Museo de la miel en Jerez de la Frontera
Museo de la miel en Jerez de la Frontera - ABC

Los apicultores alertan de que las importaciones chinas siguen bloqueando la venta de miel española

UPA ha pedido a la gran distribución que reflexione y cambie de actitud, apostando por el producto de nuestro país para sus marcas propias

Actualizado:

Miles de toneladas de miel española están bloqueadas en los almacenes de las cooperativas, tal y como han vuelto a denunciar los apicultores. Esta situación está provocada «por los grandes envasadores, que prefieren comprar la miel a bajo precio a alrededor de 2 euros por kilo en el extranjero, fundamentalmente en China. El producto español, cuyos costes de producción no bajan de los 2,50 euros por kilogramo, queda así bloqueado», alertan los agricultores de UPA en un comunicado. Por ello, UPA ha pedido a la gran distribución que reflexione y cambie de actitud, apostando por la miel de origen España para sus marcas propias. Los apicultores han mostrado su preocupación por que la campaña del año en curso ya ha comenzado y esto podría aumentar los «stocks» y hundir aún más el precio.

Los apicultores llevan años argumentando que esta miel barata provoca que el producto español está siendo desbancado por otro de baja calidad con el consiguiente desplome de precios dentro de la Unión Europea. Para solucionar el problema, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) tramita una ley que ahonde en la información sobre el origen de la miel. Sin embargo, los agricultores no están de acuerdo con este proceso y desde Cooperativas Agro-alimentarias de España han declarado que es insuficiente ya que «no obliga a indicar el porcentaje» del producto que procede de cada país. Con la actual propuesta , una miel «podrá utilizar la denominación 'Origen: China, España' aunque contenga menos de un 1% de producto español, lo que supone un grave perjuicio para la imagen de la miel nacional», tal y como pusieron como ejemplo hace unas semanas desde la organización en un comunicado.

El borrador del real decreto propuesto por Agricultura modifica un apartado de un artículo para incluir que «deberán mencionarse en la etiqueta el país o los países de origen en que la miel haya sido recolectada, en orden decreciente de peso de cada una de las fracciones que la componen». También recoge una disposición transitoria única por la que se podrán seguir comercializándose hasta que se agoten sus existencias la miel etiquetada con anterioridad a la entrada en vigor de la nueva normativa sobre calidad de la miel.

De un informe del Parlamento Europeo se extrae que el 20% de estos productos que llegan de fuera de las fronteras comunitarias no cumplen con los niveles exigidos y que es el tercer alimento más adulterado del mundo. En dicho estudio se recuerda que «la miel es un producto natural al que no se le puede añadir ni sustraer ninguna sustancia, y que no puede ser secado fuera de la colmena».

Por último, el Parlamento Europeo ha denunciado «prácticas fraudulentas» en la elaboración de productos industriales como galletas, dulces o cereales de desayuno en los que se indica que contienen miel cuando en muchos casos «menos del 50% del azúcar que contiene el producto procede de la miel».