Bale, con la selección de Gales
Bale, con la selección de Gales - EFE

FichajesEl Real Madrid rebaja a Bale a 85 millones

Su precio de partida es de 100 millones, pero el club quiere vender al galés porque Zidane no cuenta con él

MadridActualizado:

Gareth Bale no va a ser protagonista en el futuro Real Madrid. Zidane le dijo en la reunión particular mantenida en mayo que no contará con él la próxima temporada y que su descarte en los últimos partidos de la pasada Liga fue la advertencia de lo que sucederá a partir del 17 de agosto, cuando nazca el siguiente campeonato. El galés responde por medio de Jonathan Barnett, su apoderado, que le restan tres años de contrato y no piensa moverse del Real Madrid. El representante ha llegado a decir que, si no le quieren, le paguen los tres años y adiós. Es una táctica de presión para dilatar la situación. Bale es el primero de la lista de transferibles del club, que posee 37 futbolistas y debe colocar a doce. Y ambos, Bale y Barnett, lo saben.

La casa blanca pidecien millones de salida por el británico, pero admitirá un mínimo de 85 millones para alcanzar un acuerdo, dada su ficha. El número once no piensa perder dinero en una operación y su entidad cuenta con ello para negociar.

Huida hacia delante

Barnett defiende a su representado y manifiesta que no se moverá, pero es una huida hacia adelante. Zidane pasará del dicho al hecho, no es hombre de palabras huecas, y ya lo ha demostrado en el tramo final de la Liga, cuando Gareth se quedó en casa tras el partido de Vallecas, en aquella ridícula derrota por 1-0, y no volvió a disputar ni un minuto. El entrenador dejo entrever que no volvería a jugar más en el Real Madrid. Barnett sabe que va en serio. Y no puede permitir que el valor de su futbolista descienda como la espuma paulatinamente. Tiene que buscar el cambio.

En el Madrid le avisan a Bale: que no intente seguir hasta principios de la Liga para comprobar en las primeras jornadas lo que ya le han dicho. No jugará. Los fichajes de Hazard y de Rodrygo, contratado hace un año y cedido al Santos hasta hoy, dicen claramente que el puesto del británico será ocupado por ambos y por Vinicius, que ya le quitó la titularidad en la pasada campaña. Quedarse en esas condiciones será un golpe para el valor de mercado del delantero. Cumple la treintena en julio y con esa edad no es conveniente pasar un año en el ostracismo. Retrasar la realidad al mercado de invierno o al verano de 2021 solo significará su devaluación total.

Es otro Bale

Barnett se ve obligado a tomar cartas en el asunto y a concienciar a Bale de la conveniencia de marcharse. Y la posición de Gareth, relajado, sin preocuparse de su situación, a quien preocupa es a su apoderado, que observa lo que el Real Madrid ha constatado hace tiempo: no muestra interés por jugar. Así se lo han dicho al agente.

No es el Bale que decidió la Copa de Mestalla ni el que marcó goles determinantes en las Champions de Lisboa y de Kiev. No es el Bale que decidió la Champions de 2016 cuando anotó el tanto clave que eliminó al Manchester City en el Bernabéu, ni el que marcó en el Mundial de Clubes de Marruecos. Es otro Bale, sin ambición, el que ha demostrado indisciplina ante Zidane hace un año y ante Solari en la actual temporada cuando no era titular. Bale debe cambiar el chip. El Real Madrid ya se lo ha quitado. Está en venta, en primera línea de salida. Si se queda, el mayor perjudicado será él mismo.