Las claves del robo del Códice Calixtino
La urna donde se guardaba el Códice Calixtino - ABC

Las claves del robo del Códice Calixtino

A punto de cumplirse un año de la sustracción del manuscrito, la Policía Nacional detiene al electricista de la catedral de Santiago, su mujer y su hijo

ABC.ES
MADRID Actualizado:

¿Quién tenía acceso?

El deán de la Catedral de Santiago, José María Díaz, aseguró el año pasado que únicamente tres personas -dos colaboradores y él mismo- tiene acceso a la caja fuerte en la que se custodiaba el Códice Calixtino, al tiempo que afirmó que «quien se lo llevó sabía de que se trataba y como llegar a él».

¿Cuándo se dieron cuenta?

Según Díaz, el medievalista de la Catedral se percató el martes 5 de julio de 2012 de la ausencia del Códice Calixtino de la caja fuerte en la que se custodia junto con otros importantes documentos, donde lo había visto por última vez «el jueves o el viernes» de la pasada semana. El deán dijo que todos los empleados de la Catedral se sienten «víctimas de un robo y de una tremenda ilegalidad» y precisó que ni las entradas al archivo, ni la sala de uso restringido ni la propia caja fuerte en la que estaba el Códice fueron «forzadas».

¿Cómo actuó la Policía?

Una vez que fue descubierta su desaparición, el archivero llamó por teléfono al deán de la Catedral, que se personó en el archivo y realizó junto al experto una «búsqueda muy detallada» del documento. «Una vez que tuvimos constancia plena de que no podía estar en ningún sitio, avisamos a la Policía», señaló Díaz, algo que ocurrió sobre las 22.00 horas del martes 5 de julio de 2011.

La Policía estuvo tomando imágenes y datos de la caja fuerte y el archivo el mismo día de la denuncia, durante unas dos horas, y también al día siguiente, en el que se tomó declaración a las personas relacionadas con el archivo, entre ellas José María Díaz. El deán confirmó que ninguna de las estancias del archivo o la propia caja estaban forzadas y reiteró que el acceso al Códice es muy restringido, ya que solo se enseña en la misma sala donde se encuentra la caja de seguridad a un número reducido de personas y siempre bajo la presencia de él mismo.

¿Se puede sacar el documento de la sala?

Asimismo, el documento no se lleva en ningún caso a la sala de investigación, dado que los estudiosos emplean una réplica, aunque José María Díaz sí admitió que la sala del archivo es empleada en ocasiones por él para realizar audiencias, si bien a la caja fuerte sólo tienen acceso tres personas.

La caja fuerte se abre con frecuencia, ya que hay importantes documentos

La última vez que el deán de la Catedral enseñó este texto a un visitante, según apuntó, fue en junio, aunque no recordaba a la persona concreta a la que se enseñó. Por otra parte, José María Díaz precisó que la caja fuerte en la que se custodia se abre con frecuencia, dado que en su interior se encuentran, además, otros documentos de importancia histórica, si bien «no faltó nada más» que el Códice.

¿Y las cámaras de seguridad?

José María Díaz, que resaltó el «interés sumo» de la Policía en la investigación, explicó que los agentes le recomendaron no dar demasiados datos sobre la sustracción del Códice ni sobre sus medidas de seguridad, que son competencia exclusiva del Cabildo, para evitar que interfieran en la investigación.

¿Salió alguna vez el Códice de Santiago?

El deán ha asegurado que, tanto desde la Iglesia como desde la Policía, «no se explican» como pudo suceder este robo en una cámara restringida en la que «todas las personas que entran o salen son grabadas». En esta línea, recordó que el Códice Calixtino «nunca ha salido de Santiago» y que únicamente fue cedido para dos exposiciones, una en 1975 en San Martiño Pinario y otra en 1993, también en Compostela, donde permaneció dos días para la inauguración y fue sustituido después por una reproducción.