James Boysen
James Boysen - Houston Methodist

Primer trasplante simultáneo en el mundo de cráneo y cuero cabelludo

Realizado en EE.UU., el paciente recibió al mismo tiempo un injerto de riñón y páncreas

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

James Boysen es la primera persona en el mundo que ha recibido por vez primera un trasplante de trasplante de cráneo y cuero cabelludo, en una intervención en la que además recibió un riñón y un páncreas. Lo han hecho posible un equipo del Hospital Metodista de Houston y la Universidad del Centro Oncológico MD Anderson de Texas (EE.UU.).

La cirugía que duró 15 horas, fue diseñada hace casi cuatro años, y Boysen ha sido dado de alta aunque permanecerá en Houston durante tres semanas para hacer un seguimiento coordinado de ambas instituciones.

Se trata, señaló Michael Klebuc, el cirujano que dirigió el equipo de Cirugía Plástica del Hospital Metodista de Houston, «de una cirugía muy compleja porque teníamos que trasplantar los tejidos mediante microcirugía». Es decir, explicó Klebuc, «imaginen conectar los vasos sanguíneos de 1,5 milímetros utilizando un microscopio con pequeños puntos de aproximadamente la mitad del diámetro de un cabello humano con herramientas que cualquiera podría utilizar para componer un reloj suizo».

En 2006 Boysen fue diagnosticado de leiomiosarcoma, un tipo de cáncer poco común que afecta a los músculos. Por ese motivo recibió un tratamiento para el músculo que recubre el cráneo con una combinación de quimioterapia y radioterapia, pero dañó el tejido de piel que lo rodeaba. El cráneo y el cuero cabelludo quedaron destrozados por el tratamiento, por lo que el cerebro quedó en una situación vulnerable.

Normalmente los médicos hubieran recurrido a una combinación de placas de metal e injertos para reconstruir el cráneo. Ya estaba recibiendo un tratamiento con medicamentos inmunosupresores por un trasplante anterior de riñón y de páncreas, pero que ahora estaban fallando. La delicada situación de sus órganos, y la medicación, detuvo a los médicos de hacer la reconstrucción, al tiempo que el agujero en el cráneo impedía hacerle un trasplante.

Riñón y páncreas

«Cuando conocí a Jim, hice la conexión entre la necesidad que tenía de un riñón y un páncreas nuevo con la medicación antirechazo que estaba tomando para ayudarle, y recibir un trasplante completo de cráneo y cuero cabelludo a la vez, bajo la protección de esos medicamentos», señaló Jesse Selber, del MD Anderson. Los cirujanos tuvieron la idea de combinar las operaciones hace cuatro años, pero tuvieron que esperar a tener un donante.