El Gobierno y la Airef discrepan en las previsiones de déficit para 2021 y 2022
El Gobierno y la Airef discrepan en las previsiones de déficit para 2021 y 2022 - EFE

El Gobierno promete a Bruselas dejar de ligar las pensiones al IPC dentro de cuatro años

La Airef desvela que el Ejecutivo plantea aumentar los asalariados públicos un 1% en 2022 y 2023

MadridActualizado:

El Gobierno de Pedro Sánchez planea que hasta 2022 las pensiones crezcan según el IPC, pero desde entoncespromete a la Comisión Europea en el Programa de Estabilidad abandonar la vinculación de las prestaciones a la inflación. Esta medida se daría mediante el regreso de la subida anual del 0,25%, retomando el Índice de Revalorización de las Pensiones (IRP). Este indicador, que se aprobó en la reforma de 2013 para contener el gasto en pensiones, prevé que en las épocas de vacas flacas estas suban un 0,25% mientras que en época de bonanza podrían aumentar un máximo del IPC más 0,5 puntos. Así lo recoge la Autoridad Fiscal en su informe sobre el Programa de Estabilidad que el Ejecutivo remitió a Bruselas la semana pasada, tras las elecciones.

El Gobierno eliminó en 2018 la revalorización de las pensiones al 0,25% que se venía produciendo desde 2014 para retomar la vinculación al IPC. Sin embargo, no derogó esta reforma, por lo que tarde o temprano esta medida podría volver. Y así lo contempla el Ejecutivo en su informe mandado a la Comisión Europea.

Según el Gobierno, pese a ligar las pensiones a este 0,25% anual, el gasto en esta rúbrica crecerá en 1,7 puntos hasta 2050 por la jubilación de la generación del «baby boom». La Autoridad Fiscal cree que el incremento del desembolso será menor, de 0,5 puntos hasta 2050 mientras que el Ministerio de Trabajo, en una estimación anunciada por la Airef, piensa que con esta hipótesis el desembolso en prestaciones bajará en 1,3 puntos. La razón de la divergencia son los distintos escenarios demográficos y económicos que maneja Economía, Trabajo y la propia Airef.

Mientras esta última arroja un saldo migratorio de ganancia anual de población de 270.000 personas, el Ejecutivo la baja a 125.000. Un escenario muy pesimista, señalan fuentes de la Airef, que creen que si el Ejecutivo estima este escenario «debería tomar reformas urgentes».

1.500 millones menos de bonificaciones al empleo

Junto a ello, el Gobierno también ha introducido otras medidas para reducir el déficit público en su informe a Bruselas. Una de ellas, que no se conocía, era la reducción del 60% de las bonificaciones al empleo, en lo que puede afectar a tarifas planas de autónomos, guiños de contratación a jóvenes y demás. En base a la evaluación realizada por la Airef de la eficiencia del gasto público en estas lindes, el Ejecutivo confía en reducir en 1.500 millones de euros el desembolso en bonificaciones al empleo.

Pese a todo, la Autoridad Fiscal diverge de las previsiones del Ejecutivo, señalando que si Economía confía en acabar con el déficit público para 2022, la Airef estima que seguirá superando los 6.000 millones de euros en dicho año, es decir, que estará en el 0,5% del PIB frente al equilibrio que pronostica el Gobierno.

6.000 millones más de déficit

Este es un factor clave en las estimaciones de déficit, porque el organismo dirigido por José Luis Escrivá detecta que en 2019 y 2020 los augurios de déficit del Gobierno son factibles -del -2% del PIB y un -1,1% respectivamente- pero no así los dos años siguientes cuando arroja en 2021 un -0,4% y un 0% en 2022. Precisamente, la Airef no ve probable que el Gobierno vaya a subir solo un 1% el sueldo a los empleados públicos y cree que rúbricas como el gasto sanitario, tras la reforma de la financiación autonómica que se debe aprobar la próxima legislatura, subirán más de lo estimado.

Por ejemplo, si el Gobierno presume de que este año elevará en una décima el déficit estructural –es decir, aquel que va más allá de la mejora por el ciclo económico–y que lo ajustará en cinco décimas en 2020 con las subidas de impuestos, manteniendo este recorte en 2021 y 2022, la Airef coincide con los dos primeros años pero cree que el ajuste será de una décima solo cada año en 2021 y 2022. De dos puntos de reducción en cuatro años, la Airef solo se cree uno. Faltan medidas.

Faltan 3.600 millones en ingresos

De hecho, la Autoridad Fiscal cree que de los 0,5 puntos de desviación del déficit en 2022 frente al 0% que pronostica el Gobierno, tres décimas se deben a que el aumento de ingresos no será tan potente como cree el Ejecutivo y las otras dos, a que el gasto será mayor a lo previsto. Por ello, los tributos deberán aumentar en 3.600 millones más de lo que dice Hacienda para poder así cumpir su objetivo de ingresos públicos del 40,7% del PIB en 2022, mientras que el gasto tendrá que contenerse en 2.400 millones adicionales, para cumplir la meta de bajarlo del 41,1% del PIB al 40,7%.

De estas tres décimas de desvío, una se debe a la contribución del ciclo económico y las otras dos, al menor impacto de la propia subida de impuestos hasta 2022, sobre todo en IRPF y Sociedades. En cambio, la Airef cree que el consumo irá mejor de lo previsto por el Gobierno y, por ello, el IVA aumentará sus ingresos con mayor fuerza. Parte del desfase en IRPF se debe a que el Gobierno contempla un aumento de los salarios y de los precios mayor al que estima la Airef, por lo que su traslación a los ingresos es menor a lo que calcula el organismo.

En cuanto a la reducción de gasto, en parte corresponde a las evaluaciones que hace la Airef de distintos desembolsos para detectar si hay espacio para el ahorro y la eficiencia. Una de estas áreas afecta al gasto farmacéutico, donde el Gobierno confía en ahorrar 1.500 millones adoptando las recomendaciones de la Airef, entre ellas imitar la subasta de la luz en los fármacos como informó ABC, aunque la Airef cree que se podría incrementar más la reducción del desembolso, hasta los 2.500 millones.

Impacto reducido del SMI

En el terreno laboral, eso sí, la Autoridad Fiscal cree que por el momento la subida del 22% del salario mínimo no ha tenido efecto negativo sobre el mercado laboral. La Airef auguró en su día que el efecto negativo superaría los 40.000 empleos este año pero ahora admiten que sus cálculos no se han producido en el arranque de año. El organismo seguirá vigilando los posibles impactos que pueda tener en el futuro.