Real Madrid

Miguel Ángel Gil ofrece al Madrid 40 millones por Llorente

José Ángel Sánchez y el consejero delegado del Atlético se reunieron hace unos días para analizar la propuesta. El club blanco prefiere que elija otras de las muchas opciones

Actualizado:

Comienza la «operación salida» y el jugador más solicitado del Real Madrid es Marcos Llorente. Una docena de ofertas acaparan la mesa de José Ángel Sánchez, director general del club blanco y el ejecutivo perenne en todas las negociaciones. El Real Madrid cuenta con cinco nuevos futbolistas para la siguiente campaña, Hazard, Mendy, Jovic, Militao y Rodrygo, y debe aligerar su extensa plantilla. Hoy posee 37 hombres y debe colocar a 12 . Si Gareth Bale es el futbolista transferible más mediático, Marcos Llorente es el primer pretendido.

Marcos Llorente posee una docena de ofertas, pero le gusta la del Atlético, porque conoce el interés directo de Simeone. Su padre, Paco, ya jugó en el conjunto rojiblanco entre 1985 y 1987, cuando el Real Madrid pagó la primera cláusula de rescisión del fútbol español, 50 millones de pesetas, lo que hoy serían, en precio de mercado comparado, unos 35 millones de euros

Descartado por Zidane, a sus 24 años se encuentra en el apogeo de su carrera. Y el Atlético ha llamado insistentemente a su puerta, requerido por Simeone, que le tiene en su lista desde que triunfó en el Alavés. Le encanta este futbolista, que sería el relevo de Rodri, cuyo futuro inmediato se encuentra en el Manchester City de Guardiola.

Otro hombre de la saga familiar, Grosso, lo hizo como cedido en la campaña 1963-64 y ayudó a que el Atlético evitara el descenso

Miguel Ángel Gil ha escuchado al entrenador argentino y ha pasado a la acción. El consejero delegado del Atlético se reunió con José Ángel Sánchez hace unos días y presentó la propuesta en vivo y en directo, de primera mano, sin intermediarios. Ofreció 40 millones.

Julio Llorente, tío y apoderado del mediocampista, exjugador del Real Madrid, ha seguido todos estos movimientos bien informado. Es la mejor oferta que hay por el madrileño. Otros clubes la igualan, pero nadie la supera. Y el deseo de Llorente es marcharse al Atlético.

Su padre, Paco, ya jugó en el conjunto rojiblanco desde 1985 a 1987, cuando se marchó al Real Madrid al pagarse la primera cláusula de rescisión del fútbol español, 50 millones de pesetas de la época, lo que hoy serían, según los precios de mercado, unos 35 millones de euros. Otro hombre de la saga familiar, Grosso, lo hizo como cedido en la campaña 1963-1964 y ayudó a que el Atlético evitara el descenso.

Mejor que se vaya a otro equipo

El Real Madrid prefiere que Marcos Llorente, el enésimo deportista de la saga Gento-Llorente, se vaya a otro club que no sea el Atlético, para no aguantar comparaciones odiosas y ventajistas en un momento dado, cuando Marcos anote un gol o conceda un pase letal. Todos asumen que las habrá, en esta guerra cainita entre los máximos rivales.

El medio centro posee propuestas de otros equipos españoles y extranjeros, especialmente de la Premier, que sería la salida deseada por la casa blanca. Marcos Llorente, sin embargo, fuerza la situación. Quiere el Atlético. Esa decisión ha suscitado esa cumbre entre ambos clubes y el diálogo abierto. Su representante, Julio Llorente, admite que hay otras muchas opciones y también se estudian.

Lo que Marcos desea es que su porvenir se solucione este mes para comenzar la pretemporada en su nuevo equipo. No desea volar a Montreal con el plantel de Zidane y tener que marcharse después a otro club. Mientras tanto, compatibiliza sus vacaciones con una preparación física cuidada al detalle para llegar a su nuevo equipo en perfectas condiciones para ganarse el puesto.

Así lleva Marcos cuatro años. Cuatro veranos de preparación minuciosa, sin perder la forma. Cuatro temporadas de vida espartana, en las que se ha acostado muy pronto, a las diez y media, para dormir nueve horas cada noche y llegar a los entrenamientos en un espléndido estado físico y mental. Todo, por alcanzar su meta de triunfar al más alto nivel y llegar a la selección española. Ahora, a los 24 años, quiere dar el golpe definitivo a su carrera.