Nueva tienda de Zara en Milán
Nueva tienda de Zara en Milán - ABC

Inditex inicia la decisiva campaña de otoño buscando recuperarse en Bolsa

El grupo presenta esta semana sus resultados con los analistas divididos sobre su potencial de crecimiento

MadridActualizado:

Las dudas de los analistas de algunos bancos de inversión sobre el modelo de negocio de Inditex han frenado en seco la recuperación en Bolsa de la multinacional justo cuando sus acciones se encaramaban a los 30 euros y luchaban por recuperar el máximo histórico alcanzado un año antes. Pero en Inditex se sigue mirando al cielo. El tiempo de los próximos meses -que llueva y haga frío o no- será clave en las ventas de la temporada de otoño e invierno que acaba de arrancar y que, como cada ejercicio, aglutina la mayor parte de la facturación anual del sector textil por ser el periodo en que se venden aquellas prendas -abrigos- que dejan mayor margen.

La depreciación de las divisas de algunos países en que opera -está presente en 94, y en más de 60 factura en una moneda distinta del euro- y la presión por adaptar los canales de venta a la digitalización y a los nuevos hábitos del consumidor son los argumentos con que Morgan Stanley recortó el precio objetivo de los títulos de la compañía gallega. Sin embargo, la climatología ha demostrado también en los últimos ejercicios ser decisiva para la cuenta de resultados de la firma.

La colección de otoño-invierno supone entorno al 70% de los resultados del conjunto del ejercicio, frente al 30% del resto de campañas. Ya el año pasado la llegada tardía del frío, junto con el crecimiento de la competencia digital, hizo que Inditex presentase sus resultados más discretos en cuatro años en su cuarto trimestre fiscal (del 1 de agosto al 31 de octubre).

Ese octubre fue el segundo más caluroso de la historia tras el de 2014, noviembre y diciembre también fueron algo más calurosos de lo normal y a ello se sumó una falta de lluvias generalizada. Los abrigos, que se lanzan en julio con el estreno de la temporada otoño-invierno, se quedaron por tanto durante semanas en los escaparates de las tiendas. Los resultados de la firma en los dos últimos trimestres de ese ejercicio mostraron una caída del margen bruto, hasta el 56,3% de las ventas, cuando 2016 alcanzó el 57%.

Las ventas crecieron después, en las rebajas de enero, cuando se dio salida precisamente al «stock» acumulado en los meses previos por la falta de mal tiempo. Luego sucedió lo contrario: el sector, Inditex incluida, llegó a las rebajas de junio con parte de sus colecciones de primavera-verano sin vender por la ausencia de calor en primavera.

Algunas de las predicciones estacionales ya disponibles apuntan este año a un otoño más próximo a valores más normales tanto en lluvias como en temperaturas. «Este otoño podría ser ligeramente más lluvioso de lo normal en zonas del norte e interior nordeste peninsular, y las temperaturas podrían ser algo más frías en el extremo sur y suroeste peninsular, así como en Canarias. En cambio, en el extremo nordeste este estación podría ser más cálida y suave», según el portal meteorológico eltiempo.es.

Las cifras de ventas del grupo en la temporada de otoño e invierno no se conocerán hasta la presentación de los resultados de su tercer y cuarto trimestre fiscal, en los próximos meses de diciembre y marzo respectivamente. Este miércoles la cotizada dará a conocer sus cifras del primer semestre del ejercicio (del 1 de febrero al 31 de julio), evento que ha generado gran expectación a raíz de los informes publicados por los bancos de inversión y su efecto en la acción: Inditex frenó el pasado viernes ocho jornadas consecutivas en «números rojos», pero ya ha perdido en lo que va de ejercicio un 13,71% de su capitalización bursátil.

Los analistas apuntan a que la multinacional textil más grande del mundo presentará este miércoles unas ganancias al alza, pero con cierta moderación en el ritmo de crecimiento tanto de las ventas como de beneficios.

Mientras Morgan Stanley y Credit Suisse apuntan en sus últimos informes a cierto agotamiento en su potencial de crecimiento, otros bancos de inversión como Citigroup y JP Morgan son más optimistas. Aunque admiten esa ralentización en el crecimiento, Citi considera a Inditex la mejor opción de inversión del sector textil y considera que el negocio digital, más que una amenaza, es todavía una oportunidad para la compañía.

Esto coincide con el anuncio hecho la semana pasada por el presidente de la firma, Pablo Isla, que avanzó la intención del grupo de vender en 2020 en todos los países del mundo, tenga presencia física en ellos o no, a través del canal «online», lo que elevaría notablemente el potencial de crecimiento del grupo sin abrir nuevas tiendas. Cabe recordar que a día de hoy, de los 96 países en que está presente con tiendas «solo» en 49 de ellos vende también de forma «online».

Reordenación de tiendas

Al mismo tiempo, y como consecuencia de la presión que ejerce la digitalización de los clientes, el grupo propietario de marcas como Zara, Massimo Dutti, Bershka y Pull&Bear lleva ya tiempo reordenando sus establecimientos comerciales, sustituyendo sus tiendas más pequeñas por grandes locales, incluidas las «flagship stores».

En 2017, por primera vez en su historia, Inditex cerró más tiendas de las que abrió, con un resultado neto de 29 locales menos, quedando la red en 7.475 locales. En el primer trimestre de este año esa tendencia se mantuvo, bajando el número de tiendas a 7.448, aunque, eso sí, aumentando el número de metros cuadrados debido a esa apuesta por espacios más grandes.