Los productores de miel que reivindican la calidad del producto español
Los productores de miel que reivindican la calidad del producto español - EFE

El fraude de la miel adulterada que llega a España desde China

El 20% de estos productos importados de fuera no cumplen con los niveles exigidos, según un informe de la UE

Actualizado:

La miel es un producto esencial en la despensa de un hogar. Su composición en carbohidratos, glucosa y fructosa contiene enzimas, antioxidantes y vitaminas con propiedades antisépticas y antiinflamatorias. Sin embargo, no todos los productos denominados como tal cuentan con estas virtudes ya que están adulteradas debido al fraude existente en algunos productos importados. De un informe del Parlamento Europeo se extrae que el 20% de estos productos que llegan de fuera de las fronteras comunitarias no cumplen con los niveles exigidos y que es el tercer alimento más adulterado del mundo. En dicho estudio se recuerda que «la miel es un producto natural al que no se le puede añadir ni sustraer ninguna sustancia, y que no puede ser secado fuera de la colmena».

A pesar de su dudosa calidad, las compras de este producto en el exterior se han disparado. La UE adquiere fuera alrededor de 200.000 toneladas de miel, con lo que se convierte en el mayor importador de miel en el mundo. En concreto, en nuestro país se destinaron 75,6 millones de euros a comprar miel en 2017, un 37,14% más respecto a 2012; de los que 44,5 millones se invirtieron en adquirir miel de otros países de la UE (un 196% más) y 31,04 millones procedían de terceros países (+37,14% en ese lustro). Desde la asociación de consumidores OCU advierten de que entre los engaños más frecuentes se encuentran el mezclar la miel con otros siropes, con azúcar de caña o de maíz o vender mezclas de miel falsificada procedente de China con otra europea de buen calidad.

«Producimos una de las mejores mieles del mundo pero la industria envasadora ha dejado de comprarla porque prefiere abastecerse de importaciones de baja calidad deterceros países» -Ángel Díaz (COAG)-

Los precios bajos a los que se compra la miel china también suponen un peligro para los apicultores españoles. La importación de grandes cantidades de «miel adulterada a bajo coste» ha provocado un desplome de precios en los países de la UE que más miel producen y entre los que se encuentra España con 29.147 toneladas anuales. «La situación es perversa e insostenible; producimos una de las mejores mieles del mundo pero la industria envasadora ha dejado de comprarla porque prefiere abastecerse de importaciones de baja calidad de terceros países», indica el responsable apícola de Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (COAG), Ángel Díaz.

Los portavoces del sector apícola de COAG aseguran que reciben ofertas de compra por parte de la industria envasadora muy por debajo de lo que cuesta producir un kilo de miel, que actualmente se sitúa en 2,65 euros. Por ello, los apicultores han convocado manifestaciones el próximo 11 de diciembre en 18 capitales de provincia para denunciar los abusos de la industria envasadora a productores y consumidores. También han convocado protestas para el 13 de diciembre frente al Congreso los miembros de la plataforma «Etiquetado Claro Ya», compuesta por más de 60 asociaciones apícolas.

Atención al etiquetado

Estas marchas se mantienen de cara a la semana que viene a pesar de que el Ministerio de Agricultura está estudiando aprobar un decreto para implantar un etiquetado más detallado sobre la procedencia de este producto. Esta normativa se modificaría en base a la Directiva 2001/110/CE del Consejo de 20 de diciembre de 2001, que regula las etiquetas de la miel envasada.

Asimismo, el pasado octubre la Asociación Española de Apicultores registró una petición al Congreso de los Diputados para que exista una legislación de etiquetado claro sobre el país de origen y el pasteurizado. Actualmente, denuncian desde esta asociación, el consumidor no puede distinguir el porcentaje de mezcla de mieles originarias europeas y que no lo son en el producto. «Puede darse el caso de que el 1% sea de España y el 99% de fuera de la UE y en la mayoría de los casos de mezclas de mieles, éstas proceden de China», alertan desde la asociación. «El precio de importación de la miel china se sitúa en torno a la mitad de los costes que han de asumir los productores españoles por tener que cumplir exigencias de seguridad alimentaria y sociales mucho más elevados», aseguran en la Asociación Española de Apicultores.

El etiquetado en la UE puede incluir las siguientes denominaciones: «mezcla de mieles de la UE», «mezcla de mieles no procedentes de la UE» o «mezcla de mieles procedentes de la UE y de mieles no procedentes de la UE»; lo que supone un caos para el consumidor, que queda indefenso ante una nomenclatura tan imprecisa.

Por último, el Parlamento Europeo ha denunciado «prácticas fraudulentas» en la elaboración de productos industriales como galletas, dulces o cereales de desayuno en los que se indica que contienen miel cuando en muchos casos «menos del 50% del azúcar que contiene el producto procede de la miel».