PUBLIRREPORTAJE

Quince joyas del prerrománico asturiano

Se cumplen 30 años de la Declaración como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco de tres monumentos prerrománicos asturianos

Actualizado:123456789101112131415
  1. Santa María del Naranco

    Santa María del Naranco
    Santa María del Naranco

    A cuatro kilómetros de Oviedo, sobre la ladera sur del Monte Naranco, se levanta la más significativa construcción del arte prerrománico europeo. mandado construir por el rey Ramiro I y finalizado en el año 842, no tuvo una finalidad esclarecida pudiendo ser un palacio, iglesia, pabellón real o aula regia. El edificio, de planta rectangular, está dividido en dos pisos, uno inferior o cripta que es totalmente cerrada y una superior diáfana, unidas por una escalera exterior.

    Tiene una planta rectangular de 21 metros de largo por 6 de ancho, y está dividida en dos pisos, con una altura total de unos 9 metros.

    La construcción, de cuidada mampostería, está elevada sobre un zócalo de piedra para imprimirle un sentido vertical que se refuerza con los contrafuertes estriados que llegan hasta el tejado.

    El piso inferior al que se accede desde el exterior, está totalmente abovedada reforzada con arcos fajones mientras que al piso superior se llega desde la escalera exterior. Es una sola estancia con miradores a ambos lados y unas ventanas ajimezadas que simulan otro piso en una de sus caras.

    El interior, totalmente abovedado, está recorrido por arcos fajones que repiten la decoración exterior de pilastras decoradas con remate de medallones.

    Más información: Turismo de Asturias.

  2. Cámara Santa

    La Catedral de Oviedo guarda uno de los mejores secretos de Asturias: la Cámara Santa. Construida en el siglo IX, obra de Alfonso II el Casto, este es el lugar en que el que se guardan los tesoros más valiosos de Asturias: la cruz de los Ángeles -símbolo de la ciudad de Oviedo- y la Cruz de la Victoria símbolo asturiano representado en la bandera. Aquí se guarda además el que se cree que es el Santo Sudario de Jesucristo.

    La Cámara Santa, de planta rectangular, tiene dos pisos, en el primero está la Cripta de Santa Leocadia y en el segundo la Capilla de San Miguel, ambas joyas del prerrománico asturiano.

  3. San Julián de Los Prados

    San Julián de Los Prados
    San Julián de Los Prados

    La basílica de San Julián de los Prados, conocida como Santullano, es el más antiguo y mayor de los edificios prerrománicos que aún se conservan. Construida durante el reinado de Alfonso II el Casto (791-842), fue dedicada a San Julián y su esposa Santa Basilisa.

    Consta de planta basilical latina de tres naves, crucero formado por una gran nave transversal, cabecera tripartita con tres capillas cuadradas cubiertas con bóvedas de cañón, pórtico a los pies y cuartos laterales.

    En el interior, las naves están separadas por arcos de medio punto sobre pilares cuadrados. La nave central está separada de la transversal por un arco toral a cuyos lados hay dos huecos con arco de piedra.

    Las naves y el crucero se cubren con armadura de madera, mientras que en las capillas se emplea bóveda de cañón. Sobre la capilla central se encuentra un recinto con acceso desde el exterior a través de una ventana ajimezada con tres arquillos de ladrillo sobre dos pequeñas columnas de mármol.

    Destacan las pinturas que decoran el estuco que revocaba todo el interior de los muros y de las bóvedas, que derivan de motivos ornamentales romanos, así como la arquería ciega que recorre el ábside central, y las celosías que cierran los huecos (solamente una es original).

  4. Iglesia de San Miguel de Lillo

    San Miguel de Lillo
    San Miguel de Lillo

    La iglesia prerrománica de San Miguel de Lillo fue mandada edificar hacia el 842 por el rey Ramiro I en el Monte Naranco, a escasos metros de Santa María del Naranco. El edificio que hoy contemplamos corresponde a un tercio aproximadamente de la edificación primitiva. Durante la baja Edad Media, la iglesia se derrumbó en parte, reconstruyéndose entonces la cabecera actual. Hoy está en pie el primitivo pórtico y uno de los tramos de la nave original.

    Exteriormente los muros son recorridos por contrafuertes y en ellos se abren huecos que se adornan con celosías de piedra completamente trabajadas. De la totalidad de celosías del monumento, se conservan cuatro originales.

    El interior está dividido en tres naves, que se separan por vez primera por medio de altas columnas en lugar de pilares. Las columnas apoyan sobre bases decoradas con los símbolos de los evangelistas. Los grandes capiteles donde apoyan las arquerías están decorados por motivos de origen bizantino y norteafricano.

