DÍA DE TODOS LOS SANTOSLos cementerios más bonitos de España en 2016

Estos son los camposantos más votados en 2016 en el III Concurso de Cementerios de España, organizado por Adiós Cultural

Actualizado:12345678910
  1. Parque de la Paz, Valencia

    Parque de la Paz, en Valencia
    Parque de la Paz, en Valencia

    Este 1 de noviembre, Día de Todos los Santos, es tiempo de recordar a aquellos seres queridos que ya no están entre nosotros y visitar el lugar donde descansan eternamente. Hay cementerios grandes, pequeños, urbanos o rurales, y cada día son más los que organizan rutas guiadas para recorrer unos camposantos convertidos en auténticos museos al aire libre. Para descubrir los mejores cementerios de España y subrayar el gran patrimonio español que guardan los camposantos, a veces inadvertido para el público, la revista Adiós Cultural organiza cada años (este es el tercer año) el Concurso de Cementerios, monumentos arquitectónicos y escultura funeraria preguntando a sus lectores en la web. En la de cementerios, el ganador ha sido el Parque de la Paz, en Valencia. Los premios se entregaron el 26 de octubre en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

    Relacionado: Los cementerios más bonitos de España en 2015

    Relacionado: Los mejores y más bellos cementerios de España en 2014.

    Parque de la Paz, Valencia

    Parque de la Paz es un cementerio-parque, con un concepto totalmente ajardinado, de 16 hectáreas de extensión. Prima un concepto natural, en el que no hay ninguna construcción sobre el nivel de suelo, a excepción de la capilla, salas tanatorios y área de servicios para la familia. El resto son jardines, compuestos por parcelas subterráneas identificadas por placas de mármol iguales entre sí­, y con presencia de distintos tipos de conos de valorización como imágenes religiosas, elementos ornamentales (fuentes, canteros, etc.) y figuras representativas de la cultura valenciana. En todos los casos las ocupaciones son subterráneas, manteniendo la línea de diseño del Parque, sin alterar su concepto ajardinado y libre de construcciones, alejando la imagen de necrópolis. El jardín, donde prima la sensación de serenidad y natural quietud, representa en su integridad la belleza y la perpetuidad. Posee canteros florales, árboles y arbustos, y una forestación dispersa, con más de 25 años, para romper la monotonía del verdor. Está dividido en 13 sectores de superficies mínimas a fin de distinguirlos y personalizarlos. Cada uno lleva el nombre de la especie forestal que lo distingue. Los caminos que los separan son curvos, a fin de posibilitar la sensación de calidez. Parque de la Paz es el único cementerio que ha sido concebido (y aún mantiene el concepto) de Parque Jardín.

  2. Cementerio de Ballena, en Castro Urdiales, Cantabria

    Cementerio Municipal de Ballena
    Cementerio Municipal de Ballena - ABEL VERANO

    El Cementerio de Ballena fue construido en la última década del siglo XIX. Es uno de los ejemplos más notables de la arquitectura funeraria española y representa un modélico ejemplo de actuación urbanizadora. Reúne un conjunto de monumentos funerarios de excepcional calidad, en diferentes estilos como el neóclasico, eclecticismo, neomedievalismo, modernismo, gótico, art decó…

    La ubicación del cementerio es espectacular: un enclave elevado sobre el mar, como una pequeña península, dotado de las mejores condiciones territoriales para que estuviera «bien ventilado» y no pueda dañar «la salud pública», en palabras de la época.

    Es un «cementerio-museo», encuadrado dentro de la tipología típica del denominado «cementerio marítimo» que forma un grupo especial, concebido como un elemento pintoresco del paisaje natural que parece asomado al mar. Formó parte del ensanche urbanístico local de fines de siglo XIX, con una estructura urbana que se distribuye en manzanas y calles, «mímesis» de la ciudad de los vivos.

    Relacionado: los cementerios más monumentales de España.

  3. Alcaudete, Jaén

    Cementerio y Capilla de Santa Catalina
    Cementerio y Capilla de Santa Catalina

    El cementerio de Alcaudete es considerado por expertos, tales como Rafael Antonio Casuso Quesada en su manual «Arquitectura del s. XIX en Jaén», como el más antiguo de la provincia de Jaén, gracias a una placa que se conserva actualmente en la entrada del campo santo y que confirma la datación de 1807. Aunque la referencia más antigua es la de su capilla, datada en 1511. En origen esta capilla constaba de nave, capilla mayor, sacristía y campanario, pero la mayor parte de estas estructuras se han ido perdiendo hasta quedar en la actualidad solamente la capilla mayor. Esta capilla posee una planta central cubierta por una cúpula decorada por cabezas de querubines y sostenida por pechinas, donde aparecen dos santas mártires y dos personajes masculinos sin identificación fehaciente. Lo más característico de ella es la decoración con pinturas al fresco, atribuidas a Melchor de Raxis (miembro de una de las familias de artistas más destacadas de Andalucía), que muestran un Calvario y el Apocalipsis. Se trata de un complejo programa decorativo de gran singularidad dentro del contexto de la pintura muraría renacentista jiennense y andaluza.

