Concepción Arenal

«Odia el delito y compadece al delincuente»

«Odia el delito y compadece al delincuente», «Cuando la culpa es de todos, la culpa no es de nadie» o «abrid escuelas y se cerrarán cárceles» son frases que solía decir esta gallega que contribuyó a edificar el movimiento feminista en el siglo XIX

Actualizado:

En el siglo XIX, ser mujer y estar en prisión era una pena más grande que la propia condena. Una situación por la que muchas tenían que pasar solas, repudiadas y olvidadas por la sociedad. Pocos, muy pocos, prestaban atención a unas mujeres castigadas a la peor de las indiferencias. Solo unas pocas valientes se atrevieron a levantar la voz y atenderlas. Concepción Arenal era una de ellas. «Odia el delito y compadece al delincuente», decía mientras viajaba de cárcel en cárcel atendiendo a aquellas que intentaban simular la vida.

Poeta y ensayista comprometida, esta gallega contribuyó a levantar los primeros pilares del feminismo español al mismo nivel que nombres tan ilustres de este movimiento como Clara Campoamor.

Con obras tan explícitas como «Cartas a los delincuentes», «Oda a la esclavitud» o «La cárcel llamada Modelo» se demuestra el compromiso de una mujer que fue la primera de España en obtener el título de Visitadora de Cárceles de Mujeres.

Homenajes

Se cumple un año del reconocimiento con el que La 1 recordó la figura de Concepción Arenal con motivo del Día Internacional de la Mujer. Laura Mañá, la directora del documental «Concepción Arenal, la visitadora de cárceles» definía a la escritora y humanista como «muy piadosa, compasiva y siempre entregada a los demás». «Fue una mujer que acompañó sin juzgar», reconocía.

«Lo principal es que la gente conozca la labor de estas mujeres extraordinarias que han cambiado la historia», explicó la directora, autora también de la película para televisión «Clara Campoamor, la mujer olvidada». Concepción Arenal fue interpretada en la ficción por Blanca Portillo. Esta serie homenaje fue rodada en escenarios gallegos y catalanes como el Castillo de San Felipe (Galicia) o Montjuic (Barcelona). Además, recibió varios premios, entre ellos el de Mejor Ficción Española en el Festival de Luchon (Francia) 2013.

En la actualidad, la figura de Concepción Arenal nombra muchas calles de la mayoría de ciudades españolas, así como bibliotecas y centros culturales que recuerdan la labor de una pionera.