El Príncipe Faisal Bin Bandar Bin Abdulaziz Al-Saud saluda al ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, en presencia del Rey Felipe VI
El Príncipe Faisal Bin Bandar Bin Abdulaziz Al-Saud saluda al ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, en presencia del Rey Felipe VI - EFE

El Rey llega a Arabia Saudí tras los dos viajes frustrados

Don Felipe, que viaja acompañado por dos ministros y tres secretarios de Estado, fue recibido en el aeropuerto por el gobernador de Riad

Enviada especial a RiadActualizado:

El Rey ha llegado a las siete y diez de la tarde (cinco y diez en España) de este sábado a Arabia Saudí para iniciar una visita oficial con objetivos políticos y comerciales. Don Felipe ha sido recibido en el Pabellón Real del aeropuerto Rey Jaled por el gobernador de Riad, el Príncipe Faisal bin Bandar al Saud. De esta forma ha empezado una visita oficial que tuvo que ser aplazada en dos ocasiones. La primera, en febrero del año pasado, por el bloqueo político que vivía España, y la segunda, el pasado noviembre, cuando tuvo que ser cancelada horas antes de que partiera el avión oficial tras la muerte de un hermano del Rey Salman de Arabia Saudí.

Don Felipe llegó en un Airbus de la Fuerza Aérea Española, acompañado por los ministros de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, y de Fomento, Íñigo de la Serna, y los secretarios de Estado de Defensa, Agustín Conde; de Comercio, María Luisa Poncela, y de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Julio Gómez-Pomar.

Con motivo de la visita, también se han trasladado por su cuenta a Riad una docena de empresarios españoles, entre ellos el presidente de Navantia, José Manuel Revuelta, que se encuentra a la espera de la firma de un contrato para construir cinco corbetas y una base naval para las Fuerzas Armadas saudíes. Este contrato, que asciende a 2.000 millones de euros, dará trabajo a 3.000 empleados durante varios años a los astilleros de Ferrol y Cádiz.

Aunque Don Felipe trata de desvincularse de cualquier contrato de una empresa concreta -lo suyo es defender los intereses generales-, su visita a Arabia Saudí permitirá escenificar las buenas relaciones entre los dos países y creará el clima propicio dentro de la mentalidad árabe para impulsar la adjudicación a la que aspira Navantia.

Tras el recibimiento en el aeropuerto de Riad, Don Felipe se trasladó a la que será su residencia hasta el lunes, el Palacio Rey Saud. La primera cita del Monarca en Riad será este domingo, a las diez de la mañana, cuando reciba a la colonia española residente en Arabia Saudí. Después será recibido con los máximos honores por el Rey Salman, quien ofrecerá un almuerzo en su honor. Tras la comida ambos Reyes mantendrán un encuentro bilateral, al que se sumarán las delegaciones.

Después de esta reunión, Dastis abandonará Riad para poder asistir el lunes en Bruselas a un Consejo de Ministros de Asuntos Exteriores. A partir de ese momento, será De la Serna quien ejerza de ministro de jornada. Dastis se comprometió el pasado jueves en el Congreso de los Diputados a «evocar los derechos humanos» durante la visita del Rey a Arabia Saudí.

El programa provisional de la visita -cambia sobre la marcha- no incluye finalmente que el Rey se reúna con los Príncipes Herederos, el sobrino del Rey Salman, Mohamed bin Naif, de 57 años, que es el Heredero de la Corona, vicepresidente primero del Consejo de Ministros y ministro del Interior. Ni con el hijo del Rey Mohamed bin Salman, de 31 años, Sucesor del Príncipe Heredero, ministro de Defensa y responsable del plan Visión 2030. En cambio, Don Felipe sí tiene un encuentro programado en la tarde del domingo con el ministro de Finanzas, Mohamed bin Abdulá Al-Jadaan. Por la noche, será el gobernador de Riad quien ofrezca una cena en honor del Monarca invitado.

Además de los encuentros del Rey, durante la visita está previsto que el secretario de Estado de Defensa se reúna con su homólogo saudí y que el ministro de Fomento mantenga un encuentro con el presidente de Saudí Railways Organization (SRO), Rumaih bin Mohamed al Rumaih, con quien abordará las obras del «AVE del desierto», que unirá la Meca con Medina.

El objetivo del viaje es dar continuidad a la relación entre la Familia Real española y la saudí, y apoyar a las empresas españolas que aspiran a aprovechar las oportunidades de negocio que ofrece Arabia Saudí, inmersa en un plan de modernización de su economía para hacerla menos dependiente del petróleo. Los saudíes calculan que les quedan reservas de crudo para unos 80 años.

El viaje del Rey concluirá el lunes con un contenido exclusivamente económico. Ese día Don Felipe desayunará con empresarios españoles y después de visitar la Ciudad Rey Abdulaziz para la Energía Atómica y Renovable, mantendrá un encuentro en la Cámara de Comercio con empresarios saudíes.