Aviones de British Airways
Aviones de British Airways - EFE

IAG ganó 1.952 millones de euros en 2016, un 28,8% más, a pesar del Brexit

Los ingresos del grupo formado por British Airways (BA), Iberia, Vueling y Aer Lingus ascendieron a 22.567 millones de euros, lo que representa un ligero descenso del 1,3% respecto al ejercicio pasado

MADRIDActualizado:

International Consolidated Airlines Group (IAG), formado por British Airways (BA), Iberia, Vueling y Aer Lingus, ganó el pasado año 1.952 millones de euros, lo que supone un incremento del 28,8% respecto a 2015, pese a una ligera caída de los ingresos.

El rendimiento del grupo se vio afectado por un efecto cambiario adverso de 460 millones de euros, debido, en concreto, a la devaluación de la libra tras el referéndum británico, según su consejero delegado Willie Walsh.

Los ingresos ascendieron a 22.567 millones de euros, lo que representa un ligero descenso del 1,3% respecto al ejercicio pasado, mientras que el beneficio de las operaciones se situó en 2.484 millones, lo que significa un repunte interanual del 8,6%, comunicó hoy IAG a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El beneficio de las operaciones de Iberia ascendió a 271 millones de euros, lo que supone un aumento de 49 millones de euros respecto al ejercicio anterior y un margen operativo ajustado del 7,6%.

IAG espera generar este año una mejora en el beneficio de las operaciones frente a 2016, previsión basada en los niveles actuales del precio del combustible y tipos de cambio. El beneficio de las operaciones antes de partidas excepcionales de Iberia ascendió a 271 millones de euros, un 22,6% más (49 millones más), en tanto que la cifra de negocio alcanzó 4.586 millones, un 2,4 % menos, con una caída del 5% en los ingresos de pasaje.

Evolución «estable» de Iberia

España y el resto de Europa siguen caracterizándose por un entorno de mercado difícil, si bien los ingresos de Iberia "mantuvieron una evolución relativamente estable". En 2016, la actividad de Mantenimiento (MRO) de Iberia aumentó sus ingresos externos en 100 millones, mientras que continuó prestando sus servicios a otras empresas del grupo.

El beneficio operativo de Vueling ascendió a 60 millones de euros, un 62,4% menos, pese al aumento del 5,2% de los ingresos, hasta 2.065 millones, ya que los costes unitarios, excluido el combustible, aumentaron por gastos en indemnizaciones y personal, debido a las incidencias en las operaciones durante el verano pasado.

Pese a que el mercado de origen de BA se vio afectado por la decisión del Reino Unido de salir de la UE, la compañía logró aumentar un 17,8 % su beneficio operativo antes de partidas excepcionales, mientras que Aer Lingus lo hizo en un 87%, hasta 233 millones de euros.

El flujo de caja de IAG en 2016 ascendió a 1.046 millones, y el aumento de efectivo después de diferencias de cambio fue de 572 millones de euros. Cada compañía operadora mantiene unos niveles de efectivo adecuados.

La deuda neta a 31 de diciembre de 2016 era de 2.087 millones, lo que supuso una reducción de 687 millones, debido a una mejora de la posición de liquidez.

Debilidad de la libra

Por su parte, el consejero delegado de International Consolidated Airlines Group (IAG), Willie Walsh, ha destacado este viernes el buen rendimiento del grupo aéreo a pesar de un medioambiente de "desafío" debido al impacto de un tipo de cambio adverso.

En una breve teleconferencia con motivo de la publicación de los resultados anuales de IAG -formado por British Airways (BA), Iberia, Vueling y Aer Lingus-, Walsh admitió que su rendimiento se vio afectado por una debilidad de la libra esterlina tras el voto favorable al "Brexit" (la salida del Reino Unido de la Unión Europea, UE), en el referéndum del pasado 23 de junio.

A pesar de todo, el directivo destacó el buen progreso del grupo y mencionó especialmente el de Vueling, algo que, admitió, doce meses atrás no hubiera pensado que ocurriría.

Además, el consejero delegado informó de que el grupo tiene intención de proceder a una recompra de acciones por valor de 500 millones de euros durante el presente año, al tiempo que mencionó, pero sin entrar en detalle, una reestructuración en BA en 2017.

Entre otras cosas, Walsh no consideró como un problema en materia de competencia la entrada en el mercado transatlántico de la compañía de billetes baratos Norwegian. En ese sentido, el consejero delegado dijo que espera competir con esa aerolínea y destacó como gran diferencia el que IAG sea un grupo que obtiene beneficios.