Viajar

Buenas razones (además de Petra) para viajar este año a Jordania

El mar Muerto o el Rojo, los castillos de los cruzados, las ciudades grecorromanas... y, por supuesto, Petra

Petra por la noche: la Fachada del Tesoro iluminados por velas
En 2012 se celebró el bicentenario del descubrimiento de Petra en la época moderna
Zona de descanso en la Reserva de la Biosfera de Dana
Atardecer en el Mar Muerto, una experiencia casi mística
Castillo de Kerak, un gran castillo de los cruzados situado en Karak (Jordania)
Jerash, una de las ciudades romanas más importantes de Oriente Próximo
abc viajar - abcviajar - Actualizado: Guardado en: Viajar

Rebosante de historia, cultura y patrimonio, Jordania se ha convertido en un destino ineludible para todo tipo de viajeros gracias a la magia de sus incontables atractivos. Petra es el más conocido de todos ellos. Si bien su fama y su belleza se han visto reforzadas tras ser designada en 2007 como una de las Nuevas Maravillas del Mundo, Petra ya venía siendo denominada desde mucho antes como la octava maravilla del mundo antiguo. La fachada del Tesoro es el gran icono, pero la antigua ciudad descubre al visitante un prodigio excavado en la roca donde encontramos tumbas, viviendas, antiguos teatros y templos.

Pero el reino Hachemita se derrama en encantos que van mucho más allá de la archiconocida y bellísima Petra. Muchos son los enclaves en los que los visitantes más exigentes encontrarán exactamente aquello que buscan, desde inmersiones con delfines en Aqaba hasta la brillante mezcla entre spa y flotarium natural del Mar Muerto pasando por las exclusivas posibilidades de conocer el país siguiendo legendarias rutas en los transportes más diversos.

Es el caso, por ejemplo, de la que se realiza a caballo durante varios días por las antiguas rutas comerciales de la seda, las especias y el incienso. También se puede seguir la ruta del emperador romano Adriano, desde el norte hasta el sur de Jordania en vehículos 4x4. Otra opción es una caravana en camellos para seguir los pasos de Lawrence de Arabia en las montañas centrales y los desiertos orientales del país. Asimismo, se pueden realizar itinerarios bordeando el desierto en trenes de vapor de la Primera Guerra Mundial.

Por otro lado, el Valle de Rift acoge uno de los lugares más bellos del mundo, ubicado a 410 metros bajo el nivel del mar: el Mar Muerto. Se trata de un lugar único que aúna las propiedades de un spa y un flotarium, y que a lo largo de la historia ha atraído a visitantes tan ilustres como el Rey Herodes o la mismísima Cleopatra. Además, el lugar goza de una infraestructura hotelera de la más alta calidad donde es posible disfrutar de los más exclusivos tratamientos tanto de salud como de belleza.

En el otro mar que baña Jordania, en el Mar Rojo, hallamos un rico y diverso ecosistema que alberga más de 1.200 especies marinas alzándose como uno de los lugares más espectaculares para practicar submarinismo. La hermosa línea de la costa, el color índigo del agua y los arrecifes de coral atraen a viajeros durante todo el año. La zona del Mar Rojo de Aqaba, por otro lado, es famosa por la práctica del submarinismo, así como otros deportes acuáticos como motos de agua, esquí acuático o windsurf.

Los amantes de la aventura podrán también disfrutar escalando las montañas de Wadi Rum. Se trata de un valle desértico situado a gran altitud (a 1.600 metros) en medio de una región montañosa formada por granito y arenisca en el sur de Jordania. Su hermoso paisaje lunar, la tranquilidad de sus espacios vacíos y sin límites, los dibujos milenarios de sus piedras y la huella omnipresente del legendario Lawrence de Arabia, lo convierten en un paisaje único. Se puede disfrutar de este peculiar desierto a bordo de un helicóptero, en globo o ala delta.

En la agenda de los aficionados a la naturaleza también debe figurar, la reserva de la biosfera de Dana, una zona de valle sy montañas que se entrecruzan desde la parte más alta del Valle del Rift hasta la parte inferior del desierto de Wadi Araba. Allí encontraremos 690 especies vegetales y más de 450 animales, muchas de las cuales se encuentran en peligro de extinción.

Por otro lado, Amán, la capital, combina los aspectos tradicionales del país con el cosmopolitismo más occidental, lo antiguo con lo moderno, los bulliciosos mercados con una variada oferta nocturna; mientras Jerash, con más de 6.500 años de antigüedad, está considerada como una de las ciudades romanas mejor conservadas del mundo.

Oferta de viaje: Circuito de ocho días, con salidas garantizadas en julio y agosto. Desde 801 euros. Descubre en Jordania enclaves bíblicos como el Monte Nebo, ciudades grecorromanas como Jerash, el insólito mar Muerto, los castillos de los cruzados, el desierto de Wadi Rum y la mítica ciudad de Petra, máximo exponente de la cultura nabatea.

Toda la actualidad en portada

comentarios