Chinto Mordillo fue luchador y ahora es entrenador, mánager y promotor de artes marciales mixtas
Chinto Mordillo fue luchador y ahora es entrenador, mánager y promotor de artes marciales mixtas - ABC
Artes Marciales Mixtas

Chinto Mordillo: «Hay mucha más violencia en el telediario que en las MMA»

El mánager y promotor barcelonés hace un repaso de su extensa carrera y analiza con ABC la situación de las artes marciales mixtas en España

Actualizado:

«Vivir es luchar y luchar es vivir», retumba continuamente en la mente de Jacinto Mordillo Morante, más conocido como Chinto Mordillo (Barcelona, 1969). Una frase que se ha convertido en la filosofía de una persona que no entiende la vida de otra forma. «Soy un artista marcial», asegura el que se ha convertido en un mánager y promotor de artes marciales mixtas (MMA) de referencia en España. Antes fue luchador y es entrenador e instructor. Empezó haciendo kárate, taekwondo y judo en los años 80. A los 16 años ya competía y fue campeón de España y de Europa en una época en la que no había mucho artista marcial. «Siempre me ha atraído», cuenta Chinto desde su cuartel general, que ha trasladado a Guadalajara tras vivir en las islas Canarias para tratar de «crear afición en el centro de la Península». En la escuela que regenta, el Meguro Castilla, donde recibe a ABC, se respira un ambiente de Samurái. «Respeto y honor», incide. Su despacho, decorado con credenciales de eventos de todos los continentes y vitrinas reventadas de trofeos, es el tatami perfecto para esta amable batalla dialéctica. Luchemos.

Tiene una carrera profesional muy extensa. ¿Qué deportes de contacto ha practicado?

Soy el único español que ha competido en los cinco continentes varias veces y el único que ha luchado durante cuatro décadas. He competido en todos los deportes que se pueden practicar en un ring o en una jaula. Tengo 119 peleas profesionales. Del karate pasé al boxeo, del boxeo al kickboxing y luego al muay thai. Cuando estaba viviendo en Tailandia fue cuando empezaron a salir los combates sin reglas, el famoso valetudo de la familia Gracie y fue cuando de verdad empecé a querer mejorar como guerrero. Siempre he querido ser el mejor guerrero. Tengo varios danes en todos los artes marciales, pero desde hace 15 años me dedico exclusivamente a las MMA.

Eso en cuanto a competidor, porque también es entrenador, promotor y mánager de luchadores...

Así es. Soy instructor, profesor y maestro, porque cada cosa a su tiempo. He tenido varias escuelas, con muchos campeones de España, de Europa y del Mundo. Actualmente represento a los mejores luchadores de habla hispana por eso mi equipo se llama España Imperial. Tengo portugueses, venezolanos, argentinos, colombianos... y sobre todo españoles. Llevamos peleadores por todo el mundo a los mejores eventos cada fin de semana. Como maestro tengo varios campeones también.

Según he leído en su biografía, cometió fallos graves y acabó en prisión... ¿cree que las artes marciales le ayudaron a salir de esta situación?

Por supuesto. Nací en Santa Coloma en Barcelona en aquella época de los 70 y los 80 donde era el extrarradio de la ciudad más industrial de España que era Barcelona. Había muchos problemas con los jóvenes, con las pandillas, era la época de 'El Torete' y 'El Vaquilla', los skins, los punks... Empecé ir al fútbol también... en fin, las artes marciales me cambiaron totalmente. Con el paso de los años, fui tres veces campeón del mundo. Yo era el mejor luchador del mundo en mi peso, no es lo mismo ser campeón del mundo, que ser el mejor luchador del mundo. Estaba muy frustrado porque había veces que me nombraban o nominaban para ser el mejor deportista de Barcelona y siempre perdía por algún futbolista o tenista u otro deporte que tuviera más aceptación en España. Mientras en otros países del mundo éramos verdaderos deportistas de élite, por eso siempre hemos tenido que viajar fuera. Cuando me frustré tanto trabajé de guardaespaldas en Ibiza y en Marbella, con varias personas que no tendría que haber conocido nunca. Yo digo que maestro es aquél que hace que los demás sean mejor que uno mismo, yo soy maestro de las cosas que tú tienes que hacer, y también lo soy de las que no debes hacer. Yo tuve un problema y gracias a las artes marciales volví a encauzar mi vida y fui dos veces más campeón del mundo diez años más tarde y con diez kilos más.

