Abengoa afronta una semana decisiva
Abengoa afronta una semana decisiva - REUTERS

Abengoa recibirá esta semana una inyección de liquidez de 113 millones de euros

La concesión de esta inyección, en la que casi con toda seguridad participará el Instituto de Crédito Oficial (ICO), no estará exenta de condiciones por parte de la banca

AGENCIAS
MadridActualizado:

Abengoa recibirá esta semana el visto bueno de los bancos acreedores a la inyección de liquidez de emergencia por 113 millones de euros que necesita la compañía para hacer frente a sus compromisos inmediatos y proseguir con su actividad, entre ellos el pago de las nóminas y la extra de sus empleados de diciembre.

En concreto, una vez analizados por los departamentos de riesgo de cada entidad financiará, a principios de esta semana, previsiblemente el martes 22 de diciembre, se trasladarán por la banca a Abengoa las condiciones del préstamo para que sea ratificado por el grupo de ingeniería y energías renovables, informaron a Europa Press en fuentes participantes en las negociaciones.

Garantías por parte de la banca

La concesión de esta inyección, en la que casi con toda seguridad participará el Instituto de Crédito Oficial (ICO), no estará exenta, eso sí, de condiciones por parte de la banca, que exigirá a Abengoa garantías, entre las que figurarán la participación del grupo en Abengoa Yield, y la presentación de una propuesta de reestructuración.

Asimismo, la firma Lazard, contratada por la compañía, trabaja en un plan de viabilidad para Abengoa que se prevé esté listo para presentar a la banca acreedora a mediados de enero.

La banca acreedora de Abengoa creó un 'G7' para liderar la negociación en el preconcurso de la compañía, formado por los cincos bancos españoles principales acreedores de la compañía --Banco Santander, CaixaBank, Bankia, Banco Sabadell y Banco Popular--, HSBC y Calyon.

En su primera reunión con la banca, Abengoa presentó unas necesidades de liquidez por unos 450 millones de euros para llegar hasta marzo, un total de 100 millones de euros hasta finales de año y 350 millones de euros más para el primer trimestre del próximo ejercicio.

El preconcurso

El pasado 25 de noviembre, Abengoa solicitó formalmente ante un juzgado de Sevilla el preconcurso de acreedores, con el que dispondrá de un plazo de cuatro meses para negociar una solución con sus acreedores.

Con el procedimiento de preconcurso, la compañía sevillana trata de sortear el que sería el mayor concurso de la historia de España, por delante del de Martinsa Fadesa.

Abengoa, por su parte, cifra en 8.903 millones de euros su deuda total bruta consolidada, cuyo coste medio es del 7%. De esta cifra, la mayor partida es deuda corporativa, por un importe de 5.828 millones a un coste medio del 7,6%. El pasivo total del grupo a cierre del tercer trimestre ascendía a más de 24.700 millones de euros.

Pago de nóminas

Abengoa ha trasmitido hoy a los sindicatos CCOO y UGT que a finales de esta semana estará en condiciones de saber si podrá abonar o no las nóminas a sus trabajadores, en función de cómo se desarrollen las negociaciones con los bancos.

Tras un encuentro de dos horas con la dirección del grupo celebrada en Madrid, el secretario general de Industria de CCOO, Agustín Martín, ha señalado a los medios que la empresa se ha comprometido a informarles de esta cuestión a finales de semana y ha avanzado que, de no abonar las nóminas, los sindicatos tomarán las medidas oportunas.

Según han indicado los sindicatos, la empresa ha cifrado estas necesidades de liquidez para atender a sus compromisos en unos 120 millones de euros mensuales, por encima de los 80 millones que baraja la banca.

Además, la firma sevillana ha asegurado a CCOO y UGT que está elaborando un plan de viabilidad que estará terminado en enero y que entonces celebrará una nueva reunión con los sindicatos para presentarlo. Martín ha hecho un llamamiento a la empresa para encontrar una solución con la banca; a la banca, para que facilite a la empresa la financiación que necesita, y al Gobierno, para que intervenga en el conflicto.

Por su parte, el secretario general de la Federación de Metal y Construcción de UGT, Carlos Romero, ha asegurado que la dirección ha sido «muy sensible» con el problema del empleo y que se ha comprometido a mantener abierto el diálogo.

Con respecto a los posibles ajustes de plantilla, los sindicatos han apuntado que por ahora solo se ha suspendido la renovación de trabajadores temporales, aunque han sugerido que podrían estar dándose medidas más drásticas.

Los sindicatos también han reivindicado una comisión de seguimiento para evitar los despidos y han reclamado que se atienda a los proveedores, especialmente a los más pequeños.