Ventana de Wied il-Mielah, situada en Gharb - ©MaltaTourismAuthority / Vídeo: ¿Qué le pasó a la antigua Ventana Azul?

El arco de piedra de Malta que muchos ven como la nueva Ventana Azul

La Valeta, una impresionante ciudad fortaleza, festeja la capitalidad cultural europea con un programa de más de cuatrocientos eventos

Actualizado:

«Una ciudad construida por los caballeros para los caballeros». Así se define a La Valeta, la impresionante ciudad-fortaleza de Malta que creció en las áridas rocas de la península del Monte Sceberras y se convirtió a partir de 1566, tras el Gran Asedio turco, en un auténtico fortín lleno de bastiones, torres y murallas durante solo 15 años trabajando «con la manos» y sin máquinas o herramientas mecánicas. En 2018 La Valeta disfruta de la capital cultural europea y se abre al mundo con cuatrocientos eventos y más de mil artistas. Una oportunidad única para descubrir este bello enclave mediterráneo. Esto es lo que no te puedes perder.

Vista de La Valeta, con el Fuerte San Miguel (hoy la ciudad fortificada de Senglea)
Vista de La Valeta, con el Fuerte San Miguel (hoy la ciudad fortificada de Senglea)

La nueva Puerta de la ciudad-fortaleza

El proyecto «City Gate», desarrollado por el estudio de Renzo Piano, ha reorganizado el principal acceso a La Valeta alrededor de la muralla: la puerta de entrada a la ciudad, el teatro al aire libre, diseñado dentro de las ruinas de la antigua ópera, y la construcción de una nueva sede del Parlamento. De todos ellos, la nueva puerta llama la atención porque ha supuesto una «brecha» de ocho metros de profundidad en la muralla. Unas «cuchillas» de acero de 60 milímetros de grosor insertadas entre el muro viejo y el nuevo actúan como recurso expresivo para articular la intersección entre ambos, para que parezca que la puerta se abre al cielo. También se han ajustado las medidas del cercano puente del foso tomando como referencia el foso existente en el siglo XVII.

La Concatedral de San Juan

Interior de la Concatedral de San Juan
Interior de la Concatedral de San Juan

La Concatedral de San Juan, construida entre 1573 y 1577, maravilla al que se acerca a su interior por su estallido de color, oro y los complicados diseños que la adornan en un remarcado estilo barroco. Pero no sorprende menos su suelo pavimentado con sepulcros bellísimos, constantemente fotografiados por los turistas, ni mucho menos los cuadros de Caravaggio que se exponen en el oratorio: «San Jerónimo escribiendo» y «La decapitación de San Juan Bautista», este último con la firma auténtica del artista.

El Palacio del Gran Maestre

Construido en 1571 por Eustachio del Monte, el Palacio del Gran Maestre se levanta en el centro de La Valeta, y durante más de tres siglos albergó el hogar del Gran Maestre de los Caballeros de San Juan, protegido por un ejército de diez mil hombres. Durante la época colonial fue utilizado como la mansión del gobernador y en la actualidad es la sede de la Cámara de Representantes y la Oficina del Presidente de la República de Malta. En su interior destaca la Armería con una colección de 5.000 armas (s.XVI-XVIII), que incluye la armadura original de Jean de la Vallette, fundador de La Valeta, y un conjunto de armas empleadas por el ejército otomano durante el Gran Asedio.

Las tres ciudades

Senglea, Vittoriosa o Birgu y Cospicua, las tres ciudades que se divisan desde los Jardines de la Barracca en La Valeta, fueron construidas y fortificadas desde el siglo XVI por los Caballeros de Malta y sirvieron como primera línea defensiva de la isla durante la época en la que el Imperio turco amenazaba con su poderosa flota de corsarios a los países cristianos del Mediterráneo. Una curiosa forma de visitarlas es en las tradicionales «dghajsa», típicas embarcaciones de origen fenicio que se emplearon durante siglos para el transporte de mercancías, pasajeros y marineros y hoy cruzan esta lengua de mar por dos euros.

Mdina, la antigua capital

Trescientas familias habitan actualmente esta antigua capital de los caballeros. Conocida como la «Ciudad del Silencio», destaca por sus estrechas y ensombrecidas callejuelas para desembocar en las plazas, siempre soleadas, amplias y adornadas con imágenes religiosas sagradas, y por su catedral de San Pablo, protegida por dos cañones en el exterior. Fuera del recinto, se recomienda visitar una clásica pastizzeria, Crystal Palace, para degustar los «pastizzi», pequeños pasteles de hojaldre rellenos de ricota o puré de guisantes por menos de un euro.

Gozo, la isla de Calypso

La excursión a Gozo es una visita ineludible en Malta. Se comienza por Victoria, la capital de la isla ya en tiempos romanos, denominada así desde 1897 con motivo del 60 aniversario de la Reina Victoria. Los gocitanos la llaman habitualmente Rabat y, aunque no queda nada en ella de sus antiguas edificaciones, vale la pena dar un paseo por sus calles para ver el trabajo de algunos artesanos en el punto y el encaje y admirar balcones, palacios y, sobre todo, la Basílica de San Jorge que compite en belleza con la Catedral. Este templo se encuentra en la Ciudadela, ubicada en una de las colinas más altas de Victoria. También son recomendables los templos Ggantija, los más antiguos del mundo entre los que se mantienen en pie sin sujeción, superando a las pirámides egipcias o a las ruinas de Stonehenge, y por último la Ventana de Wied il-Mielah, situada en Gharb, un bello arco de piedra en el mar que ha tomado el «relevo» de La Ventana Azul, el gran icono maltés derribado por el viento en 2017.

La Laguna Azul en Comino

Comino es la isla más pequeña del archipiélago, con poco más de tres kilómetros cuadrados de superficie y una joya de la naturaleza, la Laguna Azul, que maravilla por sus increíbles aguas azules. Comino es una isla virgen, habitada solo por tres pescadores jubilados de una misma familia, Angelo, Salvo y Virginia, aunque en la temporada veraniega abre desde los años 60 el único hotel que existe en la isla, un cuatro estrellas con 97 habitaciones.