¿Y de dónde surge esa pasión por las artes marciales?

Toda mi familia ha hecho kárate toda la vida. Al principio del kárate en España estaban las películas de Bruce Lee y había una pequeña escuela que era la del maestro Gali en Barcelona, luego cambié de estilos... Pero básicamente siempre he querido ser un guerrero. Siempre he querido ser el mejor, quizá porque nací en un barrio humilde y en una familia humilde y siempre he querido superarme a mí mismo. También es verdad que mi familia me ha enseñado a que vivir es luchar y luchar es vivir.

Usted es de las personas que más luchan porque las MMA españolas tengan reconocimiento tanto nacional como internacional. ¿Cómo es su día a día?

La verdad es que conozco todo lo que hay que hacer en el mundo de las MMA. Desde ser peleador hasta promotor, pasando por mánager, profesor, instructor... En mi día a día me levanto muy pronto porque con tantos viajes estoy siempre con los cambios de horario. Me levanto a las 6 de la mañana y ya estoy trabajando en el ordenador o con el teléfono. Gracias a las redes sociales ahora todo es mucho mas fácil que antes. Siempre que me levanto tengo seis o siete promotores distintos pidiéndome luchadores, estoy diciendo que no a muchos de ellos porque no nos convencen los nuevos promotores que son neófitos o que son intrusos en el mundo de las MMA. Como ven dinero pues aquí hay promotores por todos lados.

Si estoy en España siempre me baño en la piscina, sea invierno o verano, el agua está helada, pero lo necesito. Luego doy clases y hago un poco de deporte, ya no entreno como antes, ahora soy un «empresario» y siempre estoy atendiendo las llamadas y negociando. Si encima tengo que hacer un evento encima eso se multiplica. Vivo de las MMA, como de las MMA, que hay pocas personas que lo puedan decir. Yo no como de la escuela, como de las competiciones.

Antes era distinto, estaba «25 horas» al día practicando MMA, con la mente, con el sueño, con todo... Cuando eres competidor tienes que ser egoísta, pensar en ti mismo, cuidarte a ti mismo. Cuando eres como yo soy, cuido a los demás, les doy trabajo (combates) a los demás y como ves ya no me cuido a mí mismo (risas).

Dice que come y vive de ello, ¿realmente se puede vivir con esto en España?

Yo lo hago, pero también te digo que hay pocas personas que se dediquen tanto en cuerpo y alma. He vivido de la competición cuando competía, he vivido de la docencia con las escuelas que tengo y cuando no he tenido escuela que ha sido en un breve espacio de tiempo que hemos hecho la mudanza de Gran Canaria a Madrid, porque esto son las afueras de Madrid (se refiere a Guadalajara).

Vivo de la competición, pero claro tengo muchos luchadores y me llevo una comisión de cada uno de ellos evidentemente. Por algo eso que dicen de «no Chinto, no fight». Un peleador puede estar durante siete u ocho meses parado y... ¿de qué comen? Yo les intento dar peleas. Por ejemplo, Teto Terranossa o Felipe «El Negro», ellos pelean cada mes dos o tres veces. Son jornaleros y se ganan la vida con sus peleas.

Suena bien, pero todavía debe ser complicado organizar un evento en España. Para usted, en su faceta como promotor, ¿qué dificultad le entraña organizar una velada en nuestro país?

