La estatua del genovés en Barcelona
La estatua del genovés en Barcelona

De fábula a ciencia: El «Colón catalán» se cuela de polizón en Salamanca

Una asociación catalana que niega el origen genovés del marino tomará parte en el Congreso de Americanistas

Madrid - SalamancaActualizado:

Imagine que es historiador y que, después de haber cursado cuatro años de carrera, realizar un máster y haberte doctorado, alguién le dice que el descubridor de América, Cristóbal Colón, no nació en Genova, sino en el seno de una familia burguesa catalana. Llegados a este punto, olvide todas las crónicas y documentos que han pasado por sus manos, porque la Niña, la Pinta y la Santa María no partieron desde la localidad onubense de Palos de la Frontera en busca de las Indias, a pesar de la profusión de fuentes históricas sobre el tema. Por el contrario, las carabelas zarparon desde Pals, un pequeño pueblo ubicado en el Bajo Ampurdán.

Pues bien, precisamente esto es lo que sostendrá el Círculo Catalán de Historia -una asociación creada en 2008 con el objetivo de «promover la recuperación de la memoria histórica mediante el conocimiento de la historia de Cataluña»- durante su intervención del próximo viernes en el 56º Congreso Internacional de Americanistas que se celebra en la Universidad Salamanca. Un encuentro en el que participarán 5.000 expertos venidos de 58 países y en el que, al parecer, también habrá sitio para ponentes que no han realizado ningún estudio sólido ni aportado pruebas de ningún tipo sobre sus teorías; muchas de las cuales han sido descartas de plano por la comunidad de historiadores, como es la del origen catalán de Colón.

«Es increíble que un congreso tan multitudinario con simposios simultáneos no pase el filtro que debería», explica a ABC la académica de la Historia y americanista Enriqueta Vila. La historiadora critica que este tipo de contenidos tenga cabida dentro de un ciclo de conferencias al que, en teoría, acuden expertos. Lamenta, además, que todavía a día de hoy se siga dando crédito a teorías más que descartadas como la del origen catalán del descubridor de América: «No es nuevo que se diga que Colón era catalán. Algo que es completamente absurdo y está probado fehacientemente. ¿Qué pretenden?, si fue la Reina de Castilla, Isabel la Católica, la que se empeñó en la empresa».

En el congreso son conscientes del revuelo que está causando la llegada del Círculo Catalán de Historia a la Universidad de Salamanca este viernes. La asociación aportará dos ponentes a la cita, su presidente Joaquim Ullan Martorell y la tesorera Eva Sans.

Cuando ABC se pone en contacto con la organización del congreso para preguntar cómo es posible que una asociación sin ningún bagaje en el estudio de la Historia acuda a un encuentro internacional de expertos, esta se niega a responder. Sin embargo, fuentes próximas a la organización explican que en un congreso con más de 4000 ponencias se puede colar algún error y teorías sin contrastar pueden pasar el corte. Desde que los extraterrestres construyeron las pirámides, hasta que el Dorado existe y acaba de ser descubierto.

Otras fuentes, relacionadas directamente con el congreso, aseguran a ABC que este se está desarrollando sin contar con ningún tipo de filtro. Afirman que son los coordinadores los que eligen a los ponentes y que ningún comité científico los aprueba. Como demuestra que los miembros del Círculo estén ubicados en mesas destinadas a debatir sobre antropológía y religiones, coordinadas por Elio Másferrer Kan, antropólogo del INAH mexicano.

A pesar de que los historiadores tienen claro que afirmar que Colón era catalán no tiene sentido, el presidente del Circulo Catalán de Historia, Joaquim Ullan, explica a ABC que tampoco lo tiene creer que el marino nació en Génova. «El tema de la genovesidad de Colón hace un siglo que está demostrado que es inviable. No se soporta documentalmente», dice Ullán sin aportar ninguna prueba sólida al respecto.

El presidente de la asociación carga, además, contra la historia oficial y la enseñanza universitaria, a la que culpa de no explicar correctamente los hechos y de ayudar a «sostener la historiografía de un país», casi revelando su papel en todo el caso.