Ryanair sigue siendo la aerolínea más utilizada en España - EFE / Vídeo: Sindicatos critican que Ryanair se acoja a los servicios mínimos

El sistema laboral de Ryanair enfanga la huelga de sus tripulantes de cabina

El departamento busca fórmulas jurídicas para que los servicios mínimos que convoque también afecte a los empleados que operan en España con un sistema laboral irlandés

MadridActualizado:

El conflicto entre Ryanair y sus tripulantes de cabina (TCP) aterriza en el Ministerio de Fomento. El departamento dirigido por José Luis Ábalos deberá fijar los servicios mínimos de los paros, previstos para el 25 y 26 de julio, después de que empresa y sindicatos no se pusieran de acuerdo respecto a este aspecto en una reunión celebrada ayer.

Tal y como adelantó ABC, el Ministerio de Fomento está buscando la «fórmula jurídica» para incluir en los servicios mínimos que se convoquen a los trabajadores que operen en España bajo un contrato irlandés. Prácticamente toda la plantilla. De hecho, los sindicatos sostienen que únicamente un 25% de los tripulantes de cabina pagan sus cotizaciones a la Seguridad Social pese a trabajar en nuestro país.

Se trata de un condicionante que se puede volver en contra de los trabajadores, puesto que si no tienen contrato en España «tampoco pueden estar convocados a una huelga aquí», puntualizan desde el departamento. Este posicionamiento ha sido rechazado tajantemente por los sindicatos, que defienden el derecho a realizar estas protestas por parte de cualquier trabajador. Los tripulantes de cabina pedirán en las próximas horas un encuentro con el titular de Fomento, José Luis Ábalos, para explicar su posicionamiento.

Lo cierto es que el modelo laboral de la aerolínea ha sembrado dudas desde que se originó el conflicto. Los trabajadores aseguran que es ilegal, mientras que Ryanair defiende que ha sido avalado por varios tribunales. De hecho, la aerolínea ha amenazado con denunciar las movilizaciones si llegan a producirse.

Las posturas entre empresa y sindicatos están por tanto muy alejadas. Aunque el número de trabajadores que están realmente convocados a la huelga todavía no está claro, ambas partes han intentado sin éxito alcanzar un acuerdo para fijar los servicios mínimos de las protestas.

Los representantes de los trabajadores -fundamentalmente USO y Sitcpla- propusieron en una reunión mantenida este lunes servicios mínimos del 25% para los vuelos a Canarias y Baleares y los trayectos nacionales de más de 500 kilómetros y del 100% para las rutas interinsulares. Para las rutas internacionales no plantearon ningún servicio, al entender que «la oferta comercial actual permite que no se vaya a comprometer la conectividad» en este tipo de desplazamientos.

La empresa, que estuvo representada por su responsable de recursos humanos Lisa McCormack, pretende que se implanten servicios mínimos del 100% en todas estas rutas. «Es una postura incongruente. No te puedes acoger a la legislación española únicamente cuando te conviene», defienden fuentes sindicales. Según estas organizaciones, la aerolínea sí que ha mantenido una reunión informal con el Ministerio de Fomento para trasladarle su visión del conflicto.