Imagen de archivo de un vídeo yihadista
Imagen de archivo de un vídeo yihadista - ABC

Las amenazas yihadistas contra España aumentan en la red en los últimos meses

Los terroristas son cada vez más jóvenes, el 14 por ciento son conversos y hay mujeres entre ellos

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Las amenazas yihadistas contra España no paran de crecer en la red, de modo que hay referencias a nuestro país en un tercio del total de las lanzadas por Daesh y Al Qaeda. La última de estas alusiones se conoció esta misma semana y en el último trimestre casi se duplican las menciones respecto a los nueve meses anteriores. Los principales mensajes se centran en la recuperación de Al Andalus y en el 11-M, que estas tramas criminales consideran una «victoria de los yihadistas».

En cuanto a los detenidos en la actualidad, a diferencia de los implicados en la matanza terrorista de Madrid se puede decir que son más jóvenes, –la media de edad se sitúa en los 28 años– y ya no es un fenómeno exclusivamente masculino, dado que casi el 16% de los 140 de detenidos por actividades relacionadas con el terrorismo yihadista desde 2013 son mujeres, aún más jóvenes que los varones, su edad media es 22 años, según datos de Carola García Calvo, del Real Instituto Elcano. También es relevante que más de un 14% son conversos, algo casi inédito en nuestra experiencia, donde sólo un individuo sin ascendencia familiar o cultural musulmana había sido condenado hasta 2013 en nuestro país.

Pero si en el primer lustro de los 2000 las actividades de terrorismo yihadista en España estaban protagonizadas por extranjeros, ahora más del 40% de los implicados tiene pasaporte español por nacimiento, habiéndolo hecho tres cuartas partes de ellos en Ceuta y Melilla. La mayoría son segundas generaciones de inmigrantes musulmanes, que son el colectivo más vulnerable a la propaganda de las tramas yihadistas.

Para la profesora Carola García Calvo «parece claro que las medidas destinadas a prevenir estos procesos de radicalización pasan por ofrecer respuestas inclusivas que favorezcan el sentimiento de pertenencia al país en el que han nacido y se han socializado, parece claro en que si no invertimos en nuestros jóvenes otros vendrán a llenar el hueco».