A la derecha de la imagen: el español Enrique Marín «Wasabi», En el centro: Kevin Gastelum, el entrenador
A la derecha de la imagen: el español Enrique Marín «Wasabi», En el centro: Kevin Gastelum, el entrenador - FACEBOOK
Artes Marciales Mixtas

«The Ultimate Fighter», la inagotable cantera del UFC

La mayor competición de artes marciales mixtas del mundo utiliza un reallity de televisión para nutrirse de futuros campeones

Actualizado:

Son muchos los seguidores de las artes marciales mixtas que se preguntan cómo engrosa la lista de luchadores la mayor organización mundial de artes marciales mixtas, el «Ultimate Fighting Championship» (UFC). La respuesta incluye dos opciones. A través de contrataciones a organizaciones con menos calado o, en mayor medida, mediante su cantera: «The Ultimate Fighter» (TUF).

El TUF es un reality de televisión estadounidense compuesto por episodios que nació en enero de 2005 a modo de experimento financiado por los antiguos propietarios del UFC, Lorenzo y Frank Fertitta. El objetivo de estos hermanos era dar a conocer masivamente una compañía que, por aquel entonces, estaba en un proceso de crecimiento, además de nutrirse de los mejores deportistas en esta disciplina con el filtro que supone haber participado bajo la presión mediática y bajo la supervisión de peleadores del más alto nivel.

La mecánica del TUF es sencilla: el UFC selecciona a dos luchadores ya consagrados dentro de la organización para que cada uno de ellos forme un equipo. Estos escogen a los peleadores que previamente han superado unos duros procesos de selección. Una vez completados ambos bandos, el reality comienza. En ocasiones existen dos divisiones de pesos y en otras solo una. Todos los participantes conviven durante semanas en unas instalaciones en Las Vegas en Nevada (EE.UU.). Allí entrenan y compiten entre ellos con el fin de proclamarse vencedor del concurso ya que al final del camino está esperando un jugoso contrato del UFC.

Como todo experimento lo importante son los resultados y estos han sido efectivos y satisfactorios. «The Ultimate Fighter» es muy apreciado por la compañía estadounidense que considera que ha sido fundamental para su supervivencia, crecimiento y expansión. Tanto es así que gran parte de los luchadores que hoy compiten en UFC o que ya lo han hecho procedían del TUF. Incluso muchos de ellos son o han sido campeones en diferentes divisiones de la organización. De hecho, debido a la experiencia que adoptaron en el reality, algunos son llamados a participar, pero en la posición de entrenador.

La empresa estadounidense de artes marciales mixtas continúa con un crecimiento vertiginoso desde su nacimiento (se vendió recientemente por 4.000 millones de dólares) y se ha expandido tanto a los países sudamericanos como a los europeos. Su cantera ha seguido el mismo trayecto y tras numerosas ediciones del TUF Norteamericano, está temporada será la tercera en la que se organiza el TUF Latinoamericano.

El mejor ejemplo de la oportunidad que supone realizar grandes actuaciones en el TUF es el español Enrique Marín «Wasabi», que quedó finalista en 2015 en la edición latinoamericana tras perder con el mexicano Erick Montaño en una controvertida decisión. Pero realizó un gran combate y el UFC le dio la oportunidad de pelear el pasado julio frente a la estrella emergente de la compañía Sage Northcutt y realizó una pelea espectacular. El catalán Abner Lloveras también llegó a la final en la edición del TUF norteamericano, pero de momento no ha recibido la llamada de la mayor compañía de artes marciales mixtas.

Los inicios del TUF

El primer «The Ultimate Fighter» se emitió el 17 de enero de 2005. En esta edición los entrenadores fueron los legendarios luchadores Chuck Liddell y Randy Couture. En el lado de Liddell llegó a la final Forrest Griffin y a cargo de Couture saltó a la lona Stephan Bonnar. El hecho de ser un nuevo formato y el espectáculo que los luchadores sirvieron al público unido a que la emisión fue gratuita propició que millones de espectadores siguieran esta batalla, por lo que los propietarios consideraron que era un escaparate perfecto para que la organización ganase adeptos. «Es increíble pensar que estuvimos muy cerca de no estar hoy aquí. Si no fuera por lo que estos chicos hicieron no sé si habría existido el UFC como es hoy . Nunca olvidaré a estos chicos», reconoció una vez Dana White, el presidente de la empresa.

Las primeras catorce temporadas fueron retransmitidas por Spike TV. Los ejecutivos de UFC vieron un filón en este reality, pero tuvieron que transformarlo y adaptarlo para que no resultase monótono. Un ejemplo de ello fue que, en la novena edición, introdujeron una fórmula de enfrentamiento entre dos países: Estados Unidos contra Reino Unido. Este tipo de triquiñuelas permitió llamar la atención del mercado europeo. Otro momento cumbre dentro del TUF fue durante la décima temporada en la que compitió el fallecido Kimbo Slice. Su combate contra Roy Nelson permitió que los descomunales niveles de audiencia reportaran unos beneficios de más de 6 millones de dólares. En 2011, se anunció un acuerdo con la cadena estadounidense Fox, poniendo fin así a 6 años de una colaboración muy beneficiosa. Desde septiembre de 2013, la serie de artes marciales mixtas se retransmite por el canal Fox Sports 1. La inagotable cantera del UFC sigue en marcha. Y esperan que por muchos años más.