Michael Cohen, a su salida del Tribunal de Nueva York el pasado mes de diciembre
Michael Cohen, a su salida del Tribunal de Nueva York el pasado mes de diciembre - ABC

La traición de su abogado acerca a Trump al «impeachment»

Michael Cohen acusa al presidente de obligarle a mentir bajo juramento sobre Rusia

Washington Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Donald Trump llega al segundo aniversario de su presidencia envuelto en un escándalo mayúsculo provocado por quien fue su representante legal durante una década y con la seria amenaza de un «impeachment» en su contra. El abogado Michael Cohen ha acusado formalmente al presidente de obligarle a mentir al FBI y al Congreso sobre sus planes de lograr el favor de Vladímir Putin y construir una Torre Trump en Moscú cuando ya era el candidato del Partido Republicano en 2016.

Tal es la gravedad de las acusaciones de Cohen que quien fue fiscal general con Barack Obama, Eric Holder, dijo ayer que «si se confirman las alegaciones, el Congreso debe iniciar inmediatamente el proceso de “impeachment”». El diputado demócrata Adam Schiff, que preside la comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes dijo que las acusaciones «son las más graves hasta la fecha» y prometió que hará «lo que sea necesario para comprobar su veracidad».

De todas las amenazas a la presidencia de Trump, la traición de su abogado es la más grave por la información sensible que este atesora. Según el diario digital BuzzFeed, que cita fuentes policiales, Cohen ha dicho al fiscal especial Robert Mueller, quien investiga la injerencia de Rusia en EE.UU., que Trump y sus dos hijos Donald Jr. e Ivanka le encargaron que mantuviera contacto con empresarios y funcionarios rusos para construir una torre en Moscú que les ofrecería unos beneficios de 300 millones de dólares.

Según el abogado, Trump siguió con sus planes de construir el rascacielos durante todas las primarias e incluso más allá. Contaba con lograr la licencia para el proyecto ganándose el favor de Putin, y llegó a plantearse ofrecerle a este el ático como regalo. Una vez se aseguró la nominación del Partido Republicano, Trump le encargó a Cohen que organizara una visita suya a Rusia para verse con Putin. Ese viaje no prosperó y la torre no se construyó.

Desde primavera de 2017 el fiscal especial Mueller y el Senado y la Cámara de Representantes investigan la trama rusa. El abogado de Trump envió al Capitolio un testimonio por escrito sobre sus gestiones para construir la torre en Moscú en el que afirmaba que abandonó el proyecto por inviable en enero de 2016. Sin embargo, en noviembre Cohen se declaró culpable de haber mentido bajo juramento y esta semana se ha sabido que su versión es que lo hizo por presiones de la familia Trump y en contacto con la Casa Blanca.

El abogado de Trump hasta hace unos meses ha revelado, por tanto, que el presidente y sus hijos mantuvieron sus planes de construir la torre en Moscú cuando este ya se disputaba la presidencia con Hillary Clinton; que al ganar contra todo pronóstico ideó una línea de defensa ante las investigaciones, y que, por decisión suya, la Casa Blanca se coordinó con Cohen para que mintiera tanto al Capitolio como al FBI.

Obstrucción a la justicia

La amenaza de un ‹impeachment› ha pendido sobre la presidencia de Trump casi desde el primer día en que este entró en el Despacho Oval, en gran parte por lo inesperado y chocante de su victoria en 2016. Aunque una nueva generación de demócratas ha llegado a Washington en la nueva legislatura prometiendo recusar al presidente, lo cierto es que los líderes de la oposición han dicho cada vez que se les ha preguntado que no entra en sus planes.

Ese cálculo puede cambiar ahora si el fiscal Mueller, que ultima su investigación, demuestra que Trump no sólo mintió sino que obligó a otros a mentir bajo juramento, algo que supondría obstrucción a la justicia y podría provocar un proceso que también amenazó con mayor o menor fuerza los mandatos de Richard Nixon por el Watergate, Ronald Reagan por el escándalo Irán-Contra y Bill Clinton por su aventura con Monica Lewinsky. Es la Cámara de Representantes -que ahora controlan los demócratas- la que podría comenzar ese juicio al presidente.