Wille Walsh, consejero delegado de IAG
Wille Walsh, consejero delegado de IAG - ABC

IAG esquiva el impacto de la subida del petróleo y gana un 57,4% más hasta septiembre

El beneficio se establece en 2.514 millones, mientras que los ingresos avanzan un 5,1%, hasta los 18.346 millones de euros

MadridActualizado:

International Airlines Group (IAG) esquivó el impacto de la subida del petróleo durante el tercer trimestre. Según la información remitida este viernes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el «holding», que agrupa a Iberia, British Airways, Aer Lingus, Vueling y Level, ganó 2.514 millones de euros durante los nueve primeros meses del año, lo que supone un 57,4% más respecto al mismo periodo del año anterior. Un resultado que estuvo en gran parte condicionado por un beneficio extraordinario de 584 millones de euros que, según fuentes del grupo, se explica por «procesos de reestructuración en Bristish Airways».

Los ingresos, por su parte, alcanzaron los 18.346 millones, lo que supone un 5,1% más respecto a los nueve primeros meses de 2017. Dentro de este apartado destaca el incremento de los ingresos de pasaje, que crecieron un 5,3% hasta alcanzar los 16.326 millones. Mientras, los ingresos de carga se situaron en 847 millones (+4,7%).

IAG sortea de esta forma el impacto de los desfavorables tipos de cambio y de la subida del petróleo, que provocó que los gastos de combustible crecieran un 13,5%. «Se trata de unos resultados sólidos, a pesar del significativo impacto negativo derivado del coste del combustible y de los tipos de cambio. A tipos de cambio constantes, nuestros ingresos unitarios de pasaje crecieron un 2,4%, mientras que los costes unitarios excluyendo el combustible descendieron un 0,7%», ha apuntado el consejero delegado del grupo, Willie Walsh.

A los niveles actuales del precio del combustible y tipos de cambio, la compañía espera que su beneficio de las operaciones antes de partidas excepcionales en 2018 muestre un incremento en torno a 200 millones de euros respecto a los 2.950 millones de euros obtenidos en 2017. Se espera que tanto los ingresos unitarios de pasaje como los costes unitarios, excluido el combustible, mejoren a tipos de cambio constantes, en el conjunto del año.

Con todo, el «holding» ha revisado a la baja el crecimiento de su capacidad para este año, desde el 6,7% previsto hasta el 6,2%. Un recorte que según ha explicado el propio Walsh se debe al impacto de las huelgas de controladores aéreos franceses y los problemas que están generando los motores de Rolls-Royce, presentes en la flota de British Airways. La subida de los carburantes, según ha explicado el consejero delegado del grupo en una conferencia con los medios de comunicación, no está teniendo impacto en esta rebaja de plazas.

Respecto al posible impacto que tenga el Brexit en las cuentas del grupo, Walsh ha apuntado en una conferencia que confía en que el Reino Unido y la Unión Europea (UE) lleguen a un acuerdo aéreo para beneficio de los consumidores y las economías de ambas partes. Asimismo, el directivo ha explicado que «no hay novedades» en la posible compra de Norwegian, sobre la que IAG llegó a realizar una oferta.