Las luces y adornosnavideños decoran el edificio del ayuntamiento en Lueneburg(Alemania)
Las luces y adornosnavideños decoran el edificio del ayuntamiento en Lueneburg(Alemania) - Efe

Así se vive la Navidad en Europa

Estas son las tradiciones más curiosas de siete países del Viejo Continente

Actualizado:

Con la llegada del mes de diciembre luces y adornos navideños decoran edificios, calles y plazas de toda Europa. Empieza un mes donde la magia inunda cada rincón y antiguas tradiciones se retoman para vivir un tiempo de ilusión con la llegada del Niño Jesús como centro de toda la fiesta el 25 de diciembre. La página web de viajes Holidayguru hace un repaso de las tradiciones navideñas a través de siete países europeos.

Italia

A los italianos les gusta mucho pasar las fiestas navideñas rodeados de familiares y amigos, disfrutando de lo mejor de su gastronomía, especialmente del cotechino o la anguila marinada. En la cena de Nochebuena, suelen comer platos de pescado en el sur y platos de carne en el norte. Tras los dulces típicos de Navidad, como el Pandoro, el Panettone, el Struffoli, el Pan forte y el Torrone dolce, toda la familia se reúne para jugar a la tómbola o a las cartas. El Papá Noel italiano, Babbo Natale, llega la noche del 24, aunque en zonas como Verona, Brescia y Bérgamo, es Santa Lucia la que se encarga de eso. Esta mujer llega el 13 de diciembre montada en un burro y deja regalos y dulces para los niños que han sido buenos y carbón vegetal para los que no lo han sido tanto.

Inglterra

En el país inglés, las tradiciones son más conocidas por todos. Por ejemplo, les encanta cantar villancicos junto al árbol de Navidad, haciéndolo incluso en el centro del pueblo en vísperas de Navidad en algunos lugares. Por supuesto, no falta el muérdago y tampoco se olvidan del pavo relleno el 25 de diciembre. También les encanta enviar tarjetas de Navidad; aunque haya WhatsApp y correo electrónico, ellos siguen fieles a la tradición.

Dinamarca

En este país, el día grande es el 24 de diciembre por la noche. Les gusta bailar alrededor del árbol de Navidad, e incluso de la casa, pidiendo por «que el espíritu navideño dure hasta Pascua». Como si de un roscón de Reyes se tratase, tienen su postre típico, llamado Risalamande, y quien encuentra una almendra entera se lleva un regalo. Entre sus platos tradicionales se encuentran las patatas caramelizadas, el ganso, el pato o el cerdo asado. Y ellos, en vez de poner leche y polvorones para los reyes, dejan pudding de arroz caliente con canela en el ático para los elfos de Santa Claus, aunque esto depende de cada familia.

Francia

¿Sabías que el primer árbol de Navidad lo pusieron en Alsacia en 1521? Los franceses disfrutan de la Navidad al igual que lo hacemos nosotros, y es que, en la celebración de Navidad, básicamente se pasan desde la mañana hasta la tarde comiendo. En su festín navideño se pueden encontrar alimentos como el foie gras, caracoles, ostras y, por supuesto, champán. También tienen su pastel tradicional, llamado yule log o bûche de Noël, que proviene de una tradición antigua y que solía ser un tronco de madera que se colocaba en la chimenea hasta principios de enero, y era símbolo de buena suerte. En el noreste de Francia no se celebra Papá Noel, sino que tienen su San Nicolás, que lleva dulces el 5 de diciembre, aunque va acompañado del «père fouettard», con un látigo para castigar a los niños que se han portado mal.

Alemania

En Alemania, el Adviento es un hito. Muchas familias tienen una corona de adviento, llamada «Adventskranz» que marca la cuenta atrás para la Navidad. Son coronas hechas de ramas de abeto y tienen cuatro velas; en cada uno de los cuatro domingos previos a la Navidad, se enciende una vela. Al igual que en otros países europeos, celebran Nikolaus el 6 de diciembre, y es tradición dejar los zapatos fuera de casa para recibir los regalos. Los Mercados de Navidad son, probablemente, la tradición más famosa de sus fiestas, y es que los hay no sólo en las ciudades, sino también en los pueblos más pequeños. Por supuesto, también tienen dulces típicos, como el Stollen, el Lebkuchen y el Spekulatius.

Países Bajos

Este es otro de los países europeos donde no abren sus regalos en Navidad, sino que lo hacen el cinco de diciembre, cuando celebran Sinterklaas. Al igual que pasa -o pasaba- con la típica cesta de Navidad en España, los holandeses reciben su Kerstpakket, un paquete de Navidad de parte de su empresa. La tradición dicta que este paquete ha de tener todo tipo de alimentos y dulces, aunque ahora hay paquetes más sencillos, con tarjetas de regalo, por ejemplo. Una curiosidad: hay tres DJs de la estación 3FM de radio que se encierran en una casa de cristal la semana antes de Navidad para recaudar fondos para la Cruz Roja. No comen durante una semana y se encargan de retransmitir durante 24 horas los siete días de la semana. Se realiza todos los años desde 2004 y en una ciudad diferente cada año. Aunque en los Países Bajos no tienen una comida tradicional específica para la Navidad, existe algo súper popular llamado «gourmetten», que es similar a la raclette alemana.

Irlanda

En Irlanda, como les encanta su cerveza, algo muy típico entre los jóvenes es hacer «la ruta de los 12 pubs por Navidad», tradición con la que pasan un día o una tarde con amigos recorriendo diferentes pubs de la ciudad vestidos con ropas navideñas. También celebran la misa del gallo, encienden una vela en la ventana en Nochebuena, construyen un muñeco de nieve en la víspera de Navidad y lucen los tradicionales, y cuanto más feos mejor, jerséis navideños. En lo que a comida navideña se refiere, les gusta comer pasteles de carne y romper galletas navideñas. También suelen pasar el día después de Navidad, día de San Esteban, haciendo fila frente a las tiendas para aprovecharse de las rebajas.