En el conjunto del año, el descenso alcanza ya el 8,69%, mínimos desde diciembre de 2016.
En el conjunto del año, el descenso alcanza ya el 8,69%, mínimos desde diciembre de 2016. - EFE

La Bolsa española pierde casi un 9% desde principios de año

Guerra arancelaria, la caída de las divisas emergentes y la tensión en Cataluña, entre las razones

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La guerra arancelaria, la caída de las divisas emergentes y las dudas que genera el Ejecutivo de Pedro Sánchez entre los inversores van camino de convertir 2018 en un «annus horribilis» para la Bolsa española. Ayer, el Ibex 35 cerró con un nuevo descenso, del 0,41%, lo que le llevó a acumular una pérdida semanal del 2,42%. En el conjunto del año, el descenso alcanza ya el 8,69%, lo que ha llevado al selectivo a mínimos desde diciembre de 2016.

Ayer, el resultado del resto de Bolsas europeas también fue discreto. El Dax alemán se dejó un 0,63%, el FTSE 100 británico cayó un 0,12% y el FTSE MIB italiano descendió un 0,39%. Por su parte, el francés CAC 40 se mantuvo prácticamente plano, con un ascenso del 0,04%

Los expertos achacan esta tendencia bajista al comportamiento de los «blue chips», los grandes valores del selectivo. Entre ellos destacan los bancos, que representan aproximadamente el 30% del parqué español y están atravesando un año bursátil cuanto menos complejo. Una racha que en las últimas semanas se ha agudizado por el desplome de determinadas divisas emergentes.

«Países como Turquía, Argentina y Brasil están teniendo problemas de financiación, lo que está afectando a las compañías que tienen presencia allí, como determinadas entidades españolas», explica Francisco Sánchez-Matamoros, analista del bróker online XTB.

Tampoco Inditex atraviesa un buen momento en Bolsa. El grupo textil ha enlazado ocho sesiones consecutivas a la baja, una tendencia que logró revertir ayer, cuando rebotó un 0,64%. El informe publicado a finales de agosto por JP Morgan, en el que el banco de inversión rebajaba su previsión de crecimiento para la firma, ha condicionado la cotización del grupo. Los expertos esperan que la publicación de los resultados de la empresa, prevista para el miércoles, devuelva a Inditex (y al resto del Ibex) a las ganancias.

El comportamiento de los grandes valores no es el único condicionante que ha vivido el Ibex, que ayer cerró su peor semana desde el mes de mayo. «Desde un punto de vista macroeconómico, el pulso comercial iniciado por Donald Trump está condicionando la cotización de determinadas empresas», apunta Sergio Ávila, analista de IG Mercados.

En esta misma línea, los expertos destacan las dudas que ha despertado la deuda italiana en las últimas semanas y el impacto que puede tener en ella (y en la española) el fin del programa de compra de bonos del Banco Central Europeo, programado para diciembre. «Esta medida restará liquidez al mercado», sostiene Ávila. En este sentido, será determinante para las próximas sesiones bursátiles el tono que se utilice en la próxima reunión del BCE, prevista para el jueves.

Por último, la situación interna de España no ha sido precisamente alentadora. «La formación del nuevo Gobierno no ha sido la mejor noticia para los inversores», señala Sánchez-Matamoros. «Cataluña todavía representa un foco de dudas», apostilla Ávila.