La vicepresidenta del Gobierno y ministra de Igualdad, Carmen Calvo
La vicepresidenta del Gobierno y ministra de Igualdad, Carmen Calvo - ABC

La aplicación del Pacto contra la Violencia de Género divide a los grupos políticos en el Congreso

El Pleno debate hoy una Proposición de Ley del PP para cambiar la Ley y el PSOE advierte de que ya se están tramitando reformas legislativas

MadridActualizado:

La manera de aplicar el Pacto contra la Violencia de Género está creando divisiones entre los grupos parlamentarios del Congreso. Una vez aprobado este acuerdo, en septiembre de 2017, el siguiente paso era llevar a cabo las reformas legislativas necesarias para su cumplimiento.

Sin embargo, este trámite no refleja el consenso con el que se aprobó, que reunió el apoyo de todas las fuerzas políticas, excepto Podemos.

El primer choque entre las dos grandes formaciones políticas en el Congreso se produjo con la Proposición de Ley para reformar la Ley Orgánica del Poder Judicial, con el objetivo de incorporar distintas medidas encaminadas a reforzar la formación de los jueces en violencia de género.

Esta iniciativa fue tomada en consideración en junio y en la tramitación se hicieron evidente las diferencias. El PSOE propuso que los jueces con formación en violencia de género, aunque tuvieran dos años de experiencia, pudieran acceder al Tribunal Supremo por encima de otro que no hubiera realizado el curso real, pero tuviera una experiencia profesional de veinte años.

Romper el consenso

Las quejas de los jueces y la presión del Partido Popular eliminó de la propuesta socialista este requisito. Sin embargo, esta reforma legislativa todavía no se ha aprobado definitivamente por el Pleno del Congreso.

La segunda reforma legislativa la aprobó el Gobierno a través de un Real Decreto y también provocó el malestar de los grupos. Este «decretazo» rompía el espíritu de consenso, y el Grupo Socialista se vio obligado a tramitarlo como Proyecto de Ley para que el Congreso no lo tumbara. Entre las medidas que recoge, una afecta a la patria potestad de los progenitores, ya que el menor podrá recibir asistencia sicológica sin autorización de los padres.

Las discrepancias se pueden agudizar hoy, ya que el Pleno debatirá una Proposición de Ley del Grupo Popular sobre la reforma de la Ley de Violencia de Género, con medidas como que los menores no puedan ir a la cárcel a ver a sus progenitores maltratadores o que las ayudas económicas estatales puedan ser compatibles con las autonómicas.

El PSOE ya ha advertido de que estas reformas ya se están tramitando y Ciudadanos critica la guerra entre ambos partidos a ver quien se apunta el tanto de la lucha contra la violencia de género.

Al margen de estas reformas, hoy vuelve a reunirse la ponencia sobre la Proposición de Ley del PSOE para mejorar la pensión de orfandad de las hijas e hijos de víctimas de violencia de género. Se trata de que puedan cobrar un subsidio, con independencia de que sus padres hayan cotizado, o no, a la Seguridad Social. El acuerdo solo estaba pendiente de la enmienda presentada por Podemos.