Márquez y Lorenzo
Márquez y Lorenzo - EFE
MotoGP

Márquez: «El gallo se tiene que ganar el respeto en la pista»

Los pilotos de Honda hablan por primera vez sobre la temporada que empieza el 29 de marzo

Actualizado:

MotoGP anda revolucionado con este nuevo equipo que se ha presentado bajo el color naranja de Honda Repsol. Marc Márquez y Jorge Lorenzo inician una temporada llena de ilusiones para reivindicarse como el dream team que son sobre el papel. Aunque ninguno de los dos ha comenzado el año de la mejor forma posible. El de Cervera todavía se recupera de la operación de hombro y el de Palma se rompió la muñeca hace unos días. Pero los dos están preparados para afrontar un 2019 lleno de incógnitas.

«La operación se complicó un poco porque vieron que había más cosas rotas que las que pensábamos en el hombro. Se inició una recuperación larga, con una media de cinco horas y sin saltarme ni un día. La voluntad de Carlos, el fisio, que se vino a vivir a Cervera se hizo más amena, pero agota más mentalmente que físicamente. Ves que un día avanza mucho y otra semana no avanza nada. Ahora estoy más animado. Veo que voy cogiendo alguna pesita de 3 o 4 kilos y algo de movilidad. Lo importante es buscar un objetivo: Qatar, pero quiero estar lo mejor posible para esas pruebas», aceptó Márquez, que lo pasó mal en este invierno, el más aburrido de su vida.

El aterrizaje de Lorenzo, con una rotura en la muñeca de la que todavía se recupera, fue plácido, según las propias palabras del balear: «He tenido cuatro compañeros diferentes, pero la situación es parecida. En Yamaha, cuando llegué, estaba Valentino Rossi en su mejor momento. Teníamos que luchar por el título con un piloto que ya había probado mucho la moto. Esto es parecido. Porque Marc ya conoce muy bien la Honda. Es complicada la adaptación a las motos de MotoGP. Tengo muchas cosas que aprender de Márquez. Estoy feliz y encantado de estar en este equipo pero también llego con la humildad de ir poco a poco y seguir aprendiendo».

¿Qué ha notado de esta nueva Honda? «Cuando puse la mano en la Honda, lo primero que noté es que la moto es más pequeña que las que he tenido. Eso es buena porque la tienes más cerca del cuerpo. Y lo mejor es la entrada en las curvas. Lo elegiría como los puntos mejores de la Honda».

Aunque de lo que también se habla, y mucho, es de si los dos mejores pilotos de los últimos años serán capaces de crear la dinámica de trabajo positiva para llevar a Honda a un nuevo título olvidando las expectativas y la personalidad individual de cada uno. «Creo que se exagera mucho. Ganar queremos los dos, pero solo puede ganar uno. Los dos queremos lo mejor para el equipo. Tendremos nuestros más y nuestros menos y eso será positivo porque significará que estamos los dos luchando por las victorias. Tuve mis roces con Dani Pedrosa, pero se quedaron en el box». «No creo que haya que hacer drama de esta situación. Dos personas diferentes que pensamos diferente y una de ellas es la manera en que afrontamos las carreras y los adelantamientos. Marc tiene su manera de pensar y yo la mía. Podemos tener nuestros roces en pista con dos pilotos al mismo nivel y también fuera de ella. Pero a partir de 2014 y 2015 comenzamos a hablar y a tratar fuera de las carreras. Nos hemos llevado perfectamente. Pero somos dos personas que afrontamos la vida diferente y queremos quedar por encima del otro. El equipo está por encima de los pilotos. Intentaremos que haya los menos problemas posibles», afirmó Lorenzo.

¿Compartirán detalles? «Creo que compartiremos gallinas o datos. Algunas cosas sí y otras no. porque cada uno tiene sus manías y su estilo de pilotaje que no funciona en el otro y no puedes compartir. Lo de los dos gallos en el gallinero saca más lo negativo que lo positivo que puede aportar esto, que es mucho. Tener dos pilotos fuertes y campeones hace crecer el nivel, evolucionar, aprender cosas nuevas, que no se relaje el otro piloto, dar más de sí. El pique que podemos tener es natural. No tienes excusas de no ganar porque tienes la misma moto. Yo me retiraré mucho antes que él, nuestra rivalidad le hará crecer», continuó el balear. «El primer rival es el compañero de equipo. Tienes las mismas armas y es la referencia. Muchas veces nos ayudaremos mutuamente sin saberlo, a crecer el nivel. Es bueno para la moto que vaya desarrollando. El gallo se tiene que ganar el respeto en la pista», comentó Márquez.