  4. Luarca, Asturias

    Cementerio de Luarca
    Cementerio de Luarca

    En este cementerio, situado sobre los altos acantilados de la Atalaya de Luarca, reposan los restos mortales de Severo Ochoa, Premio Nobel de Medicina en 1.959, nacido en Luarca. Desde este cementerio, se divisan impresionantes e inolvidables vistas de la mar y la montaña. Destacan numerosas esculturas, panteones y capillas funerarias de gran belleza e interés arquitectónico.

  5. Chiclana, Cádiz

    Pradera del cementerio de Chiclana de la Frontera, en Cádiz
    Pradera del cementerio de Chiclana de la Frontera, en Cádiz

    Las instalaciones de Cementerio Mancomunado se encuentran en la población de Chiclana de la Frontera sobre una finca de 42 hectáreas, con una topografía que ha facilitado la formación de un cementerio donde el tanatorio/crematorio y las oficinas se encuentran en la cumbre de un cerro, quedando la necrópolis en las faldas de éste, por lo que al acceder a las instalaciones para cualquier gestión independiente de la propia de Cementerio, no se observan las unidades de enterramiento hasta que se accede a la misma. La configuración del cementerio y la amplitud de la finca han hecho posible la creación de un camposanto con amplios espacios ajardinados y una amplia configuración de muy diversas tipologías de unidades de enterramiento, donde destaca principalmente los Enterramientos en Praderas, al más estilo tradicional estadounidense.

  6. Cementerio de Iznájar, Córdoba

    Cementerio de Iznájar, Córdoba
    Cementerio de Iznájar, Córdoba

    El Cementerio de Iznájar es considerado uno de los más bonitos de Andalucí­a. Se encuentra situado en la ladera de la roca sobre la que se levanta el pueblo y es como si fuese una continuidad del mismo, destacando sus callecitas blancas de cal, estrechas y empinadas y sus tumbas con cubiertas de teja. Además, por su situación, ofrece unas maravillosas vistas al mayor Embalse de Andalucía y a las sierras Subbéticas.

  7. Bilbao

    Cementerio de Bilbao
    Cementerio de Bilbao

    El cementerio de Bilbao, inaugurado en 1902, recoge la memoria histórica de la ciudad desde el inicio del pasado siglo. Asimismo supone un conjunto artístico impactante con obras arquitectónicas y escultóricas absolutamente irrepetibles y que dan fe del esplendor de una época. En sus primeros años, respondiendo al florecimiento económico de la Villa, los arquitectos que planeaban y ejecutaban la ciudad hacían lo propio en el cementerio. Achucarro, Bastida, Basterra, Camiña, Epalza, Garamendi, Rucabado, Saracibar, Smith… Dicha floreciente etapa coincidió asimismo con una etapa dulce de la escultura vasca.

  8. Mataró, Barcelona

    El año 1992 el Ayuntamiento de Mataró construyó un nuevo cementerio que lleva el nombre de su ubicación «Torrent de Les Valls». El cementerio dispone de 4.070 unidades de entierro (3.893 nichos, 145 columbarios y 32 tumbas). Es una instalación moderna, integrada en el entorno y respetuosa con el medio ambiente. En el recinto hay además un edificio singular donde se ubican las oficinas administrativas y una planta incineradora que dispone de dos hornos crematorios.

  9. Castillo Cementerio de Álora, Málaga

    Situado en el Cerro de Las Torres, desde donde se puede disfrutar de unas extraordinarias vistas del Valle del Guadalhorce, el castillo fue declarado monumento nacional en el año 1931. Fue construido por los árabes, durante la Edad Media, aunque sus orígenes son fenicios y romanos. Utilizado durante más de doscientos años como cementerio, éste fue trasladado hace años a una nueva zona del municipio. En febrero de 2009 culminaron once años de trámites para la clausura del camposanto, iniciando el Ayuntamiento los trabajos de demolición de los nichos que alberga el recinto

  10. Cambados, Pontevedra

    Es este un monumento declarado Bien de Interés Cultural y Turístico y un emblema de la villa de Cambados. «Uno de los más bellos camposantos del mundo», tal y como lo describieron escritores como Otero Pedrayo o Álvaro Cunqueiro.

    Hablar de ruinas es casi siempre sinónimo de abandono y de deterioro. No es el caso de estos restos que distan mucho de ser un horror. El cementerio de Sta Mariña Dozo es un bello ejemplo de lo que es uno de los rincones más románticos de la comarca y buena parte de la provincia.

    En una falda del Monte de la Pastora, y muy próxima a la ubicación de un antiguo emplazamiento castreño, podremos disfrutar de los fantásticas ruinas de lo que fue en su día una importante iglesia de estilo gótico marinero del siglo XV, abandonada en el siglo XIX, tras un gran incendio que destruyó gran parte de la iglesia. Hoy sus restos dan cobijo a un impresionante cementerio parroquial.

    Las ruinas de Sta Mariña Dozo fueron declaradas monumento histórico-artístico en 1943