El presidente y consejero delegado de Vodafone España, António Coimbra
El presidente y consejero delegado de Vodafone España, António Coimbra - EFE

La rebaja de tarifas y la guerra del fútbol lastran las cuentas de Vodafone en España

La teleco confía en mejorar sus resultados a partir de septiembre de este año tras caer un 8,6% sus ingresos y un 23,5% su resultado de explotación

MadridActualizado:

Las cuentas de Vodafone en España de los últimos doce meses reflejan el sacrificio hecho por la teleco al renunciar a comprar y emitir el fútbol por su televisión y reducir tarifas por la fuerte compentencia. Eso llevó a la compañía dirigida por António Coimbra a cerrar su último ejercicio fiscal, que va del 1 de abril de 2018 al 31 de marzo de 2019, con una caída de los ingresos del 8,6%, a 4.688 millones de euros, y del resultado bruto de explotación (ebitda) del 23,5%, a 1.079 millones. El operador confía en que esas medidas se traduzcan ya este año en mejorar contables, gracias sobre todo al ahorro del coste de los derechos del fútbol.

«Ha sido un año marcado por el resposicionamiento comercial y con decisiones de calado que han tenido un impacto significativo en resultados del ejercicio para preparar la compañía para el futuro», ha dicho Coimbra en rueda de prensa, asegurando que esa rebaja de tarifas aplicada para responder a la irrupción de Masmóvil y la presión comercial de otros competidores y la renuncia a los derechos de emisión del fútbol al considerarlos no rentables, lo que provocó una fuga de clientes en Vodafone, comenzarán a dar resultados positivos en la cuenta de resultados a partir de septiembre de este año. «Son decisiones difíciles pero que había que tomar, y darán resultados a partir del segundo semestre de este ejercicio fiscal», ha insistido.

Vodafone vivió su momento más crítico en el último año fiscal a raíz de esa competencia y de la guerra del fútbol entre julio y septiembre de 2018, cuando perdió 106.000 líneas netas de telefonía móvil, 69.000 de fibra y ADSL y 66.000 de televisión. Posteriormente, en el tercer y cuarto trimestre recuperó pulso comercial y logró reducir las salidas, de forma que entre enero y marzo ya ganaba clientes netos en todos los servicios salvo el móvil. Así las cosas, en el conjunto del ejercicio ha perdido 115.000 usuarios de móvil, 123.000 de banda ancha fija y 49.000 de televisión.

Eso se tradujo en una caída de los ingresos por servicios de la teleco del 6,4%, a 4.275 millones, y de los ingresos totales del 5,5%, a 4.688 millones. La mitad de ese descenso se explica, según ha detallado la dirección en rueda de prensa, a abandonar el fútbol y la otra mitad a la rebaja de precios. Con ello, Vodafone España, que viene de aprobar un ERE para 1.000 empleados para compensar esos malos resultados y ganar eficiencia de cara al futuro, vio cómo su resultado de explotación se hundía un 23,5%, a 1.079 millones.

La compañía da por superado este «annus horribilis» y asegura, por un lado, que ya ha mejorado su pulso comercial: no solo gana ya clientes netos en casi todos los servicios, sino que, por ejemplo, el lanzamiento de tarifas de datos de internet móvil ilimitados, lo que podría marcar el paso al resto de operadores, suma ya 90.000 líneas.