España sigue suspendiendo en facilidades para abrir y hacer negocios
La ley de emprendedores elimina trabas burocráticas y fiscales a los nuevos empresarios - rober solsona

España sigue suspendiendo en facilidades para abrir y hacer negocios

Cae ocho puestos, al 52 de 185, en el índice «Doing Business» del Banco Mundial, que empeora la nota del país en materia fiscal, apertura de nuevas empresas y permisos de construcción

Actualizado:

España vuelve a ser un país atractivo para los inversores extranjeros. Sin embargo, y pese a la intención del Gobierno de Mariano Rajoy de mejorar el clima emprendedor, mantiene todavía demasiadas trabas a la actividad empresarial. Lo dice el Banco Mundial, en cuyo índice de facilidad para hacer negocios nuestro país ocupa el puesto 52 de 185, ocho menos que el año pasado y que al principio de la crisis, pues sólo en 2010 logró repuntar, cinco puestos.

Así, nuestro país se sitúa justo por detrás de países como Túnez (51), Kazajstán (50), Eslovaquia (49), Catar (48), Omán (47), Bahréin (46) y por delante de las economías de México (53), Hungría (54), Panamá (55) y Botsuana (56). Entre los países de la zona euro, España pierde un puesto y aparece en decimotercera posición, sólo por delante de Luxemburgo (60), Italia (65), Grecia (72) y Malta (103), mientras que ocupa la decimonovena posición entre los países de la UE.

El informe «Doing Business» para 2014, publicado este lunes, mejora la nota de España en cuatro de los diez aspectos que mide durante cada ejercicio. En concreto, y durante los últimos doce meses, nuestro país ha avanzado en la obtención de electricidad, la protección de los inversores, el comercio transfonterizo y el cumplimiento de contratos.

Caro, lento y con mucha burocracia

Ahora bien, el análisis empeora las condiciones del país en materia fiscal —la carga impositiva que deben afrontar los empresarios— y, sobre todo, en la obtención de permisos de construcción. Otro de los subíndices en los que más baja la nota de España es en las facilidades para la apertura de nuevos negocios. Aquí, y es donde peor nota obtiene el país, ocupa el puesto 142, seis menos que un año antes. Esto quiere decir que poner en marcha una empresa en España es lento, por los días que se tarda en conseguir todos los permisos y licencias; es caro, porque la mitad del negocio va a parar a impuestos; y es traumático, porque las administraciones, con sus trámites burocráticos, no lo ponen fácil.

En todo caso, el estudio del Banco Mundial no tiene en cuenta las medidas aprobadas por el Ejecutivo popular después de junio, como la ley de emprendedores o la de unidad de mercado, que pretenden eliminar trabas tanto administrativas como fiscales. Además, la caída en el ranking, según el propio informe, es relativa: un país puede caer simplemente por el hecho de que otros progresen a un ritmo superior a la media. La mayoría de los europeos, entre ellos España, pierden posiciones.

Singapur repite en cabeza

En términos generales, Singapur ha vuelto a ocupar la primera posición en el ranking de países donde es más fácil hacer negocios, por delante de Hong Kong, Nueva Zelanda, Estados Unidos y Dinamarca, que mantienen los puestos de privilegio del informe anterior. Por contra, Noruega pierde tres posiciones y aparece en noveno lugar, por detrás de Malasia (6), Corea del Sur (7) y Georgia (8), mientras que Reino Unido retrocede al décimo lugar, frente al puesto siete de hace un año.

En el extremo opuesto, la lista del Banco Mundial, que este año incorpora a cuatro nuevos países (Libia, Birmania, San Marino y Sudán del Sur), la cierran Chad (189), República Centroafricana (188), Libia (187) y Sudán del Sur (186). En el caso de la zona euro, ningún país logra situarse entre las diez primeras posiciones a nivel mundial, ya que Finlandia pierde un puesto y ocupa la decimosegunda posición, por delante de Irlanda (15), Alemania (21) y Estonia (22).