El vicepresidente del Gobierno y ministro del Interior, Matteo Salvini
El vicepresidente del Gobierno y ministro del Interior, Matteo Salvini - REUTERS

Italia quiere convertir el sur en un paraíso fiscal para jubilados

Se pretende evitar la huida de pensionistas a regiones como las islas Canarias

Corresponsal en RomaActualizado:

Bienvenidos al sur sin impuestos. Es la propuesta que ha lanzado la Liga Norte para que los jubilados, italianos y extranjeros se muden a Calabria y a las islas de Sicilia y Cerdeña -el proyecto se abriría luego a otras regiones del sur-, con el objetivo de revitalizar su economía y evitar la despoblación. Como contrapartida, los pensionistas se verían exentos de pagar impuestos durante 10 años.

El vicepresidente del Gobierno y ministro del Interior, Matteo Salvini, ha escrito en Twitter: «Hay miles de jubilados italianos que van a España y a Portugal para no pagar tasas sobre sus pensiones. Algunas zonas de nuestro país son mucho más bellas, acogedoras y hospitalarias».

La iniciativa nace por dos motivos fundamentales: por un lado, el desempleo vertiginoso del sur de Italia, con un paro juvenil que en algunas zonas llega al 60%; por otro, la progresiva despoblación con 1.800.000 personas, sobre todo jóvenes, que han salido del sur en los últimos 16 años. Según el Instituto de Estadística (Istat) esta zona perderá otro millón hasta 2065.

Alberto Brambilla, consejero económico de Salvini, ha ideado el proyecto con incentivos para que los jubilados se vayan al sur. «Hay muchos meridionales que viven en ciudades del norte, como Milán, Turín y Génova, y que regresan a su pueblo de origen solo en verano. ¿Por qué no incentivarles para que se queden de forma permanente? Vivirían en Italia con una pensión más alta, en lugares entrañables, con buen clima y buena cocina», afirma Brambilla.

El expresidente de la Comisión Europea y ex primer ministro, Romano Prodi, apoya la iniciativa. En un largo artículo en «Il Messaggero» ha comentado que «este proyecto cuesta muy poco y no añade ningún gravamen a las increíbles promesas económicas del Gobierno». Pero, para que tenga éxito el plan del «sur sin impuestos», Prodi pide que se elimine una condición: «Se otorgan los beneficios fiscales a quienes fijen la residencia en pueblos inferiores a 4.000 habitantes. Esta condición hay que eliminarla porque condenaría el proyecto al fracaso». El objetivo es que vuelvan 600.000 nuevos habitantes en los próximos 3 o 4 años en las tres regiones libres de impuestos: Calabria, Sicilia y Cerdeña.

Existe otra razón que explica el compromiso del Gobierno en sacar adelante este proyecto: evitar la carrera de muchos jubilados a «paraísos fiscales». En 2017 se marcharon 373.265, lo que representa un 131% más que en 2016. Uno de los destinos preferidos son las islas Canarias que, según «la gran guía para los pensionistas en el extranjero», son elegidas por su clima, asistencia sanitaria, costo de la vida y proximidad a Italia.

France Macelloni, 62 años, jubilado como ferroviario, cuenta su experiencia, parecida a la de muchos compatriotas: «Mi mujer y yo queríamos vivir mejor. Pero solo con mi pensión de 1.630 euros netos se nos hacía muy duro, al restarle 500 euros de hipoteca al mes, otros 400 en el supermercado y 100-150 para recibos. En Italia tenía que pagar cada año a la Seguridad Social en impuestos 6.900 euros, pero aquí en Tenerife vivo muy tranquilo, la vida es más barata y no pago impuestos, porque se está exento con ingresos inferiores a 20.000 euros».

«Aquí todo es fácilísimo»

En la prensa y en las televisiones se ven frecuentes programas sobre la vida de los jubilados en las Canarias y en Portugal. Angelo Perazzi, que ha abierto una agencia para asistir a los italianos en Canarias, al ser preguntado por el canal de televisión La7 sobre la burocracia en Canarias en comparación con Italia, respondió: «Aquí todo es facilísimo, nada que ver con la vergüenza de la burocracia italiana».