Pedro Sánchez y Pablo Iglesias durante la firma de su acuerdo de Presupuestos/ Vera: "El Gobierno tiene que garantizar que se cumplan las medidas" - EP/ Vídeo: ATLAS

Sánchez asume que Iglesias controlará la negociación de los Presupuestos

Podemos avisa: no se puede rebajar el acuerdo para sumar a PNV, PDECat y ERC

MadridActualizado:

Que en la negociación de los Presupuestos con ERC, PDECat y PNV Pablo Iglesias iba a tener un papel destacado era algo que se intuía. Lo que no estaba tan claro es que Unidos Podemos tendría una suerte de «última palabra» en un acuerdo que en definitiva compete al Ejecutivo. El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, quiso dejar claro ayer esta cuestión y advirtió a Pedro Sánchez de que si Moncloa rebaja o renuncia a algunas de las medidas acordadas « el acuerdo deja de ser acuerdo».

«Está cerrado y el Gobierno debe garantizar que se cumple», añaden desde la formación. El Gobierno acepta sin rechistar ese planteamiento de Podemos, lo que significa en la práctica que los de Pablo Iglesias sean árbitros y moderadores de una negociación que, en cualquier caso desde el Ejecutivo se plantea que dirigirán ellos en la persona de la ministra de Hacienda.

María Jesús Montero se comprometió a que si durante los contactos con el resto de grupos apareciera «cualquier cuestión que afectara al acuerdo previo» con Podemos se trataría «en coordinación» con ellos y siendo necesario contar con su «visto bueno». Montero avanzó también que «probablemente» empezará sus contactos «con el PNV», ya que entienden que con ellos se puede abordar una negociación en clave presupuestaria sin atender a otras cuestiones.

En ese sentido, la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, reconoció que «las autoridades catalanas demandan medidas con la población reclusa» pero que su legitimidad deriva en que representa al Estado de derecho, y el Estado de derecho es separación de poderes: «El Ejecutivo no puede actuar, y lo saben muy bien», insistió.

En el Gobierno son bastante optimistas respecto a la posible aprobación de las cuentas, especialmente porque ven muchas opciones en el apoyo de PNV y ERC. Y en Moncloa se cuenta con que con esos votos se llegaría a 170, suficientes para aprobar las cuentas en segunda votación contra los 169 votos de PP y Ciudadanos. Unas cuentas en la que necesitan, y esa es la clave, la abstención del PDECat.