Es Noticia

La fiebre del remake: Tus hijos (y quién sabe si tus nietos) verán los mismos dibujos que tú

La nostalgia es una poderosa máquina de hacer dinero, y las cadenas y plataformas lo saben

La nueva versión de Los Fruittis
La nueva versión de Los Fruittis
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Que evocar al pasado está de moda no es ninguna novedad. En el terreno de la televisión, de hecho, es extraño el mes en que el público no asiste al lanzamiento de un remake, una secuela o del reencuentro de los protagonistas de una ficción exitosa. El pasado vende y, si no, que le pregunten a Netflix por el rendimiento económico de su millonaria inversión en «Friends». En pocos meses, la audiencia verá de nuevo en sus pantallas el regreso de clásicos como «Alf», «Cinco en Familia», «The Office» o el reencuentro de los protagonistas de «Sensación de Vivir», eso sí, ya sin uno de sus rostros más carismáticos, el de Dylan McKay.

El terreno de la animación infantil tampoco se queda atrás. Si bien es cierto que «Baby Shark» y todas sus variantes se han convertido en la tabla de salvación más recurrente para padres en apuros, también lo es que las nuevas generaciones están disfrutando en su niñez de los mismos clásicos que muchos «millenials» ya vieron durante su infancia: «Heidi», «Inspector Gadget» y «La Abeja Maya», entre otros, tienen ya su versión adaptada a las nuevas exigencias audiovisuales y conviven con otros éxitos como «La patrulla canina», «Lady Bug» o «P J Mask». La semana pasada supimos, además, que la serie española «Los Fruittis» disfrutará también de una segunda vida en televisión. La ficción protagonizada por Gazpacho, Mochilo y Pincho, emitida por Televisión Española durante los años 90, calienta motores para nuevos episodios, de once minutos de duración y que llegarán previsiblemente en otoño de 2020.

«Los Fruittis» es una serie de animación ambientada en una aldea en la que reside una gran comunidad de frutas, vegetales, legumbres, frutos secos y plantas. Todos viven con gran tranquilidad hasta que el volcán del lugar comienza a tener actividad y algunos habitantes del pueblo emprenden un viaje en busca de una nueva aldea a la que trasladar a sus vecinos. En su aventura, Gazpacho, Mochilo y Pincho se encontrarán con numerosas vicisitudes que tendrán que resolver gracias al trabajo en equipo.

No son pocos los clásicos de animación que han vuelto en los últimos años. Los lectores con hijos en edad escolar conocerán, con total probabilidad, «Las aventuras de Dora la Exploradora» pero también habrán visto las versiones 2.0 de «Snoopy», «Garfield» o «Los Pitufos».

Los «remakes», así las cosas, no son solo cosa del cine. En el terreno de las plataformas. Netflix ya se ha encargado de resucitar la famosa serie de animación Carmen Sandiego, ficción basada en la aventura gráfica del mismo nombre y que comenzó a emitirse en FOX en 1994 bajo el título de «Where on Earth Is Carmen Sandiego?». En la serie, dos hermanos de San Francisco que trabajan en la agencia de detectives A.C.M.E. bajo las órdenes del Jefe, tienen como objetivo capturar a la ladrona Carmen Sandiego, a quien puso voz en Fox la mismísima Rita Moreno.

También Netflix ha logrado atar otro gran clásico de animación: «Los Caballeros del Zodiaco» («Saint Seiya»), el anime basado en las historias de Masami Kurumada que se emitió en televisión a finales de los años 80 y que, tiempo después, contó con varias secuelas. La serie es una de las grandes apuestas de animación de Netflix para 2019. Aquí puedes ver el tráiler:

Lo mismo ha ocurrido con «One Piece», uno de los mangas más famosos de todos los tiempos que ha dado lugar a una de las series de anime más aclamadas y también más largas, ya que el «clásico» sigue en emisión tras su estreno en 1999. Netflix, no obstante, podría estar ya detrás de una versión de «One Piece» en acción real, aunque la compañía americana ni confirma ni desmiente esta noticia:

La nostalgia, visto lo visto, es una suculenta máquina de hacer dinero. Cadenas y plataformas son conscientes de que, metiéndose en el bolsillo al público la ficción original ya tienen parte del pastel vendido y que esas mismas historias que triunfaron en el pasado pueden seguir enganchando a generaciones venideras. Tan solo hay que hacerles un «pequeño» lavado de cara: