Fátima Báñez y Cristóbal Montoro, en el Congreso de los Diputados
Fátima Báñez y Cristóbal Montoro, en el Congreso de los Diputados - JAIME GARCÍA

El Gobierno admite ante la UE que el déficit de la Seguridad Social será 2.500 millones mayor

El agujero superará los 18.600 millones este año, el mayor de su historia y por encima del 1,4% del PIB contemplado en los Presupuestos, según ha notificado el Ejecutivo

MadridActualizado:

La Seguridad Social fue la única Administración que arrancó la crisis en superávit y será la única que la termine con déficit. Un agujero que seguirá engordando este año, pese al fuerte ritmo de creación de empleo debido al mayor gasto en pensiones. El Gobierno ha comunicado a la Comisión Europea que espera que el déficit de la Seguridad Social este año acabe en los 18.609 millones de euros, 513 más que en 2016, en lo que significaría el mayor agujero de su historia. Así lo detalla el Ejecutivo en la notificación de déficit y deuda enviada hace unas semanas a Bruselas recogida por ABC.

Cuando el Ejecutivo presentó el Programa de Estabilidad, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, aclaró al comentar los objetivos de déficit de las administraciones que «esto no son previsiones del Gobierno, son compromisos ante Bruselas». Una situación que cambia con la notificación a la UE, que incluye las previsiones de déficit del Ejecutivo por administraciones, más allá de desiderátums. El Gobierno está obligado a remitir a la Comisión Europea dos veces al año sus estimaciones de déficit y deuda para el ejercicio en curso.

El mismo día que el Ejecutivo aprobó el proyecto de Presupuestos, mandó estas estimaciones a Bruselas, es decir, el 31 de marzo. Pese a que en las cuentas para 2017 el objetivo de déficit de la Seguridad Social es del 1,4% del PIB, el Ejecutivo al mismo tiempo reconocía a la Comisión Europea que acabará el año con un roto del 1,6%, es decir, 2.500 millones más de los 16.000 previstos en los Presupuestos y en el Programa de Estabilidad presentado hace escasos días. Ello significa que la Seguridad Social acumulará en 2017 más de la mitad del déficit de todas las administraciones, un 51% en concreto. España tendrá así en 2017 un déficit de 36.148 millones de euros, un 3,1% del PIB, calcula el Gobierno.

El Estado también incumplirá

La otra administración que incumplirá en 2017 el reparto de objetivos de déficit será la propia Administración Central. El Ejecutivo proyecta que el Estado acabará este año con un déficit de 17.499 millones de euros, es decir, un 1,5% del PIB, según sus planes, superior al objetivo del 1,1%.

Las corporaciones locales volverán a salvar las cuentas y posibilitarán reducir el déficit total al 3,1% apalabrado con Bruselas. Los ayuntamientos tienen como objetivo cerrar con equilibrio financiero pero llevan desde 2012 cosechando superávit. Una situación que se repetirá este año según planea el Gobierno, con un colchón de 6.940 millones. Una cifra un 2% inferior a los 7.083 millones de 2016 que permitieron al Gobierno cumplir por primera vez en una década con el compromiso de déficit de Bruselas.

40.000 millones más de deuda pública en 2017

Junto al déficit, el Ejecutivo también admite ante Bruselas que la deuda pública repuntará hasta los 1.146.000 billones de euros, es decir, 39.048 millones más que en 2016. Pese a ello, el mayor crecimiento del PIB posibilitará que cierre en el 98,8% que prevé el Ejecutivo frente al 99,4% de 2016. El Gobierno augura en los presupuestos que el pasivo aumentará en 45.000 millones de euros netos este año, una cifra inferior a la que prevé en la notificación a Bruselas, aunque mayor que los 33.058 millones en los que se incrementó en 2016.

Precisamente, en las estimaciones de deuda recogidas en los Presupuestos de 2017, el Ejecutivo incluyó un crédito extraordinario a la Seguridad Social de hasta 10.192 millones para pagar las pensiones. El Fondo de Reserva, conocido como «hucha», ha pasado de contar 66.815 millones en 2011 a los 15.915 millones en los que acabó el año pasado. Una cantidad que no alcanza para pagar las dos pagas extras de los pensionistas de este año. El Ejecutivo ha señalado que no agotará el Fondo, por lo que será el Estado el que se endeude en nombre de la Seguridad Social y después le transfiera fondos.

Un agujero «estructural»

El agujero de la Seguridad Social amenaza con ser «estructural», como ha alertado el presidente de la Autoridad Fiscal, José Luis Escrivá, quien cifra este desvío anual permanente en el 1,5% del PIB hasta 2022 si no se adoptan reformas. Pese a la intensa creación de empleo, las nóminas actuales no son suficientes para cubrir el desembolso en pensiones. Un gasto que en 2017 alcanzará la mareante cifra de 139.647 millones, un 3,1% más que en 2016 según los presupuestos, y un 42% más que en 2008.

La razón es que los trabajadores que se jubilan ahora lo hacen con sueldos más altos que los que fallecen, por lo que sus pensiones también son mayores. La pensión media por jubilación ha pasado de los 822 euros de 2008 a los 1.060 euros del pasado mes de abril, un incremento del 29%.

Aún con la recuperación del empleo desde entonces, la moderación salarial ha provocado que los ingresos por cotizaciones sean inferiores a los del pasado, lo que trastoca la recaudación. Así, la Seguridad Social ingresó en 2016 un 4,24% menos por cotizaciones que en 2008, al cerrar con 103.517 millones. De hecho, pese a acabar 2016 con más ocupados que en 2011, el sistema ingresó 1.794 millones menos por cotizaciones que entonces.

Junto a ello, desde 2010 se han aprobado dos reformas de las pensiones. La Comisión del Pacto de Toledo ya prepara la siguiente y ha comenzado los trabajos en el Congreso ante un agujero que no deja de ensancharse.