Nosotros hemos montado en eventos en Barcelona o en Valencia y allí era mucho más sencillo que en la Comunidad de Madrid. Hemos creado una serie de hábitos en la gente y conocen la lucha y las MMA gracias a tantos años invirtiendo nuestro trabajo y nuestro dinero allí. Después emigramos a las islas Canarias, donde hemos montado eventos en cinco de las siete islas de allí. Es mucho más fácil porque todo el mundo conoce la lucha. Allí tienes en la televisión la lucha canaria, tienes posiblemente las mejores escuelas de jiu-jitsu de Europa... En Madrid es más complicado. Hay una cosa que no entiendo que es cómo los niños pequeños no pueden ir a ver un arte marcial o un combate de boxeo cuando sí que pueden ir a ver una corrida de toros y... ¡ojo, que yo soy taurino! Cuando un combate es lo más noble que le puede pasar al ser humano, el espíritu de lucha. Vencerse a uno mismo. Lo complicado es crear afición, esa es la clave.

Por eso nosotros hemos venido a la zona centro de la Península para que las MMA sean tan populares como lo son en todas las grandes capitales del mundo. En otros países hay televisión y otros medios, ayudas de los patrocinadores... aquí no, estamos totalmente solos. Y aquí los cuatro o cinco eventos grandes que se han montado han perdido mucho dinero. Uno, porque no saben hacer las cosas y se creen que haciéndolo a lo grande van a triunfar y hay que ir pasito a pasito. Nosotros llevamos mucho tiempo haciendo veladas en Madrid, Guadalajara... y nos está costando mucho trabajo que la gente coja el hábito de ver las MMA. Gracias a medios como vosotros y periodistas como tú, tenemos la oportunidad de darnos a conocer y que la gente conozca nuestro arte, nuestro show, nuestro espectáculo y hasta ahora no se veía aquí. En Madrid hay tradición de boxeo, muay thai y kickboxing y muchos promotores y eventos, pero en nuestro último evento conseguimos llenarlo.

«Las artes marciales tanto de manera lúdica como de competición primero deberían enseñar que la humildad es la base todo»

Quizá uno de los problemas sea el exceso de eventos que hay en España. El público está muy repartido y ninguna empresa consigue canalizar a todo ese espectador potencial...

Yo estoy en contra del intrusismo, las cosas se deben de hacer bien. Yo no me pongo a dar clases de abogacía porque ni tengo los estudios ni los conocimientos, yo hago y vivo de la que es mi profesión. Lo que más nos cuesta para la promoción en Madrid es que la gente no nos conoce todavía. No estamos reconocidos como deporte todavía. Hay más de 30 países en el mundo donde las MMA sí son un deporte oficial. El último ha sido Alemania, que ahora vamos a ir a los campeonatos de Europa que son el 7, 8, 9 y 10 de diciembre. Ellos sí que tienen su reconocimiento oficial, sus ayudas y subvenciones. Aquí en España están secuestradas entre comillas.

En países como Rusia la federación de lucha las absorbió, junto a la de sambo, de grappling... y son deportes distintos. Nosotros pertenecemos a WMMAA, que es la federación mundial, cuya sede está en el Comité Olímpico en Mónaco. Esta federación ha conseguido que en un numerosos países las MMA sean reconocidas como deporte oficial. Aquí no existimos, simplemente hay en la federación de lucha un pequeño departamento mal manejado. Porque si la federación es de tenis, ustedes tienen que preocuparse por su tenis, no del fútbol, sí son deportes que se juegan con pelotas, pero totalmente distintos, porque está demostrado en el COI que son deportes soberanos, autosuficientes y distintos.

Pues las MMA, poco a poco van ganando más espacio, vamos a intentar conseguir la unión a través de nuestra asociación en España. A través de las reuniones que estamos buscando e intentando conseguir con la federación de lucha, porque nuestra relación es buena, pero... ¿por qué no se preocupan más por llevar a sus luchadores a los Juegos Olímpicos en vez de intentar chupar de la teta de las MMA, cuando hace unos años salieron en la TV diciendo que era una cosa de salvajes? Hay que ser consecuente con los actos de cada uno.

