Detenido en Francia el etarra Iñaki Domínguez con material para bombas

El terrorista, de 36 años, ha sido arrestado mientras viajaba en un tren procedente de Italia. Era uno de los terroristas más buscados por las Fuerzas de Seguridad, procesado como uno de los instructores de las FARC en Venezuela

j, pagola / Agencias
MADRID Actualizado:

El presunto miembro de ETA Iñaki Domínguez Atxalandabaso fue detenido este jueves en la localidad gala de Modane, en el departamento de Saboya, fronterizo con Italia, cuando viajaba en tren hacia la capital francesa procedente de Milán, según fuentes de la lucha antiterrorista. Domínguez, de 36 años, figura en la lista del Ministerio del Interior de terroristas más buscados por las fuerzas de seguridad. Portaba una mochila con un disco duro y documentación falsa que será analizada por la Fuerzas de Seguridad francesas. No llevaba armas, según ha podido saber ABC, ni opuso resistencia al ser arrestado por agentes de aduana franceses. Pero Domínguez no viajaba solo, sino acompañado por una maleta repleta de componentes electrónicos que se emplean en la fabricación y activación de artefactos explosivos. El presunto etarra, que fue arrestado por agentes de la Policía Aérea y de Fronteras (PAF), llevaba un billete correspondiente al trayecto Turín-Chambery.

Domínguez Atxalandabaso portaba una maleta con siete bolsas de plástico transparente que contenían componentes electrónicos -circuitos impresos, resistencias, diodos, cables, fichas electrónicas, etc- que la banda terrorista suele emplear para la fabricación y la activación de artefactos explosivos.

El detenido, que sin embargo no llevaba material explosivo y tampoco iba armado, también tenía en su poder tubos de neón ultravioletas y varias antenas marca PROXEK y DIAMOND de 30 centímetros de largo de color negro.

Al presunto etarra se le intervinieron, además, tres DNI españoles falsificados, cerca de dos mil euros y quinientos euros en efectivo, un disco duro externo, dos "pendrive" de memoria y una tarjeta de memoria.

Las Fuerzas de Seguridad españolas sospechaban que ETA tenía infraestructuras en Italia para escapar del acoso policial en Francia, "taldes" de reserva, a la espera de recibir órdenes de la banda para actuar. Se sospecha que Domínguez acudía París a algún tipo de cita en la que se le iba a encomendar aunna "misión".

Se trata de uno de los seis miembros de la banda terrorista a los que el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco procesó en marzo de 2010 en la causa que investiga los posibles vínculos entre ETA y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Domínguez habría impartido cursillos a las FARC en la selva colombiana y en Venezuela en verano de 2007. Sería también uno de los cuatro etarras que en 2006 habría ensayado con miembros de las FARC cómo utilizar «hexógeno», una sustancia que se utiliza como potenciador de los artefactos explosivos que ETA emplearía medio año después, en diciembre de 2006, para volar el aparcamiento de la T-4 de Barajas. En concreto, IñakiDomínguez y otro etarra conocido con el apelativo de "Martín Capa", habrían impartido cursos sobre explosivos en agosto de 2007; y José Ignacio Echarte Urbieta, José Angel Urtiaga Martínez, Arturo Cubillas Fontán, que los habrían recibido entre julio y agosto de 2003. En ese momento a todos ellos se les situaba entre Cuba y Venezuela.

El etarra detenido ayer estaba huido desde que en 2002 la Audiencia Nacional le condenó, junto a su hermano Javier, a un año y seis meses de cárcel por participar en 2001 en Guernica en un homenaje a la etarra fallecida Olaia Castresana, en el que profirieron gritos como "Gora ETA militarra" ("viva ETA militar") e increparon a los agentes de la Ertzaintza con la frase "vosotros también sois unos perros".

La sentencia que condenó a los hermanos Atxalandabaso fue la primera por enaltecimiento del terrorismo que dictó la Audiencia Nacional tras la reforma del Código Penal en 2000 que introdujo este delito. Iñaki Domínguez Atxalandabaso es también uno de los miembros de ETA que en 2005, cuando ya estaba huido, fueron procesados por el juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska por su pertenencia al aparato de infraestructura e información de la organización terrorista en Vizcaya que fue desarticulado a finales de 2004.

«Se inició en el comando Vizcaya»

En 2007 catorce de los procesados en esta causa fueron condenados a penas de entre dos y cinco años de prisión por colaboración con banda armada, entre ellos Haritz Totorika, Amaia Urizar -ex compañera sentimental del exdirigente etarra Mikel Garikoitz Aspiazu "Txeroki-, Iker Arzeluz y Aitziber Sagarminaga. Los nombres de todos ellos aparecieron en la documentación intervenida al dirigente etarra Ibon Fernández Iradi, "Susper", cuando fue detenido en Francia el 19 de diciembre de 2002, lo que permitió su arresto.

En sus inicios, Atxalandabaso actuó como informante del comando "Vizcaya", tras lo cual se integró como "liberado" en la organización.