Madrid

Las prostitutas de Marconi crean una asociación feminista de «trabajadoras del sexo»

Su deseo es «ejercer en lugares donde el ambiente sea de tolerancia y donde se respeten los momentos de descanso»

Varias mujeres en el Polígono Marconi
Varias mujeres en el Polígono Marconi - de san bernardo

Prostitutas del polígono Marconi, en el madrileño distrito de Villarde, han constituido la Agrupación Feminista de Trabajadoras del Sexo, para el apoyo, crecimiento y fortalecimiento mutuo (AFEMTRAS) con el objetivo de representarse y luchar contra la discriminación que sufren. «Ante el abandono institucional y para evitar seguir siendo las eternas olvidadas, las trabajadoras del sexo del Polígono de Villaverde nos hemos organizado en la Agrupación Feminista de Trabajadoras del Sexo», han indicado durante su presentación en la sede del colectivo Hetaira. «Somos prostitutas que ejercemos el trabajo sexual porque así lo decidimos. No somos víctimas de trata, sino prostitutas por decisión propia», ha comenzado una de sus portavoces, Fernanda Valdés.

Entre la problemática a la que se enfrentan y que ha llevado a estas mujeres a organizarse están las «leyes absurdas que les hacen la vida más complicada», refiriéndose en este caso a la Ley de Seguridad Ciudadana, los controles de migración con grandes despliegues policiales, la multitud de controles de alcoholemia en los lugares donde ejercen, o la degradación de las zonas de trabajo. «Todo con la intención de impedirnos trabajar», ha afirmado.

Con el nombre elegido quieren destacar que las prostitutas no «son menores de edad sino mujeres valientes, con poder y, sobre todo, capaces de enfrentarse a las miradas que las desprecian por ser prostitutas». «A veces se les olvida que nosotras también somos ciudadanas. Y no queremos serlo de segunda categoría», han dicho las asociadas.

«Sabemos lo que queremos, somos feministas porque luchamos por una sociedad en donde ninguna mujer, prostituta o no, sea discriminada. Y créannos, por desgracia, sabemos mucho de esto. Hemos querido denominarnos 'trabajadoras del sexo' porque es lo que somos. Gracias a nuestro trabajo sacamos adelante nuestras vidas y las de nuestras familias. Queremos ser partícipes de todas las decisiones que se pongan en marcha en materia de prostitución», ha declarado Fernanda Valdés.

Reivindicaciones

AFEMTRAS comienza su actividad política exigiendo al Gobierno central la derogación inmediata de la Ley de Seguridad Ciudadana que, entre otras cosas, «impide que puedan acordar servicios sexuales con los clientes, pues sobre ambas partes pesa la posibilidad de ser multadas».

Así mismo, dicen estar «cansadas de que se las culpabilice de todos los males del barrio», por lo que desde la agrupación se ofrecen a negociar con el vecindario y el empresariado de la zona de Villaverde «convencidas de que el entendimiento es posible».

Su deseo es «trabajar en lugares donde el ambiente sea de civismo y tolerancia, donde se respeten los momentos de descanso». «Algunos comerciantes se quejan de que somos las responsables de que sus negocios no funcionen. Es falso. Somos nosotras las primeras interesadas en trabajar en espacios tranquilos, limpios y no peligrosos», han manifestado.

AFEMTRAS ha presentado para ello un compromiso con el vecindario que recoge desde «el fundamental respeto a quienes viven en la zona como hacia las empresas, ya que según recoge la declaración sus intereses pasan por la cordialidad».

Asimismo, quieren proponer soluciones a la degradación que según ellas sufre el polígono y que padecen. «Exigimos, de entrada, papeleras y cubos de basura, que ahora no existen y nos comprometen a tomar medidas de limpieza porque cuidar el espacio es una responsabilidad compartida», han señalado.

«Nos asocian a la delincuencia y a la decadencia de la zona sin considerar que realizamos un trabajo honesto y ya es tiempo que debamos de ser las primeras interesadas en mantener un buen ambiente», ha proseguido Patssy Martínez, otra de las portavoces. De manera expresa, entre sus demandas reclaman una negociación de espacios para la creación de zonas «donde trabajar sin molestar ni ser molestadas, dotadas de una infraestructura acorde con las necesidades de nuestro trabajo».

Toda la actualidad en portada

comentarios