Hablando de las opiniones que toman las MMA como algo salvaje. Hay voces que aseguran que este deporte en España es un mundo turbio y relacionado con la delincuencia o la macarrería. ¿Qué opina de esto?

En mi escuela tenemos abogados, opositores a jueces y fiscales, policías, geos, médicos, abuelas e incluso niños. Tenemos gente de todos los niveles sociales y hacen MMA. Las artes marciales tanto de manera lúdica como de competición primero deberían enseñar que la humildad es la base todo. Las artes marciales empiezan y terminan en la humildad. Sí que es verdad que gracias a estos intrusos tanto como promotores, como profesores y competidores en los deportes de combate nos han echado mala fama. Las MMA son para todo el mundo a todos los niveles. Las artes marciales son ética y respeto con uno mismo, reflejándose ese respeto hacia los demás.

La parte de la competición dentro de la jaula no tiene nada que ver y mucho menos la parte del show de que un competidor no respete a otro, eso es todo para vender... En países como Rusia o Japón eso está prohibidísimo. No se permite, artes marciales son artes marciales. Dos hombres que luchan y que gane el mejor, eso debería ser así, pero no podemos luchar contra todo esto. El fútbol también tiene mucha violencia fuera del campo y no es culpa de los jugadores sino de la afición.

Hablemos de su faceta como promotor de eventos. Usted tiene una marca: «Hombres de Honor», ¿cómo nace?

«Hombres de Honor» tiene unos cuantos años. Ya vamos por la edición número 90. Sí que es verdad que al principio lo teníamos que mezclar con muay thai. Con el paso de los años cada vez ha habido más MMA. Hemos hecho veladas en toda Latinoamérica, en España y en Sicilia. De hecho, HdH nace en Messina, un puerto cerca de Palermo en Sicilia. El nombre es un reconocimiento al «Bushido», la ley del honor y del respeto. Es un reconocimiento a la lealtad, a la veracidad y a la amistad. Se me ocurrió que podía llamarse así.

También tiene una estrecha relación con M-1 Global, tanto usted como su marca...

Lo del camino al M-1 es porque es una de las empresas más importantes del mundo y nosotros llevamos constantemente gente a pelear en M-1. Hay otros eventos que llegan y ya son el mejor evento de España y todavía no han hecho ni una edición... eso se llama marketing. O que prometen camino a algún evento grande y luego no llevan a nadie. Nosotros sí que lo estamos demostrando.

Donde concentra ahora casi todo su trabajo es en llevar a deportistas a pelear en campeonatos internacionales. ¿Qué es lo primero en lo que se fija de un luchador?

Aunque parezca mentira, si es buena persona. Yo no puedo viajar por ahí con un luchador que sé que me va a 'hacer el salto', o que mientras estoy durmiendo me va a coger dinero de la cartera, que me ha pasado, o sé que me va a dejar mal en un evento y va a ser un impresentable. Muchos son los llamados pero pocos son los elegidos.

Por eso trabajo con un nutrido grupo de peleadores que sé que son buenas personas. Ganar o perder es lo de menos. Podemos ganar y podemos perder todos. Los que ganan siempre son los que pelean en su casa, los campeones de código postal. Si sales fuera es muy probable que pierdas. Nosotros tenemos suerte que, de vez en cuando, ganamos y estamos luchando para ser un país potencia mundial en las MMA, pero la triste realidad es que todavía no lo somos. Todos los luchadores que he llevado a Rusia han terminado perdiendo, hay algunos que son súper estrellas y que de vez en cuando ganan. (Recientemente Enoc Solves, representado por Chinto Mordillo, ha conseguido una importante victoria en M-1 Global frente a un luchador ruso).

¿Y le piden algo específico los luchadores?

Trabajo. Y yo se lo doy. Todos tienen trabajo conmigo, por eso dicen «no Chinto, no fight».

