Gotas oculares
Gotas oculares - Archivo
INVESTIGACIÓN- BIOTECNOLOGÍA

Lágrimas artificiales para tratar la leucemia

Un compuesto que se está investigando para tratar una enfermedad ocular ha demostrado que también es capaz de eliminar las células de la leucemia

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Un ingrediente activo presente en unas gotas oculares que se están desarrollando para el tratamiento de una enfermedad ocular ha demostrado ser también un tratamiento prometedor para tratar una forma agresiva de cáncer de la sangre, la leucemia mieloide aguda (LMA). Los científicos del Instituto Wellcome Sanger, la Universidad de Cambridge, la Universidad de Nottingham (Gran Bretaña) han descubierto que este compuesto, que se dirige a un gen del cáncer esencial, podría matar las células de la leucemia sin dañar las células sanguíneas no cancerosas. Los resultados, publicados hoy en «Nature Communications» suponen un nuevo enfoque de tratamiento potencial para un cáncer de sangre agresivo con un pronóstico desfavorable.

«Hemos descubierto que la inhibición de un gen clave con un compuesto en desarrollo para una afección ocular puede detener el crecimiento de una forma agresiva de leucemia mieloide aguda sin dañar las células sanas, algo prometedor como un posible enfoque para tratar esta leucemia agresiva en humanos», señala George Vassiliou, líder de la investigación.

La leucemia mieloide aguda es un tipo de cáncer de la sangre que afecta a personas de todas las edades, que a menudo requieren meses de quimioterapia intensiva y admisiones prolongadas en el hospital. Se desarrolla en las células de la médula ósea desplazando a las células sanas, lo que a su vez produce infecciones y hemorragias que suponen una amenaza para la vida.

La leucemia mieloide aguda es un tipo de cáncer de la sangre que afecta a personas de todas las edades en la que tratamientos principales se han mantenido sin cambios durante más de treinta años

A pesar de los continuos avances que se han producido en el tratamiento del cáncer, los tratamientos principales para este tipo de leucemia se han mantenido sin cambios durante más de treinta años. La terapia estándar es la quimioterapia, pero, desafortunadamente, la mayoría de los cánceres no pueden curarse. Y de entre todos los subtipos de esta leucemia, el causado por reordenamientos en el gen MLL tiene un pronóstico particularmente malo.

En un estudio previo, los investigadores del Instituto Sanger desarrollaron un enfoque basado en la tecnología de edición de genes CRISPR, que les ayudó a identificar más de 400 genes como posibles dianas terapéuticas para diferentes subtipos de LMA. Así, encontraron que uno de los genes, SRPK1, es esencial para el crecimiento de la leucemia reordenada por MLL. El gen SRPK1 está involucrado en un proceso llamado ‘empalme’ de ARN, que prepara el ARN para la traducción en proteínas, las moléculas que conducen la mayoría de los procesos celulares normales, incluido el crecimiento y la proliferación.

En un nuevo trabajo, los investigadores del Instituto Sanger han analizado cómo la inhibición de SRPK1 puede matar las células de la LMA y si podría tener potencial terapéutico en esta enfermedad. Primero demostraron que la alteración genética de SRPK1 detuvo el crecimiento de las células de LMA reordenadas con MLL y, posteriormente, estudiaron el compuesto SPHINX31, un inhibidor de SRPK1, que se estaba utilizando para desarrollar un tratamiento de gotas oculares para la enfermedad neovascular de la retina, una patología caracterizada por el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos en la superficie de la retina que sangran espontáneamente y causan pérdida de visión.

El estudio describe un nuevo mecanismo requerido para la supervivencia de las células leucémicas y destaca el potencial terapéutico de la inhibición de SRPK1 en un tipo agresivo de LMA

El equipo halló que el compuesto inhibió el crecimiento de varias líneas celulares de LMA reordenadas con MLL, pero no inhibió el crecimiento de células madre de sangre normales. A continuación, trasplantaron células de LMA humanas derivadas de pacientes a ratones inmunocomprometidos y las trataron con el compuesto. Sorprendentemente, comprobaron que inhibía el crecimiento de las células de LMA y, además, los ratones no mostraron ningún efecto secundario notable.

Para Konstantinos Tzelepis, autor principal del informe «el estudio describe un nuevo mecanismo requerido para la supervivencia de las células leucémicas y destaca el potencial terapéutico de la inhibición de SRPK1 en un tipo agresivo de LMA. Además –añade- esta diana podrías resultar efectiva en otros tipos de cáncer donde BRD4 y SRPK1 juegan un papel, como el cáncer de mama metastásico».

«El hecho de que el compuesto funcionó de manera tan efectiva es un buen augurio para su posible desarrollo como una nueva terapia para la leucemia», concluye David Bates, de la Universidad de Nottingham y cofundador de la empresa de biotecnología Exonate, que desarrolla gotas oculares para enfermedades de la retina.