Imagen de archivo de sustancias anabolizantes incautadas por la Policía Nacional - |Vídeo: AT

Desmantelada en Valladolid una red que suministraba productos dopantes a aficionados al fitness

Han detenido a 14 personas después de registrar más de diez viviendas y se han incautado 25.000 dosis de sustancias anabolizantes

Actualizado:

La Policía Nacional ha detenido a 14 personas, como presuntos autores de delitos contra la salud pública y de pertenencia a grupo criminal, por distribuir medicamentos ilegales para mejorar las capacidades de los aficionados al fitness. En la operación se han incautado, además unas 25.000 dosis de sustancias anabolizantes, 700 gramos de hachís, 15 gramos de marihuana, 53 de cocaína, 24.000 euros en efectivo y diferentes dispositivos móviles y electrónicos, entre otros efectos.

Los detenidos componían una organización criminal que, además de dedicarse a esta actividad, traficaba con sustancias estupefacientes principalmente cocaína. El principal investigado disponía de un supuesto «consultorio médico» en su propio domicilio de Valladolid, donde suministraba las sustancias medicamentosas a sus clientes. Allí mismo diseñaba las terapias y les inyectaba los productos.

La investigación comenzó hace unos seis meses, señalan desde el cuerpo de seguridad estatal a través de un comunicado remitido a Europa Press, cuando los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de una organización criminal dedicada a la importación, almacenamiento y venta de sustancias anabolizantes, así como a la venta al por menor de sustancias estupefacientes.

Tras varias gestiones, los investigadores constataron que el centro neurálgico de operaciones se encontraba en Valladolid, ciudad desde donde dirigían la adquisición, almacenamiento y suministro de medicamentos dopantes destinados al incremento del rendimiento y la masa muscular de deportistas.

Los investigados compaginaban esa actividad delictiva con la venta al por menor de sustancias estupefacientes, especialmente cocaína, ocultando sus actividades ilícitas bajo una estructura legal de venta de productos nutricionales.

El grupo desmantelado tenía un claro 'modus operandi' y desarrollaba su actividad delictiva en varias fases. La adquisición de los medicamentos se realizaba por diferentes vías, siendo la principal y la más relevante de todas ellas la que les abastecía desde Portugal, aunque también utilizaban otros distribuidores nacionales a un nivel inferior.

Posteriormente los productos eran almacenados en los propios domicilios, trasteros o garajes para ser distribuidos por todo el territorio nacional, entregándolos en mano o a través del envío de paquetería.