Lograr que sus representados peleen en las mejores ligas mundiales ha de ser una ardua tarea. ¿Cómo negocia los combates de tus luchadores?

Las negocio en relación al rival, al evento y a mi propio representado.

Y qué me puede contar de ese proceso.

Algunos grandes campeones como son Enoc Solves, Karla Benítez, Felipe «El Negro», Javi Fuentes, Teto Terranossa u Óscar Suárez, ya tienen un nombre y me los piden para según qué eventos. Pero por normal general, un promotor que me conoce me llama y me pide un chico de un peso determinado, y yo le doy un abanico de posibilidades: desde un peleador que tiene un caché de 500 euros hasta uno que lo tiene de 3.000, y ellos ya lo eligen, siempre que a mí me interese meterlos en según qué partes.

¿Y cómo logra ganarse la confianza con la mayor competición de Rusia (M-1 Global)?

Durante mucho tiempo estuve peleando y rompiéndome los cuernos por todo el mundo. He hecho grandes amigos, porque este deporte lo que tiene es que te hace conocer a grandes personas. Con el tiempo se han vuelto mánagers y promotores y hemos conseguido quedar bien con todos ellos, aunque siempre pueden pasar cosas como lesiones o pérdida de vuelos. Pero siempre procuro que queden contentos.

Que sus luchadores compitan tantas veces en Rusia es todo un logro. Pero, ¿no ha tenido la sensación de que le utilicen para llenar carteleras, porque saben que el nivel en Rusia pueda ser bastante superior?

Antiguamente sí. A veces me llaman para sacarles del paso porque ellos saben que yo siempre tengo luchadores y los tengo dispuestos, porque los luchadores tienen que trabajar. Aquí hay gente que se llaman luchadores que no lo son, son carteleros. Están 20 años entrenando y tienes que avisarles con 20 meses de antelación para un evento y 20 días antes se lesionan... esto no puede ser. Algunos peleadores necesitan ganar dinero. Luchador es el que lucha. Es más fácil que tu te ganes 1.000 o 1.500 euros todos los meses peleando a que ganes una vez al año 3.000 euros. Conozco a muchísimos deportistas con contratos en grandes compañías y se están muriendo de hambre porque les llaman muy pocas a veces en un año.

«Es muy importante conseguir que las MMA sean reconocidas a nivel Consejo Superior de Deportes, a nivel medios y a nivel patrocinadores»

Ha viajado por todo el mundo llevando luchadores, ¿qué cree que se busca en un peleador en el exterior?

Espectáculo y sufrimiento. A los promotores les gusta que haya sufrimiento en el sentido de que no gane un peleador en el primer asalto de KO o finalización sino que en el último minuto del último asalto el tipo vaya perdiendo y de repente gane. Quieren emoción y entrega.

Miremos de puertas hacia dentro. ¿Cómo ve la cantera de luchadores españoles?

Cada vez mejor. Además poco a poco se van conociendo más las MMA. ¡Ojo! Hay gente que se pone a hacer un rato de kickboxing, un rato de jiu-jitsu... y ya dicen que hace MMA, eso no es así. Todas las disciplinas deben hacerse aplicadas a las MMA.

¿Y de los peleadores ya consagrados? ¿Cree que llegará alguno a la UFC?

Todavía no. Lo que pasó en UFC es muy sencillo. Hubo una persona ( Enrique Marín «Wasabi») que es un gran tipo y un gran luchador también que consiguió entrar allí (tras quedar finalista en el TUF) porque necesitaban probar el mercado, le llamaron para el UFC 200. Es un buen luchador, pero no es el mejor de España. Hay luchadores que se han pegado mucho más que él y que se lo han currado más, pero eso no quita que le debamos mucho a esta persona. Y yo lo quiero desde que empezó a pelear, de hecho empezó peleando en mi primer evento. Tenemos suerte que llego allí e hizo un trabajo increíble. Creo que queda mucho para que tengamos una estrella en el UFC. Otra cosa es un jornalero...

