Preparados para iniciar la segunda fase del desmantelamiento de Fukushima Daiichi
Trabajadores de Fukushima Daiichi en una de las grúas que retirarán el combustible nuclear de las piscinas de refrigeración - REUTERS
energía nuclear

Preparados para iniciar la segunda fase del desmantelamiento de Fukushima Daiichi

Tepco desvela el operativo para retirar las barras de dióxido de uranio de la piscina de combustible gastado del reactor 4

alejandro carra
Actualizado:

La propietaria de la central de Fukushima Daiichi ha mostrado los preparativos de su operación para retirar combustible nuclear de un depósito del reactor 4, primer paso de la segunda fase -una vez alcanzada la parada fría de los reactores y la limpieza de escombros- del largo proceso de desmantelamiento de la planta.

En el interior de la piscina del reactor 4 hay depositados 1.533 barras de dióxido de uranio desde marzo de 2011 y su retirada debe hacerse con sumo cuidado, puesto que no se sabe exactamente el estado en el que se encuentran estos elementos altamente radiactivos. Técnicos en energía nuclear consultados por ABC explican que «los daños originados por el tsunami que chocó frontalmente con la central produjeron un vaciamiento de las piscinas que almacenan las barras de combustible guardado y que las mantienen refrigeradas. Al no saberse durante cuánto tiempo estuvieron sin refrigeración ni la exposición que tuvieron al agua de mar, no es posible saber el estado de deterioro real de las carcasas que albergan las varillas de uranio, y que por un proceso de hidruración podrían partirse y liberar radiación».

Ese ese el motivo por el que, informa Efe, el director de la planta, Akira Ono, hace hincapié en la necesidad de tener que realizar el operativo con traje y máscara antiradiación «lo que complica mucho las cosas», aunque, con todo, matizó el proceso es complejo y delicado pero no «extremadamente peligroso». De hecho, y para minimizar imprevistos, TEPCO realizará la próxima semana una primera prueba en la retirada de uranio además de un ensayo de su protocolo de evacuación antes de iniciar las operaciones reales el 20 de noviembre.

El desmantelamiento de Fukushima daiichi, que tardará décadas en completarse, se realizará en tres grandes fases. Una primera, que ya se ha concluido, es la de la estabilización de los reactores. Que ya ha alcanzaron la parada fría. En la segunda, la que se inicia ahora, se procederá a la retirada del combustible nuclear almacenado en las piscinas, y la última, corresponderá al desmantelamiento de toda la estructura, cuyos elementos se triturarán y se almacenarán en contenedores especiales. Según explicaron desde Fukushima, ahora, una de las dos grúas irá introduciendo de uno en uno y siempre dentro del agua de la piscina las barras de combustible en unos tanques llamados barricas de almacenaje seco. Estos enormes toneles (cada uno mide unos 8 metros de altura y pesa hasta 90 toneladas) serán movidos después con la otra grúa hasta camiones que los trasladarán a una enorme piscina que se encuentra en el recinto de la central y que se considera mucho más segura. TEPCO espera que todo este combustible esté a salvo en esta piscina para diciembre de 2014. La dificultad de toda la operación estriba fundamentalmente en que haya escombros que dificulten a las grúas retirar correctamente esas barras.