España acogerá a 60 migrantes del Aquarius por un acuerdo entre seis países

Torra ofrece los puertos que controla el Gobierno autonómico como opciones para los 141 inmigrantes

MADRIDActualizado:

El Gobierno de España acogerá a 60 de los inmigrantes que se encuentran en estos momentos a bordo del Aquarius sin que ningún puerto haya querido recibirlos. Fuentes de Moncloa confirman que el Gobierno «ha coordinado un acuerdo en el que participan seis países» para acordar este reparto. Desde el Gobierno se destaca que «es la primera operación de este tipo de distribución de migrantes entre varios estados europeos»

El Gobierno se atribuye el mérito del pacto entre países: «Es un acuerdo que ha sido posible gracias al camino emprendido en junio, cuando el Gobierno de España decidió acoger al Aquarius para resolver una situación humanitaria difícil y poner encima de la mesa de Europa la necesidad de buscar una salida coordinada y común al reto de la gestión de los flujos migratorios».

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha destacado en su perfil de Twitter el acuerdo: España ha coordinado un acuerdo pionero con 6 países para distribuir la acogida de las personas del #Aquarius. Ha sido posible gracias al camino que emprendimos en junio, impulsando una salida común y solidaria a los flujos migratorios. España acogerá a 60 personas».

Entre esos países se encuentra también Portugal, cuyo Ministerio de Administración Interna ha informado de que «está disponible para, en articulación con los Gobiernos de España y Francia, acoger a 30 de los 244 inmigrantes que se encuentran en el navío Aquarius y en otras pequeñas embarcaciones que están atracando en Malta».

Torra ofrece sus puertos

Al parecer, Francia también entraría en el pacto para recibir a inmigrantes de este barco gestionado por las ONG SOS Mediterranée y Médicos sin Fronteras, aunque las fuentes consultadas por Efe no han precisado qué otros países formarían parte de él.

El Gobierno no ha precisado dónde llegará el barco humanitario. Precisamente hoy martes, el presidente de la Generalitat, Quim Torra, había ofrecido los puertos que controla el Gobierno autonómico como opciones para que los 141 inmigrantes que rescató el Aquarius frente a las costas de Libia el pasado viernes desembarquen.

Las instalaciones en cuestión son los puertos de Palamós (Gerona), Vilanova (Barcelona) y Sant Carles de la Ràpita (Tarragona), sin embargo, la Generalitat no tiene margen para hacer mucho más que gesticulaciones. No obstante, según detallaron a ABC fuentes del Ejecutivo autonómico, este no tiene competencias en materia de migración y no puede hacer mucho más que mencionar qué puertos tienen espacio para acoger a los refugiados. A pesar de tener instalaciones marítimas propias, todos los aspectos relacionados directamente con la acogida de los inmigrantes del Aquarius están en manos del Gobierno central.

El Gobierno no ha valorado aún la oferta de Torra, aunque un portavoz oficial de Moncloa recuerda que las competencias en lo referente a gestión de fronteras y flujos migratorios no le corresponden a la Generalitat. Antes de que se conociera el acuerdo entre los seis países, el Ejecutivo informaba de que trabajaban «desde el primer minuto con la Comisión Europea y con otros países en la coordinación de una respuesta común y solidaria».

El «Aquarius» estaba a la espera desde el fin de semana de un puerto para desembarcar al más de un centenar de inmigrantes y refugiados rescatados en aguas del Mediterráneo. El Gobierno italiano ha rechazado el atraque y ha instado al barco a poner rumbo a Gibraltar, territorio del que tiene bandera. Londres tampoco se quiere hacer cargo de él.

Médicos Sin Fronteras ha advertido que muchos de los inmigrantes del «Aquarius» padecen malnutrición crónica. Esta dolencia afecta a la mayor parte de un grupo de 105 personas procedentes de Eritrea y Somalia, que están siendo hidratadas y alimentadas con productos enriquecidos con vitaminas, explicó la ONG.