Vista de la sede de la empresa Iveco en Madrid
Vista de la sede de la empresa Iveco en Madrid - EFE

«Es básico que las plataformas ideen mecanismos de inteligencia artificial para detectar mensajes suicidas»

La vicepresidenta de Apsas reflexiona sobre la muerte de Verónica tras la difusión de un contenido íntimo suyo

Actualizado:

Anna Canet, vicepresidenta de Apsas (Asociación para la Prevención del Suicidio y la Atención al Superviviente) reflexiona en ABC sobre una pérdida como la de Verónica Rubio, cuya muerte en Alcalá de Henares el pasado 25 de mayo ha abierto el debate sobre innumerables cuestiones, entre otras el mal uso e impúdico empleo de la tecnología y sus graves consecuencias.

¿Cómo podríamos evitar los trabajadores y ciudadanos de a pie un caso como el suicidio de Verónica Rubio?

En primer lugar, siendo más respetuosos con los demás, teniendo empatía y sensibilidad. Antes de actuar, pensar si lo que vamos a compartir aporta algo bueno o si puede dañar a alguien. Aunque a primera vista nos pueda parecer algo trivial o simplemente gracioso, debemos tener siempre presente que no sabemos por lo que está pasando una persona y que cualquier cosa puede ser la gota que colma el vaso como factor precipitante. Es muy fácil caer en la vorágine de las redes, pero siempre que se trate de un video, o de cualquier contenido privado, que atañe a una persona, debemos respetar esa intimidad y no contribuir a su difusión. No ser nunca cómplice de este tipo de divulgación. Si todos actuamos con ética y nos negamos a participar la noticia muere enseguida porque lo que tienen las redes sociales es inmediatez, lo que pasó ayer ya no es noticia. En cambio si entramos en el juego, contribuimos a escamparla como la pólvora y podemos hacer un daño irreparable, como en este caso.

¿Hablamos de muchos casos, ustedes tienen conocimiento de que haya muchos suicidios provocados por el mal uso al que nos aboca la tecnología?

Los casos se suelen dar más en adolescentes que sufren cyberbullying, una forma de acoso muy fácil hoy en día y que hace mucho daño por su propagación rápida y extensa.

También hay que tener en cuenta que en internet hay una gran facilidad para encontrar métodos para suicidarse y grupos en las redes sociales que incitan al suicidio. Según el CAC (Consejo del Audiovisual de Cataluña), el porcentaje de contenido peligroso es elevado, sobre todo en Youtube dónde casi un 60% de los resultados que da una búsqueda sobre «suicidio» son de este tipo. En cambio el contenido preventivo tan solo llega al 20%. Por eso es tan importante el trabajo de divulgación que realizamos las asociaciones a través de internet. En APSAS tenemos además un proyecto específico de Facebook paralelo, llamado «Suicidio, hablar es vital». Nosotros apostamos por hablar de suicidio de manera rigurosa, respetuosa y preventiva. También se ha consolidado como espacio virtual de apoyo para personas con ideación suicida y personas en duelo por suicidio, los llamados supervivientes.

¿Creen que es un factor más a tener en cuenta por parte de las autoridades para elaborar un Plan Nacional contra el suicidio?

Es difícil controlar lo que pasa en la Red, pero sí, el plan nacional debería incluir una serie de medidas encaminadas a denunciar y cerrar todo contenido de internet que incite al suicidio. Y también debería incluir la puesta en marcha de material preventivo a través de las tecnologías (APP, web, videos, redes sociales, etc.) para llegar más a la sociedad y en especial a los jóvenes, hablándoles su mismo lenguaje y utilizando los medios con los que se comunican habitualmente. Las campañas de comunicación y de prevención deben adaptarse a los tiempos actuales y contrarrestar toda la mala información que circula.

Por otra parte, la prevención del suicidio juvenil pasa por fomentar la educación emocional y trabajar mucho el tema del acoso escolar, y dentro de estos dos ejes centrales es primordial educar para el uso correcto de internet y la prevención del cyberbullying.

Han detectado ustedes desde la asociación un repunte de gente y familiares desesperados por el uso de la tecnología: cuáles son los casos o quejas o lamentos más frecuentes.

No, a nosotros no nos ha llegado este tipo de consulta. Aunque como comentaba antes, sabemos que hay casos de cyberbullying que pueden conducir al suicidio. Pero lamentablemente se suelen detectar a posteriori.

En general, las familias se dan cuenta de la búsqueda activa que hicieron sus familiares en la red cuando ya es demasiado tarde. Se sabe que la mayoría de las personas que han muerto por suicidio estuvieron buscando información sobre el tema por internet. Por eso, es básico que las plataformas desarrollen mecanismos de inteligencia artificial capaces de detectar los mensajes suicidas y ofrecer ayuda a los usuarios.