¿Y UFC llegará a España? Es complicado sin un luchador de referencia, pero en algún momento tendrán que aterrizar con el crecimiento que está experimentando las MMA en nuestro país...

Creo que no va a llegar. Es como hacer una corrida de toros en Siberia. A nadie le importa eso. Aquí todavía no importa lo suficiente la UFC. Una compañía grande como UFC para perder 150.000 dólares o incluso más en un evento en España no creo que lo vaya a hacer... no hay afición todavía. Ojalá me equivocara, ojo no hay que confundir la realidad con mi sueño. «I have a dream». Yo tengo el sueño de que llegue UFC y M-1 a España, pero todavía va a ser muy complicado.

Como entrenador, ¿cree que falta conceptualizar las MMA como un todo y no practicarlo como diferentes disciplinas: boxeo, kickboxing, jiu-jitsu...?

Soy de los que opina que si tu profesor no se ha tirado a la piscina no te puede enseñar a nadar, por mucho que se haya duchado. Hay que tener el concepto que hay gente que son muy buenos en jiu-jitsu y son malos en el golpeo, por ejemplo. Hay que hacerlo aplicado a las MMA e intentar conseguir el nivel técnico, de fuerza, sacrificio y superación necesario. El 60% de cada cualidad es el luchador perfecto. Y sobre todo disciplina y educación marcial.

Volviendo a los eventos. Es una evidencia que no existe una buena relación entre los que promovéis veladas en nuestro país. Esto puede derivar en una competencia insana...

Sí es cierto. No creo que sea una competencia insana, pero sí que puede ser algo desleal. La competencia siempre viene bien. Por ejemplo, yo siempre he querido ser el mejor, no lo puedo negar. He sido competidor, luchador... soy un guerrero y evidentemente soy competitivo, va dentro de mí, es intrínseco. Yo conozco todos los palos y cimientos necesarios para ser promotor de MMA. Hay algunos empresarios que no tienen nada del mundo marcial y se meten en esto porque creen que van a conseguir dinero. Invierten e invierten y llega un momento que desaparecen porque siempre los ha habido. Yo siempre les he echado una mano a todos estos promotores pero llega un momento en que faltan el respeto marcial. Tú no puedes llegar al fútbol argentino y decir que Messi o Maradona no sirven para nada o que ya están obsoletos. Tienes que deber un respeto a esa escuela, eso se llama humildad y las artes marciales empiezan en la humildad y terminan en la humildad.

En cuanto a sus proyectos, estará desarrollando alguno nuevo actualmente, ¿no?

Es fundamental conseguir que las MMA sean populares en la «capital del Imperio», en el centro de la Península. Es muy importante conseguir que las MMA sean reconocidas a nivel Consejo Superior de Deportes, a nivel medios, a nivel patrocinadores... No solamente como dos luchadores midiéndose en la jaula, sino a nivel colegios y escuelas porque nosotros en las escuelas no enseñamos a pegar, enseñamos a luchar por conseguir una mejor educación, un mejor modo de vida... Ese es el espíritu de lucha que intentamos inculcar. Que las MMA sean reconocidas como lo que son: artes marciales, y no un show donde cualquiera pueda venir y gastarse 20 euros y querer ser el rey de las MMA en España.

También preside una asociación, cuéntenos cómo se organiza.

Tenemos una asociación con una junta directiva y es el primer año que nos hemos unificado. Hemos invitado a todo el mundo: promotores, entrenadores, peleadores... para que se unan con nosotros. Somos cerca de 35 clubes en toda España y hacemos eventos, cursos de arbitrajes, viajes con competidores... y vamos unificando criterios arbitrales, criterios de entrenamiento de metodología y pedagogía en la educación marcial.