    A los pies de la nave, sobre el antiguo pórtico se sitúa una tribuna. A ella se accede por un hueco decorado por pilastras de mármol, subiendo unas estrechas escalerillas de piedra.

    En la tribuna hay cuatro arquillos, que corresponden a otras tantas puertas, decorados con motivos de tradición visigoda.

    Todo el interior está abovedado y sobre la parte de la bóveda que cubre la tribuna hay un compartimento inaccesible, iluminado exteriormente por una celosía circular, que proporciona una gran esbeltez al edificio. Junto con Santa María del Naranco conforman lo que se conoce como el Prerrománico del Naranco.

  5. Fuente de Foncalada

    Fuente de Foncalada
    Fuente de Foncalada

    La fuente de Foncalada es una fuente de agua potable mandada construir por el rey asturiano Alfonso III en la ciudad de Oviedo en el siglo IX. Dentro del arte prerrománico en Asturias es el único ejemplo de su clase conservado hasta nuestros días, además del único vestigio o resto de construcción con fin de utilidad pública de la Alta Edad Media dentro de la ciudad. Está considerado el monumento civil en uso continuado más antiguo de España.

    Protege el alumbramiento de un manantial de agua potable que brota del mismo suelo que se recoge en una piscina cubierta por un cuerpo de sillería, de planta rectangular con arco y bóveda de cañón peraltada, cuya parte superior se remata en doble vertiente, a norte y a sur, y termina lateralmente en imposta lisa en nacela.

    La fachada principal mira al este y en su frontón está esculpida en relieve la Cruz de la Victoria con el alfa y la omega pendiente de sus brazos. El arco semicircular está peraltado y despiezado en grandes dovelas de piedra.

  6. San Tirso el Real

    San Tirso el Real
    San Tirso el Real

    De su antigua fábrica prerrománica únicamente conserva la parte superior del muro testero, de sillarejo, con medallones en los extremos de su alero y cubierta a dos aguas. Tiene un ventanal ajimezado de tres huecos formados por tres arquillos semicirculares de ladrillo sobre cuatro pequeñas columnas de mármol con capiteles de tipo romano, enmarcado por un alfiz formado por una moldura.

    A cada lado de la parte superior de éste, sobresalen dos piedras con un agujero en el centro. Probablemente servirían de goznes para las puertas que cerraban la ventana.

    La iglesia consta de tres naves separadas por pilares de sección cuadrada sobre los que apoyan arcos de medio punto y apuntados. La nave central se cubre con bóveda de arista nervada y de cañón con lunetos las laterales. La capilla lateral del Evangelio, con bóveda de crucería, es de finales del siglo XVI y la de la Epístola, del siglo XVIII.

  7. Santa Cristina de Lena

    Santa Cristina de Lena
    Santa Cristina de Lena

    A 35 km de Oviedo, situada sobre una colina que domina el valle del río Lena, se esconde la ermita de Santa Cristina de Lena, declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad.

    La ermita pudo desarrollarse en época de Ramiro I (842-850) o en la de su sucesor Ordoño I (850-866), pero siempre con posterioridad al maestro que crea el estilo ramirense.

    Su estructura difiere de las de otras iglesias de la Monarquía Asturiana. Consta de una nave única, rectangular con cuatro pequeños salientes, también rectangulares, uno en el centro de cada muro exterior (pórtico, cabecera y habitaciones laterales).

    Todos los espacios están abovedados con bóveda de cañón sobre arcos fajones, y la construcción está reforzada al exterior con numerosos contrafuertes.

    La nave tiene cinco tramos, definidos por los arcos fajones que se apoyan en una arquería ciega que recorre los muros laterales. La cabecera está constituida por un cuerpo saliente. Su pavimento y el del último tramo de la nave están más elevados y se asciende a ellos a través de dos escaleras laterales. Este espacio está separado de la nave por un gran iconostasis formado por tres arcadas sobre capiteles y columnas, decorado con huecos rectangulares cerrados por celosías caladas y un cancel visigodo.

  8. Iglesia de San Salvador de Priesca

    San Salvador de Priesca
    San Salvador de Priesca

    En la localidad de Priesca, al noreste del municipio de Villaviciosa, se levanta la Iglesia de San Salvador, erigida en el año 921. La iglesia presenta planta basilical formada por tres naves, la central más ancha y alta que las laterales, cubiertas de madera y separadas por pilares de mampostería de base cuadrada con capiteles-imposta de molduras y basas que sustenta tres arcos formeros de medio punto de ladrillo revocado.

    En los muros de la nave central, sobre los pilares, se abren cuatro vanos rectangulares a cada lado, cerrados con celosías (en su mayor parte reconstruidas). La cubierta es de armadura vista.

