Agua en abundancia en las rocas de la Luna
Una sección microscópica de la roca lunar - Larry Taylor / UT

Agua en abundancia en las rocas de la Luna

El paisaje lunar no es tan seco y polvoriento como se creía, según el estudio de una muestra recogida por el Apolo 14

MADRID Actualizado:

¿Un mundo seco y polvoriento? Parece que no tanto como creíamos. Quizás no existan lagos ni océanos, ni siquiera un pequeño charco, pero en la superficie de la Luna hay agua y tan extendida como en los sistemas volcánicos de la Tierra. Un equipo de geólogos del Instituto de Tecnología de California (Caltech) y de la Universidad de Tennessee en Knoxville (EE.UU.) ha encontrado grupos hidróxilo, es decir agua, en una roca recogida de la superficie lunar por los astronautas del Apolo 14. La investigación aparece publicada esta semana en la revista Nature.

«La Luna, que por lo general se ha creído desprovista de materiales hídricos, tiene agua», apunta John Eiler, coautor del artículo y profesor de geoquímica en el Caltech. El equipo encontró agua en un mineral de fosfato cálcico, la apatita, dentro de un basalto recogido de la superficie de la Luna por los astronautas de la misión Apolo 14 en 1971. Para ser precisos, no encontraron agua -la molécula H2O-, sino hidrógeno en forma de un anión hidróxilo. «El hidróxido es un químico muy cercano al agua», explica el investigador George Rossman, coautor del trabajo y profesor de mineralogía. «Si calientas la apatita, los iones de hidróxilo se descomponen y salen como agua». Los elementos encontrados en el basalto demuestran una relación química y geológica entre la Tierra y su satélite natural más estrecha de lo que se creía hasta el momento

A diferencia del rocío lunar, que se cree que proviene de una fuente externa, como el viento solar, que trae el hidrógeno y lo pone en contacto con el oxígeno de la Luna, el agua descubierta ahora por los científicos tiene un origen diferente. Pero cómo llegó hasta allí sigue siendo un misterio.

Medio litro, 25.000 dólares

El agua pudo haber sido añadida por el impacto de cometas, que contienen hielo, durante o después de la formación de la Luna y la Tierra, pero la presencia de estos elementos volátiles tiene fuertes implicaciones sobre cómo se formó la Tierra. En general, se cree que la Luna se creó cuando la Tierra primitiva fue golpeada por un objeto del tamaño del planeta Marte llamado Theia. La nube de partículas creada por el impacto formó la Luna, que supuestamente carecía de elementos volátiles como el hidrógeno y el cloro. Sin embargo, el descubrimiento de los investigadores se opone a esta teoría. «Si el agua en la Luna es un residuo que se mantuvo tras el gran impacto, el sorprendente que sobreviviera, porque los elementos menos volátiles, como el sodio y el potasio, están fuertemente mermados. Es necesario volver a examinar los detalles de la teoría del impacto», explican los científicos.

El descubrimiento de abundante agua en la Luna podría significar que una colonia humana no está tan lejos de nuestro alcance. Sin embargo, el reto sería muy caro. Por ejemplo, costaría 25.000 dólares sacar apenas medio litro de agua de la Luna.