Poco a poco estamos llamando a las puertas del Consejo Superior de Deportes. Tenemos varios abogados que están en manos de todo y contamos con el apoyo del Comité Olímpico Internacional y también de una nación tan grande como Rusia. De hecho, Vladimir Putin es el presidente de honor de la asociación. Como en tantos otros países se ha reconocido que las MMA sea reconocido como un deporte libre y soberano ellos nos prestan el dinero y los medios para intentar que las MMA sean un deporte reconocido libre y soberano en el CSD y en la nación española.

«Las artes marciales enseñan el respeto, la humildad y la educación. Hay que vencerse a uno mismo porque luchar es vivir y vivir es luchar»

Da la sensación de que las MMA españolas están muy segredadas y no se las toma enserio.

Exactamente, ese es el problema, que no hay unificación. Hay un grupo fuerte que somos nosotros los clubes más importantes de España y luego hay un pequeño comité dentro de una federación de otro deporte que es la lucha donde ellos siempre van a primar su deporte. Son un pequeño grupo de gente que se juntan una vez al año y hacen una competición, nosotros las hacemos constantemente. Como dice el Comité Olímpico Internacional, las MMA son un deporte, lucha es otro deporte. Tiene que haber una federación en España que regule las MMA como deporte libre, soberano e independiente.

¿Qué decisiones se pueden tomar para mejorar esta situación?

Nosotros vamos a tener unas reuniones regionales, aunque ya hemos estado hablando con la Federación de Lucha, pero no les ha interesado que nosotros, que somos las verdaderas MMA de España, llevemos el control de este deporte dentro de su federación. Hay dos grandes federaciones internacionales potentes: IMMAF y WMMAA. Acabamos de estar reunidos y se va a tratar de unificar para tener más fuerza en el Comité Olímpico Internacional, que es lo que deberíamos de hacer en España: unificarnos.

Si tuviera que hablar con un legislador de televisión. ¿Cómo le venderías las MMA para establecer este deporte en un horario de «prime time»?

Dicen que el deporte no es política, pero lamentablemente la política lo es todo en la vida. En países como en China, Japón, EE.UU. o Rusia, los chavales se educan ya desde el colegio a querer a su familia, su bandera, su patria... En España en los últimos 40 años los chavales son educados para que cada vez estudien menos, trabajen menos y tengan menos espíritu de superación y de lucha... ¿Cómo vendería yo eso a la TV? Es tan difícil, deberíamos todos volver a nacer. Preguntas a un chaval en Rusia que por qué empezó a hacer artes marciales y te dice para defender a su país, a su familia... eso en España es impensable.

Y si como legislador le dijera que no introduzco el deporte debido a que es muy salvaje, ¿qué me diría?

Hay mucha más violencia en un telediario que en las MMA. Nosotros no somos violentos, somos artistas marciales, somos deportistas que estamos totalmente preparados mental y físicamente para demostrar quién es el mejor en el deporte más antiguo que es la lucha. El sentimiento primario del ser humano es luchar. Con tus manos, con tus piernas y con tu inteligencia. Eso es bonito, no es violencia, es un deporte noble porque al terminar nos damos un abrazo y nos vamos juntos a cenar, con un respeto y una educación que no se ven en otros deportes.

¿Qué valores cree que persiguen las MMA?

Las artes marciales enseñan el respeto, la humildad y la educación. Hay que vencerse a uno mismo porque luchar es vivir y vivir es luchar. Hay que luchar para conseguir nuestros sueños. Aunque un soldado venza a mil guerreros en mil batallas, aquél que se vence a sí mismo es el más grande de los guerreros.

Y a ese niño que sueñe con ser una mega estrella de las MMA, ¿qué le diría?

Primero hay que saludar. Primero se saluda y luego se entra al 'dojo', que es el lugar donde se aprenden artes marciales.

Si tuviera que hacer autocrítica en las MMA nacionales. ¿Cuál sería?

Buena pregunta. (Piensa). Los egos de cada uno de nosotros. Hay muchos egos y puedo entender el ego de un competidor que se ha roto la cabeza, que ha entrenado, que se ha peleado y ha sufrido muchísimo para llegar donde está, pero no puedo entender el ego de alguien ajeno a esta forma de vida, que venga aquí solo porque vé dinero. El problema es que falta humildad.

