil. Su sueño inmediato es volver a su tierra, obtener allí destino como teniente.

López Reverón lo tuvo claro desde bien joven. Quería ser guardia civil y quería prepararse para lograr el grado de teniente. Tras terminar sus estudios en el instituto, logró su primera meta: obtener plaza en la Academia General Militar. Allí arrancó su formación, dos cursos, dos años. Luego, tres más de formación en la Academia de Oficiales de la Guardia Civil, en Aranjuez.

Ayer, completada su formación superior, esta joven tinerfeña veía cumplido su sueño, y con un expediente tan brillante que la convierte en un nombre propio en la historia de la Benemérita.

Nunca hasta ahora una mujer había logrado ser número 1 de su promoción de la Escala Superior de Oficiales de la Guardia Civil. Pese al mérito evidente, la teniente López Reverón prefiere quitarse importancia. Dice que, a fin de cuentas, no es más que la muestra de la igualdad entre sexos que -asegura- se da en el Ejérctio y en la Guardia Civil.

En su promoción, esta joven de 23 años ha obtenido despacho junto a otros 67 compañeros, otras siete mujeres y 60 hombres. Como todos ellos, Laura no solo ha logrado ser teniente, sino también la titulación universitaria de Ingeniería, en la especialidad de seguridad.