Los hijos de padres que no hayan cotizado podrán recibir su pensión
Los hijos de padres que no hayan cotizado podrán recibir su pensión - ABC

El Congreso aprueba definitivamente la pensión de orfandad para hijos de víctimas de violencia de género

La Comisión de Trabajo del Congreso da luz verde al dictamente ya aprobado por la Ponencia

MadridActualizado:

La Comisión de Trabajo del Congreso de los Diputados ha aprobado por unanimidad el dictamen de la Ponencia sobre la proposición de ley de mejora de la pensión de orfandad de las hijas e hijos de víctimas de violencia de género.

En virtud de este acuerdo, la pensión que recibirán será no contributiva y pasará de 160 a 600 euros, siempre y cuando acrediten la condición de orfandad absoluta. Tendrá efectos retroactivos al año 2004 y se cobrará hasta alcanzar la mayoría de edad o mientras no estén emancipados. El tope para cobrarla serán 25 años.

El acuerdo incluye el compromiso del Gobierno de realizar, en el plazo de tres meses, un estudio sobre otras situaciones de orfandad absoluta, como pedía el PP (hijos por ejemplo de matrimonios que hayan fallecido como consecuencia de un accidente de tráfico), que incluirá medidas con su consiguiente consignación presupuestaria.

El acuerdo supone que, aceptando la enmienda de Podemos, esta pensión de orfandad se amplía a los hijos de todas las víctimas de violencia sexual, no solo de género. Por ejemplo, los hijos de una mujer violada con resultado de muerte.

Solo una parte

La portavoz socialista en esta Comisión, Rocío de Frutos, se ha felicitado por la creación de esta nueva prestación que, a su juicio, supone «el reconocimiento del derecho a una prestación de orfandad cuando una mujer es asesinada, no solo por violencia de género, sino por violencia machista, independientemente de su situación en la Seguridad Social».

Desde el PP, su portavoz María Dolores Alba, criticó, como ya había hecho en las reuniones de la ponencia, que esta prestación sólo cubre a una parte de los huérfanos absolutos, poniendo como ejemplo a aquellos menores cuya madre muera en un accidente de tráfico provocado por su padre, que también acabaría en la cárcel.