    La cabecera es tripartita; las tres capillas se cubren con bóvedas de cañón. La capilla central está rodeada por una arquería ciega sobre rebanco formada por arcos de medio punto sobre columnas adosadas con capiteles de hojas muy esquemáticas, que junto con los capiteles del arco de triunfo, recuerdan los de Valdediós. En el interior se conservan restos de pinturas con motivos vegetales, geométricos y arquitectónicos. A los pies de la iglesia hay un pórtico dividido en tres recintos y sobre el central se levanta una tribuna.

  9. San Salvador de Valdediós

    San Salvador de Valdediós
    San Salvador de Valdediós

    La iglesia de San Salvador de Valdediós, conocida popularmente como «el Conventín», se alza en el valle de Valdediós, en el término municipal de Villaviciosa, junto al Monasterio de Santa María de Valdediós. Fue edificada por el monarca Alfonso III y consagrada en el 893 por siete obispos, según reza la lápida que se conserva en la capilla lateral sur.

    Se estructura en planta basilical de tres naves, cabecera tripartita con capillas de pequeñas dimensiones, y dos compartimentos adosados a los muros norte y sur que hacen externamente de falso crucero.

    A los pies de la iglesia se abren tres compartimentos que se corresponden con los de la cabecera, y sobre el central se sitúa la tribuna real que recibe directamente la luz de una ventana ajimezada abierta en el frente principal.

    Las naves, altas y estrechas, se separan por arcos de medio punto sobre pilar de sección cuadrada sin decoración, mientras que las capillas absidiales se separan de las naves por arcos de medio punto que apoyan sobre columnas con capiteles decorados con motivos vegetales. Todos los espacios interiores están abovedados y se conservan importantes restos de pinturas murales.

  10. Santo Adriano de Tuñón

    Santo Adriano de Tuñón
    Santo Adriano de Tuñón

    En la parroquia asturiana de Tuñón se encuentra la iglesia de Santo Adriano fue fundada por el rey Alfonso III y su esposa Jimena en el año 891. Tiene planta rectangular, con tres naves separadas por arquerías de medio punto sobre pilares cuadrangulares de piedra, cubierta de madera a dos aguas y cabecera rectangular triple con bóvedas de cañón, siendo más alta la de la capilla central, sobre ésta se encuentra una habitación solamente accesible desde el exterior, a través de una ventana ajimezada.

    El pórtico de los pies, que consta de tres cuerpos, fue aprovechado en época moderna para prolongar la iglesia.

    De los espacios laterales que conformaban la planta, solamente se conserva el sur, dedicado a sacristía. Los restos decorativos más importantes son las pinturas murales, principalmente en la capilla mayor, contemporáneas de la construcción de la iglesia.

    Se conserva una lápida de 1108, restos de un cancel de mármol, un arquillo de medio punto, así como un par de columnas con capiteles de hojas en el arco de triunfo. La espadaña fue construida en el siglo XVII-XVIII. La iglesia sufrió varias restauraciones y remodelaciones: la primera en el 1108, en 1950 (por Luis Menéndez-Pidal y Álvarez), en 1983 y en 1987-1988 (por la Consejería de Educación, Cultura y Deportes).

  11. Santianes de Pravia

    Santianes de Pravia
    Santianes de Pravia

    Situada en el concejo de Pravia, de la basílica primitiva levantada en el año 780, sólo quedan algunos restos en la nave central y en los muros laterales. Constaba de tres naves con crucero y tres capillas de planta rectangular, sobre el arco de ingreso al crucero tenía una inscripción laberíntica formada por las palabras Silo Princeps Fecit, y un vestíbulo servía de Panteón Real. Los arcos eran de medio punto sobre pilastras cuadradas y la cubierta de madera.

    El altar mayor es una réplica del original, que se encuentra desde el año 1984 en la cripta de la iglesia de Jesús Nazareno, en El Pito (Cudillero).

    La espadaña, construida en 1868, que se levantaba a los pies y que no correspondía a la construcción primitiva, se adosó a la sacristía sur en la última restauración realizada por D. Luis Menéndez-Pidal y Álvarez entre 1979 y 1980.

    Como restos prerrománicos conserva partes de las columnas del arco de triunfo, dos pequeñas ventanas con arco de herradura, una geminada, y varios restos catalogados que se encuentran en la sacristía. Tiene un interesante calvario románico en el brazo sur del crucero.

  12. Santa María de Bendones

    Santa María de Bendones
    Santa María de Bendones

    Iglesia prerrománica edificada, probablemente, en tiempos del monarca Alfonso II. Destruida en 1936, e identificadas sus ruinas en 1954 por Joaquín Manzanares, fue sometida a una polémica reconstrucción en 1958.

