Tres españoles mueren en los Andes peruanos sepultados por una avalancha

El guía local también falleció al intentar rescatarlos tras recibir la alerta del accidente

Corresponsal en LimaActualizado:

Tres montañeros españoles y un guía peruano fallecieron en los Andes de Perú a causa de una avalancha, mientras otro montañero español logró sobrevivir, informó ayer la Unidad de Alta Montaña de la Policía Nacional del Perú. Un portavoz policial explicó que el grupo había coronado el Nevado Mateo, en la región Ancash, en el centro de Perú y con más de 5.000 metros de altura, cuando les sorprendió la avalancha el domingo, en el momento en que se preparaban para bajar.

Según señaló a ABC la Unidad de Salvamento de Alta Montaña, fallecieron los españoles Adrián San Juan Perelló (de 26 años), Sergio Porteros Villar (de 26 años) y Gérard Borrul Rega (de 26 años), todos ellos catalanes. También falleció el guía peruano Rubén Darío Alba (de 39 años). Otro de sus compañeros, de 26 años y también de nacionalidad española, dio la alerta sobre el accidente y los cuerpos de los cuatro fallecidos fueron localizados en la noche del domingo, según las fuentes.

Al menos diez policías de Alta Montaña trabajaban desde el domingo y durante todo el día de ayer en el rescate de sus cuerpos pese a las malas condiciones meteorológicas, pues la lluvia retrasa sus trabajos y no hay comunicación con la zona cercana a la montaña. Un portavoz policial explicó que la avalancha se produjo cuando los montañeros descendían y estaban a cien metros de la cumbre, que ya habían coronado. Al parecer uno de ellos resbaló y arrastró a los demás, que iban atados a una cuerda. Sus cuerpos serán llevados por la Policía hasta el campo base del Nevado Mateo y de ahí a un hospital en la provincia peruana de Carhuaz.

El español superviviente, identificado por los medios peruanos como Paolo Belmonte Calderón, fue evacuado el domingo a una clínica de la ciudad de Huaraz, capital de Ancash, donde es tratado, aunque no se ha informado sobre su estado de salud.

La avalancha, que arrastró los cuerpos aproximadamente 200 metros, se produjo al parecer alrededor del mediodía del domingo, según un comunicado de la Asociación de Guías de Montaña del Perú.

Un equipo de la Unidad de Salvamento de Alta Montaña de la Policía Nacional y de la Asociación de Guías de Montaña encontró el domingo al guía peruano con vida, pero murió poco después debido a la gravedad de sus lesiones. El presidente de la Asociación de Guías de Montaña del Perú, Rafael Figueroa, declaró al diario «El Comercio» que el guía peruano fallecido tenía doce años de experiencia en montañismo.

«El colega tenía mucha experiencia, pero el problema es que ahora los glaciares tienen muchas alteraciones por el cambio climático. Antes era más seguro escalar y ahora hay un cambio que sorprende a los guías de montaña», dijo Figueroa.

En Ancash se encuentra la Cordillera Blanca, una cadena de montañas de los Andes centrales cubierta de nieve, que es una de las regiones predilectas de los montañeros para hacer ascensos a sus picos y practicar deportes de aventura. Fue un montañero español, Pablo Belmonte Perelló, quien relató a la Policía peruana lo que ocurrió.

«Luego de coronar el Nevado Mateo, al bajar todo el equipo estaba atado y por eso, que cayeron con tanta facilidad y se lesionaron», señaló al ABC, el jefe de la unidad de alta montaña de Áncash, mayor de la policía, Antonio Zea Zurita. «El superviviente Pablo Belmonte logró bajar por sus propios medios y caminar de tres a cuatro horas hasta llegar a Carhuaz donde relato lo sucedido y pidió ayuda. De inmediato, se activaron todos los equipos de búsqueda de la Policía y se empezó la labor de los rescates de los cuerpos», indicó Zea.