El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, le entrega un premio a Manuela Carmena, en 2015
El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, le entrega un premio a Manuela Carmena, en 2015 - EFE

Carmena da un portazo a Iglesias y Podemos se rinde en Madrid

Los populistas renuncian por ahora a presentarse a los comicios municipales en la capital de España

Derrotado en la ciudad, el partido no encuentra un candidato para enfrentarse a Errejón en la Comunidad

MadridActualizado:

El órdago de Manuela Carmena e Íñigo Errejón a Podemos ha culminado con que Pablo Iglesias se haga el harakiri en la capital de España. La constatación de la regidora de no contar con el exJemad Julio Rodríguez, el candidato oficialista de Podemos, para su lista cayó ayer como un obús en Princesa 2. Los díscolos ganan el primer pulso y el partido renuncia por ahora a presentarse a los comicios municipales de Madrid.

«En principio no he pensando en él (Julio Rodríguez)», reconoció ayer Carmena durante una entrevista en Onda cero. Los desprecios de la alcaldesa a la formación eran una constante desde hace meses, pero ayer fue la primera vez que verbalizó su rechazo oficial al ex militar sin ningún tipo de vacilación. Lo cierto es que nada ha cambiado desde que Iglesias hace siete días dijo que por «las exigencias de Manuela de decidir su lista del primer al último nombre» estaban dispuestos a «echarse a un lado» y a no presentarse a las elecciones municipales.

Fuentes de la dirección de Podemos volvieron a ratificar ayer a ABC que no presentarían un candidato alternativo. Al final, todo apunta a que tampoco se integrarán en Más Madrid por el «blindaje» de Carmena, que tiene cada hueco reservado para la gente de su confianza. Las ganas de negociar con el partido que la llevó al Ayuntamiento ya no existen.

Los puentes de diálogo, según pudo confirmar ayer este diario, se dinamitaron el día en que Podemos expedientó y suspendió de militancia a los seis ediles de Ahora Madrid -Rita Maestre, José Manuel Calvo, Jorge García Castaño, Paco Pérez, Esther Gómez y Marta Gómez Lahoz- que se saltaron las primarias internas del partido y cerraron filas con la regidora porque no le garantizaban la libertad prometida para elaborar su candidatura.

La osadía de Iglesias de sacrificar la ciudad de Madrid es tan imprudente que la dirección nacional le ha pasado la patata caliente a la regional para que sean ellos quienes lo comuniquen. Pero, según aclaran a este diario, en el órgano autonómico dirigido por Ramón Espinar hay serias dudas con la decisión de la cúpula. No quieren dar el paso porque hay quien sostiene que no presentarse en la capital de España será un grave error.

La posibilidad del exJemad

A nivel autonómico, la pretensión del secretario general es enfrentarse a Errejón porque « Íñigo no es Carmena». Desde que el cofundador comunicó su decisión de concurrir a las elecciones con Más Madrid, en Podemos han estado dándole vueltas a quién podría ser su candidato propio. La premisa es conseguir un mejor resultado para enviar una advertencia a los líderes territoriales más replicantes. Pero la tarea no es sencilla: ninguna figura relevante en el partido quiere cargar con la responsabilidad y un candidato desconocido es un fracaso inminente.

En el baile de nombres se dice que Espinar y Rafael Mayoral han sido tanteados pero que ambos han declinado. Es innegable que el resultado que obtendrá la formación morada en mayo no será bueno porque a la desmovilización de la izquierda se suma la división del votante. Errejón se llevará el cupo de sufragios más críticos con Iglesias.

Por otro lado, la retirada de Podemos en la capital le abre la puerta al exJemad a competir contra Errejón. Rodríguez ha sido especialmente beligerante con Errejón durante los últimos días y ha defendido a puerta cerrada, pero sin embages, la salida del cofundador. Fuentes de la dirección insisten en que su renuncia a Madrid no es un síntoma de debilidad sino una estrategia. El paso atrás supone una llamada a la abstención de sus votantes como castigo a lo que entienden como deslealtad de la alcaldesa madrileña y Errejón: su acuerdo a espaldas de Iglesias.

¿Más España?

La plataforma será una suerte de laboratorio para Errejón y Carmena ya que unos resultados positivos pueden hacer que las siglas se expandan por toda España. Si logran afianzar el proyecto autonómico en un futuro podrán proyectarlo a nivel nacional. La meta es colocar la primera piedra de lo que será en unos años un nuevo Podemos o un partido llamado «Más España».