Carles Puigdemont durante la entrevista en la televisión belga - Vídeo: Escuche la entrevista en la cadena belga VRT NU

Carles Puigdemont, humillado durante una entrevista en la televisión belga

Uno de los interventores en el programa le dijo a Puigdemont que «creo que debería volver y encerrarse en la cárcel»

MadridActualizado:

El expresidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, protagonizó hoy una entrevista en la televisión belga que le puso contra las cuerdas tras la intervención de uno de los participantes de la misma. El periodista señaló las incoherencias del exmandatario catalán en referencia al referéndum ilegal del 1-O y su posterior huida y periplo por Europa.

Durante la entrevista a cuatro voces en el canal belga VRT NU, un periodista señaló a Puigdemont que «si quiere ganar algo de dignidad, creo que debería volver y encerrarse en la cárcel. No puedo entender por qué está aquí en el estudio y no con sus amigos en Cataluña».

Las severas palabras del periodista provocaron una reacción un tanto pusilánime en Puigdemont, que respondió: «No creo en los mártires, creo en la democracia y en la separación de poderes». El exalcalde de Gerona recibió una respuesta contundente por parte del mismo periodista, asegurando que «si no quería ser un mártir, no debería haber organizado un referéndum falso y sí uno real», en alusión a los eventos caóticos protagonizados el uno de octubre en cuanto a recogida y recuento de votos del referéndum ilegal separatista por parte de la Generalitat.

«Ha perdido usted mucha credibilidad», aseguró el profesional de la comunicación para finalizar su réplica. La respuesta de Puigdemont fue clara: «No fue un referéndum falso, fue real». Así concluyó el tenso encuentro entre el periodista y Puigdemont, que se vio contra la espada y la pared por las intervenciones de su entrevistador.

El varapalo de Puigdemont en la televisión belga no es la primera reprimenda que recibe el expresidente. En su primera visita europea tras huir a Bélgica, cuyo destino fue Dinamarca, recibió varios comentarios en el mismo tono. Varios interventores apelaron a Puigdemont y a su falta de credibilidad y respeto por la ley.