La producción ha caído más de un 50 por ciento respecto al año pasado
La producción ha caído más de un 50 por ciento respecto al año pasado - ICAL
Medio Ambiente

¿Por qué ha caído en picado la producción de miel?

Ha disminuido más de un 50 por ciento y aunque las causas aún no son claras, los agricultores apuntan a la sequía y las heladas

ValladolidActualizado:

El sector apícola no está viviendo su mejor momento. Lleva tiempo denunciando la precaria y preocupante situación que atraviesa, y ahora son las cifras las que lo confirman. Aunque en 2017 el número de colmenas en Castilla y León sufrió un ligero descenso casi imperceptible del 0,31 por ciento (1.348 menos) respecto al año 2016, la producción cayó en picado y se quedó en 2.311 toneladas, lo que supuso un 52,76 por ciento menos respecto a las casi 5.000 toneladas de año antes.

Las causas son claras. La fuerte sequía que afectó entonces a toda España pero que tuvo una incidencia importante en Castilla y León, así como la heladas del mes de mayo, que impidieron la correcta floración, lo que llevó aparejada la muerte de casi la mitad de las abejas. A todo ello hay que sumar el precio de la miel, que aunque de gran calidad, está por encima al de otras mieles llegadas de otros países. Y todo ello a pesar de que Castilla y León sigue siendo un referente en la materia, ya que es la tercera Comunidad con un mayor número de colmenas (429.418), tan solo por detrás de Andalucía (624.336) y de Extremadura (623.804). Sin embargo, en lo que a producción se refiere, cae hasta el cuarto lugar, con 2.311 toneladas, por detrás nuevamente de Andalucía (7.377), Comunidad Valenciana (5.844) y Extremadura (4.301), según los datos facilitados a Ical por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

En producción, no fue solo Castilla y León la comunidad que notó las consecuencias de la climatología y diferentes amenazas. Fue la segunda con mayor descenso (52,76 por ciento), precedida por La Rioja (56,24 por ciento). Por provincias, en Castilla y León se percibió un descenso generalizado, con especial incidencia en León, donde fue de un 79,47 por ciento (de 749 a 154 toneladas) y en Soria, donde cayó en más del 58 por ciento (de 95 a 40 toneladas).

«Compromiso político»

Aunque este año han mejorado las cosas, el principal inconveniente a día de hoy son los precios, que están «muy bajos», por debajo de los tres euros por kilo, que en ocasiones no cubre los costes de producción. De esta manera, el mercado se encuentra «muy parado» algo que Castor Fernández, apicultor, perteneciente a Asaja, atribuye fundamentalmente a los precios, aunque estima que puede haber otros factores.

Los profesionales piden «más controles» a las mieles llegadas desde el exterior, porque las importaciones no han descendido, con precios más bajos y «sin ningún control» porque el producto «se está adulterando mucho» y se está recibiendo mucha miel de fuera que «no es miel», lamenta. Quejas en las que coincide el responsable del sector apícola de COAG en Castilla y León y coordinador autonómico de la organización, Aurelio Pérez. Para frenar esta problemática con los precios, el responsable apícola de UCCL, Juan Carlos Pérez, reclama un «compromiso político».