Concentración de apicultores el año pasado en defensa d ela miel española
Concentración de apicultores el año pasado en defensa d ela miel española - J. M. SERRANO

Los agricultores denuncian que el acuerdo UE-Mercosur da «la puntilla» a la miel española

COAG ha señalado que si se ratifica el acuerdo, Argentina, Brasil y Uruguay «podrán inundar el mercado europeo con 45.000 toneladas libres de arancel»

SERVIMEDIA
MADRIDActualizado:

La confederación agraria COAG ha denunciado este miércoles que el acuerdo de libre comercio UE-Mercosur es «muy perjudicial» para los intereses de los apicultores españoles. La entidad señaló en un comunicado que si se ratifica el acuerdo, Argentina, Brasil y Uruguay, potencias apícolas a nivel mundial, «podrán inundar el mercado europeo con 45.000 toneladas de miel libres de arancel».

En 2018, la UE en su conjunto importó un total de 34.541 toneladas de miel de los países que conforman el Mercosur (4.549 toneladas de Uruguay, 4.587 toneladas de Brasil y 25.404,35 toneladas de Argentina). Según COAG, a efectos prácticos la totalidad de lo que ahora se está importando de estos países por parte de la UE entraría sin pagar aranceles, presionando a la baja los precios en el mercado interno.

«El año pasado el precio medio de entrada de la miel origen Mercosur fue de 2,46 euros/kg, mientras que los costes de producción de un kilo de miel se situaron en España en 2,92 euros/kg. No nos negamos a que venga miel de fuera de la UE, rechazamos la utilización de este tipo de acuerdos para que un puñado de grandes industrias envasadoras puedan comprar barato y aumenten sus márgenes de beneficio a costa de los apicultores de ambos lados del Atlántico», advierte Ángel Díaz, responsable del sector apícola de COAG.

Para COAG, el acuerdo con Mercosur es «una mala noticia en un contexto especialmente adverso» y puede ser «la puntilla» para el sector español, ya que "nos enfrentamos a la peor campaña de producción de miel de primavera de los últimos 15 años".

El balance general es de una producción de mieles de primavera que ronda el 20–40% de la producción de un año normal e incluso algunas monoflorales, como azahar o tomillo, con menores rendimientos, en torno a un 10% de un año normal, debido a un invierno excesivamente seco, con bajas e irregulares precipitaciones de lluvia y fuertes variaciones en las temperaturas.