El dedo con el que el ex presidente del Gobierno respondió a los gritos de asesino de estudiantes en Oviedo ha suscitado mil comentarios dentro y fuera de nuestras fronteras
Actualizado Sábado , 20-02-10 a las 09 : 54
El gesto despectivo de José María Aznar a los abucheos con los que le recibió un grupo de jóvenes a su llegada, ayer, a la Facultad de Económicas de la Universidad de Oviedo está hoy en boca de todos. Haga lo que haga, el ex presidente del Gobierno se convierte en noticia, pero su «peineta» no ha podido pasar inadvertida, como tampoco lo han hecho sus declaraciones posteriores de que «hay algunos empeñados en demostrar que no pueden vivir sin mí».

Hoy, Aznar figura en portadas de periódicos nacionales y es objeto de numerosos comentarios en tertulias y reportajes televisivos. Los medios visuales se frotan las manos porque esta vez también la imagen vale más que numerosas palabras. El dedo levantado de Aznar se produjo en el momento en que estaba siendo increpado por los jóvenes detractores al grito de «¡fascista, traidor, mentiroso, asesino, terrorista y nazi!». Frente a ellos, otro grupo abucheaba a los primeros y vitoreaba a Aznar.
El ex presidente del Gobierno pronunció después una conferencia en un acto organizado por la fundación que preside, la FAES, y por Nuevas Generaciones del PP. Aznar cuestionó la capacidad de Zapatero para afrontar la crisis y dijo de su sucesor en la Presidencia del Gobierno que «el jefe de los pirómanos no puede ser nunca el capitán de los bomberos y España necesita un gran equipo de bomberos».
Solana, a favor de la libertad de expresiónPero fue su gesto el que ha concitado más atención. Entre las declaraciones que hoy encontramos, a toro pasado, destaca la de Javier Solana, ex Alto Representante para la Política Exterior de la Unión Europea (UE), que ha salido a defender que «la libertad de expresión en España ha de ser defendida, esté uno de acuerdo o no» con el ex presidente del Gobierno. «Esté uno de acuerdo o no con José María Aznar, que yo no lo estoy; yo creo que hay que respetar cuando se es invitado a hablar para que se pueda uno expresar», ha subrayado sin dar un paso más allá en la valoración del gesto concreto.

Del lado socialista las críticas se han sucedido declaraciones mucho más duras. El secretario de Libertades Públicas y Derechos de Ciudadanía del PSOE, Álvaro Cuesta, ha dicho que el «dedazo» explica «muchas de las carencias del líder de la oposición», porque fue con ese dedo con el que designó a Mariano Rajoy, informa Efe. Para atemperar las aguas, el mismo Rajoy ha salido al paso del aluvión de comentarios sobre la «peineta», ha rechazado hoy cualquier comentario sobre la polémica y ha pedido dejar de lado las «anécdotas». Ha defendido que al ex presidente del Gobierno se le recordará por su buena gestión al timón del Ejecutivo.

Aunque Rajoy ha reconocido algunos errores, defendió ese gobierno porque «fue serio y riguroso, y su política económica funcionó», e instó a «dejar de lado las anécdotas» para centrarse en la situación económica actual.
Por otra parte, la secretaria de Política Internacional y Cooperación, Elena Valenciano, ha acusado hoy al ex presidente del Gobierno José María Aznar a través de su página personal en internet de tener «mucho rencor acumulado», de hacer críticas «cargadas del odio del perdedor» y de ser «autoritario, deslenguado, maleducado y resentido».

Una de las declaraciones más tajantes contra el gesto, que ha censurado, ha sido hoy la de la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega, que ha advertido al ex presidente por la «desmesura» de sus declaraciones contra la «imagen de España», al cuestionar a Zapatero, y además ha dicho que «el gesto contraviene las normas básicas de respeto hacia las legítimas diferencias», informa Ep.
«Aznar acostumbra a realizar expresiones tan grandilocuentes como faltas de contenido», ha reprochado la vicepresidenta. De la Vega ha subrayado que este tipo de actitud «no parece razonable» en alguien que ha estado al frente del Gobierno y reconoció estar «apenada» por la imagen del ex jefe del Ejecutivo ayer.
La respuesta del PP no se ha hecho esperar. Esteban González Pons, vicesecretario de Comunicación del Partido Popular, ha acusado a De la Vega de ponerse «de parte de los violentos antes que de un ex presidente del Gobierno».
«Lo que sufrió Aznar fue una agresión intolerante e intolerable que De la Vega debería haber condenado. Decir que la crisis económica se debe a que Aznar no deja que le griten es el colmo de la impostura. De la Vega tendría que dedicarse a intentar crear empleo más que a buscar a los culpables de su ineptitud», ha afirmado González Pons, para añadir que con intervenciones como ésta «no le extraña que la portavoz popular, Soraya Sáenz de Santamaría, no le pregunte la próxima semana en el Congreso y que al Grupo Popular hayan dejado de interesarle las cosas que dice».
Fuera de nuestras fronterasEl dedo de un ex presidente del Ejecutivo ha encontrado hueco también fuera de nuestras fronteras. En medios italianos como «La Stampa» han hecho hasta una fotogalería con el gesto del ex presidente bajo el titulo «Aznar contesta con el dedo del medio a los estudiantes». «Il Corriere della Sera» la bautiza como «la foto de la jornada» y misma reproducción.

El mexicano diario del «Istmo» hace un paralelismo que roza el sensacionalismo, cuando titula «Aznar hace la Britneyseñal», aludiendo a un gesto sintomático de los enfados de la cantante de pop estadounidense cuando se encuentra a los paparazzis a las puertas de su casa y por la que es conocida en el país azteca. En otro diario, el brasileño «O Globo», no tienen remilgos en decir que el ex mandatario español está «perdiendo la cabeza» al dedicar un «gesto obsceno» a un grupo de estudiantes.

Enviar a:

¿qué es esto?