Pensando en los luchadores, que son los verdaderos protagonistas de este deporte. ¿Cree que habría que modificar la normativa acerca de los cortes de peso? Se pone en juego su salud...

Tienes toda la razón. Aquí hay una cosa que se llama miedo y como algunos tiene miedo a competir en un peso más cercano al suyo real, se juegan la vida haciendo unas dietas y unos recortes de peso en diez días para bajar categoría brutales, porque tienen miedo a enfrentarse a alguien un poco más grande que ellos. Se ven muchos accidentes por estos recortes de 15 o 20 kilos tan brutales.

Tenemos en estos momentos una situación política muy convulsa. Como barcelonés, no sé si querrá opinar acerca del conflicto que se está viviendo actualmente en Cataluña...

La situación que tenemos actualmente es una tergiversación de la historia. Una manipulación de la familia Pujol. El día 11 de septiembre no existía hasta que murió Franco, Pujol mismo puso la fecha que a él le interesaba, cuando lo único que hizo esa familia ha sido robar y robar. Yo soy barcelonés, soy español. He sido víctima de la mala educación que nos daban en los colegios porque siempre decían que Madrid era inferior a Barcelona tanto cultural, económica e industrialmente. Cuando yo he venido a Madrid y siempre me han tratado muy bien y me enamoré de Madrid la primera vez que lo vi. Era todo mentira. Los chavales crecen con la bandera esa que se han inventado (la estelada) y crecen con el odio a los español y a España. Están siendo marionetas manipuladas por esos poderosos..

Hay una frase un tanto poética que dice: apunta a la luna porque si fallas aterrizarás en las estrellas... ¿Hacia dónde apunta Chinto Mordillo?

Siempre he querido ser el mejor en todo lo que hago, lo he intentado y en algunas cosas lo he conseguido y en otras nunca he tirado la toalla. Todavía me queda mucha guerra por dar. No he querido retirarme como competidor aunque físicamente ya no puedo ni con mi alma, con tantas horas de avión y tantos buffets libres en los hoteles pues he engordado 30 kilos... (risas). Intento ser cada vez mejor persona y mejor educador, que haya más paz a mi alrededor. Eliminar lo malo de mi vida y sobre todo quiero que los que estén conmigo sean felices y consigan sus metas.

¿Cuál ha sido su mayor victoria? ¿Y su mayor derrota?

Mi mayor victoria conocer a mi mujer (Karla Benítez). Mi mayor derrota cuando pensé en retirarme de la competición y acabé en el mundo de la seguridad privada, de la noche... y acabé en la cárcel.

Dígame que le han aportado las MMA después de tantos años.

Todo. Mi forma de vida y mi forma de ser. La seguridad en mí mismo, la templanza, la educación y el respeto. Llevo toda la vida siendo artista marcial y sigo estudiando artes marciales, aprendiendo técnicas nuevas.

En su biografía hay una frase que reza: «Cierra los ojos y piensa en lo que has hecho hoy». Si usted cierra los ojos y piensa en los que ha hecho durante su vida. ¿Qué conclusiones sacaría?

He sido muy feliz, he hecho lo que he querido. Nadie me ha mangoneado y he sido libre como el viento, estando con las personas que he querido y puedo estar tranquilo. Soy un luchador y el espíritu de lucha me lo dieron las artes marciales. Persigue lo que te propongas y lo conseguirás. La fuerza motriz más importante de la historia del ser humano no es la energía nuclear, es la voluntad.

Entonces, ¿todo ha merecido al pena?

Sí, todo ha merecido la pena. A veces la gente me oye quejarme: «Joder acabo de llegar y ya me tengo que ir»... Pero esto mola.

¿Piensa algún día en jubilarse?

Jamás. Morir en el combate es el mayor honor.