    El templo actual presenta una nave central única, cabecera tripartita y nártex a los pies. En los muros norte y sur hay dos compartimentos que se comunican con el interior de la iglesia. Ante la iglesia, en su ángulo suroeste, se ha reconstruido una torre campanario.

    El exterior del templo se encuentra decorado por arcos de ladrillos y celosías reconstruidos. No obstante, en el templo hay piezas originales como el alfiz de triple arquería que ilumina la cámara oculta situada sobre la capilla central.

    El interior del templo tiene cubierta de madera, a excepción de la capilla de la nave central, que se cubre con bóveda. Al igual que otros templos prerrománicos estuvo decorado con pinturas murales de las que quedan restos sobre el arco del lado sur.

  13. San Pedro de Nora

    San Pedro de Nora
    San Pedro de Nora

    La iglesia de San Pedro de Nora presenta grandes afinidades constructivas y estilísticas con la iglesia prerrománica de Santullano, que permiten circunscribirla en el mismo periodo, el reinado de Alfonso II el Casto (791-842).

    La referencia documental más antigua es el 20 de enero del año 905, fecha en que se consigna, en un documento real, su donación a la Catedral de Oviedo por Alfonso III junto con la de la Iglesia de Santa María de Bendones.

    Su estructura es la misma que la de Santullano a pesar de tener algunos rasgos diferentes, como son la ausencia de crucero, arcaísmo constructivo.

    La planta es basilical, con tres naves separadas por pilares, cabecera rectangular tripartita orientada al este y un pórtico al oeste.

    Los pilares que separan longitudinalmente las naves son cuadrangulares y sustentan cuatro arcos de medio punto de ladrillo, ligeramente peraltados, a cada lado de la nave mayor. La cabecera es rectangular y tripartita. Las tres capillas se comunican entre sí por una puerta, con arco de ladrillo, abierta en cada muro que las divide y, están cubiertas por bóveda de cañón sobre imposta, mientras que las naves lo hacen con cubierta de madera.

  14. Santiago de Gobiendes

    Santiago de Gobiendes
    Santiago de Gobiendes

    Construida en el siglo X y reedificada parcialmente en el siglo XIX, esta iglesia prerrománica cuenta con planta basilical; está dividida en tres naves y tiene cabecera tripartita.

    A los pies de la nave, se conservan dos compartimentos del pórtico primitivo a los que se accede por medio de dos puertas de arco de ladrillo. El interior se cubre con madera, excepto las capillas laterales de la cabecera, que se cubren con bóveda de cañón. Las naves se separan por pequeños arcos semicirculares de ladrillo que apoyan sobre pilar de sección cuadrada. En la zona de la cabecera las columnas se decoran con capiteles con motivos asturianos: sogueados y hojas de acanto. De época prerrománica se conserva la ventana ajimezada del muro sur, sobre la que se inscribió la fecha de reedificación, varios capiteles y restos de otra ventana.

    En el siglo XIX, se llevó a cabo una reedificación de la iglesia, producto de la cual son la capilla mayor, la sacristía del muro sur, el cuerpo de la espadaña y el pórtico que rodea las fachadas occidental y meridional.

  15. San Andrés de Bedriñana

    San Andrés de Bedriñana
    San Andrés de Bedriñana

    Este templo, situado en la margen izquierda de la ría de Villaviciosa, conserva casi en su integridad la nave de un edificio prerrománico, identificada y documentada en los trabajos arqueológicos llevados a cabo en los años 2002 a 2004. Presenta planta rectangular con cabecera cuadrada, de mayor altura, cubierta a cuatro vertientes. La nave se cubre con estructura de madera vista, mientras que la cabecera lo hace con bóveda de cañón con lunetos y las capillas con bóveda de arista.

    En el interior destaca el arco de triunfo, con dos arquivoltas lisas de medio punto que se apoyan en dos columnas a cada lado con capiteles con decoración vegetal bastante tosca.

    La nave se ilumina mediante cinco pequeñas ventanas de estilo prerrománico, las tres situadas en la zona alta del muro sur y las del muro norte son geminadas, de arco de herradura decorado con un sencillo sogueado, están talladas en bloques monolíticos con columnillas y toscos capiteles troncopiramidales a cada lado (no se ha conservado ningún parteluz). La quinta ventana, en el imafronte, es de mayores proporciones, tiene remate semicircular y conserva una celosía con motivos vegetales. La portada es de gran sencillez, en arco de medio punto formado por dovelas y un guardapolvos liso.