Iván Duque - EFE

El uribista Iván Duque y el izquierdista Gustavo Petro se disputarán la Presidencia de Colombia

Sergio Fajardo se convirtió en la gran sorpresa, al lograr casi el 24 por ciento de los votos

Corresponsal en Bogotá Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Habrá segunda vuelta. Con el 99,75% de las mesas escrutadas se confirmó que el conservador Iván Duque, del Partido Centro Democrático, y el izquierdista Gustavo Petro, de la Coalición Petro Presidente, se disputarán la presidencia de Colombia el 17 de junio. Duque lograba el 39,14% de los votos (7,5 millones) frente al 25,1% de Petro (4,8 millones de votos). La gran sorpresa de la jornada fue el papel de Sergio Fajardo, que a punto estuvo de superar a Gustavo Petro, al lograr el 23,74% de las papeletas (4,5 millones).

Más allá del triunfo personal, el resultado logrado por Petro es también noticia para la política colombiana pues es la mayor votación de izquierda lograda a la fecha por un presidenciable. Fajardo sale con su tercer puesto de la contienda presidencial pero queda con un caudal electoral muy respetable, lo que le dará en las elecciones de alcaldes y gobernadores de 2019 un espacio para afianzar a su movimiento político.

Los derrotados

Germán Vargas Lleras, considerado el dueño de la maquinaria electoral en el país fue el gran derrotado del día con un 7,27% de la votación (1,4 millones de votos). Su fracaso será objeto de análisis los próximos días dada la diferencia entre el apoyo logrado en las urnas y el que se expresa en las encuestas de valoración de líderes. Otra derrotada fue la abstención. La participación en esta primera vuelta superó el 53%, porcentaje nunca visto desde la promulgación de la Constitución de 1991 que estableció la segunda vuelta presidencial. El pasado mes de marzo votaron 17.818.185 colombianos y el domingo la cifra llegaba a los 19.302.870, con el 99,68% del conteo.

Por último, en una cifra que no se esperaba tan baja, el candidato Humberto de la Calle, del Partido Liberal, lograba apenas el 2.06% (398.738 votos) del total de papeletas válidas. Fue el primero en reconocer la derrota: «Amigas y amigos, hemos llegado al final de este viaje, y con amor quiero decirles, ¡muchas gracias! Soy afortunado por haber contado con su respaldo. Por haber podido trabajar por este sueño de país que compartimos: uno más justo, más equitativo, incluyente y en paz», aseguró en Bogotá. La tarde en Colombia cerraba así, con las elecciones más tranquilas y votadas en la historia reciente del país. Todo el país ganó.

El otro protagonista de la jornada de ayer fue la casi ausencia de incidentes de gravedad. Las lluvias en diversas zonas del país se perfilaban como la principal amenaza para que los colombianos se abstuvieran de salir a votar en esta primera vuelta de los comicios presidenciales para escoger al sucesor de Juan Manuel Santos, los primeros desde la firma en 2016 del acuerdo de paz entre el Gobierno y las FARC, y sin la amenaza de las armas de la guerrilla.

Antes de la apertura de mesas, puntual a las 8.00 de la mañana, 205 de las 96.724 establecidas fueron trasladadas por motivos meteorológicos, según el Registrador de la Nación, Juan Carlos Galindo, lo que supuso contratiempos para varios votantes, pero ningún impedimento. En cambio, en distintas ciudades algunos despistados que por la mañana no habían averiguado su mesa de votación, buscaban dónde les correspondía depositar su papeleta, por lo cual la web de la Registraduría se ralentizó. Según Galindo, con más de tres millones de consultas por minuto a las 11 de la mañana (¿cosa de bots que votan?).

Primeros en votar

Como es tradición, el actual presidente, Juan Manuel Santos, votó en la Mesa #1, donde también votaron miembros de su familia. «Es un día muy especial para nuestra democracia», señaló Santos. Y destacó que, además de contar con diversos candidatos y la mayor tranquilidad en materia de orden público, deseaba «que sean las elecciones con mayores garantías para los candidatos y los electores». En ese sentido, un importante número de observadores nacionales e internacionales siguieron los comicios. En esa misma Mesa #1, algo más tarde tal vez para no coincidir, llegó a votar el expresidente Álvaro Uribe, acompañado por sus nietos. A la salida reafirmó su voto por el candidato del Centro Democrático, Iván Duque.

En otro punto de Bogotá, en un colegio electoral al sur de la ciudad, otra figura madrugó para votar. Rodrigo Londoño, alias «Timochenko», llegó a su mesa de votación y por primera vez en la historia reciente del país un dirigente de la FARC participó en unas presidenciales, que, como han dicho autoridades civiles y militares, finalizaron como las más tranquila en décadas.